Oct 011989
 

Montserrat Amado Vergara y Luisa Sosa González.

Con el descubrimiento de América, se abrió para los españoles un nuevo campo donde ejercitar su genio emperador y aventurero. El espíritu general de la época, la situación geo­gráfica de nuestra Península, el carácter atrevido y aventurero de los españoles, y hasta el tiempo en que tuvo lugar el Descu­brimiento, todo contribuyó a la realización de aquella magní­fica epopeya. Y es digno de notarse que, no obstante, aún siendo Extre­madura una provincia del interior, salieron de ella casi todos, o al menos para su gloria, los más célebres conquistadores del Nuevo Mundo: Pedro de Valdivia en Chile, Hernán Cortés en México, Balboa y Los Pizarro en La Española y en el Perú, Hernando de Soto en La Florida y tantos otros, que llenaron con sus inmortales he­chos aquella notable Historia, nacieron en esta tierra Extremeña.

Desgraciadamente en nuestras conquistas en América, no todas las acciones son igualmente dignas de alabanza; pero no perteneció Soto a esa clase de hombres, que a pretexto de civi­lizar los pueblos, han sembrado por todas partes el espanto y la desolación; por el contrario, tan valiente como humano, y tan grande como generoso, supo siempre llevar a cabo sus gigantescos designios sin manchar su fama con la cruel envidia ni la men­guada codicia.

 

Hernando de Soto, conquistador de la Florida, nació en Barcarrota, en el año 1500. A la edad de catorce años, llegan a sus oídos fascinantes aventuras en unas tierras maravillosas al otro lado del Océano. Se embarcó como paje de Pedrarías Dávila y, tras más de 20 años recorriendo Panamá, Nicaragua, Perú…. y de pasar muchas penalidades, regresó a España. Poco después con­trae matrimonio con la hija de su antiguo jefe. Tras llevar una vida tranquila, vuelve a sentir deseos de navegar. Recluta 700 hombres y 100 infantes, y se hacen todos los preparativos para la gran aventura. El 6 de abril de 1538, a bordo de la nave San Cristóbal, parten hacia las Nuevas Indias.

De Cuba partió a expedición para Florida, el 12 de mayo de 1539. Bordeando la costa, anclan las naves en la bahía de Tampa, en lo que más tarde sus habitantes designarían como “De Soto Pont”.

No tuvo Hernando de Soto el honor de morir montado a caballo, unas fiebres tíficas acabaron con su vida en 1542. Su cuerpo, introducido en el hueco de un tronco, es arrojado al centro del Mississippi.

 

 

SOCIEDAD DE “ LOS CONCTUÍSTADORES DE BRADENTON”­

 

Con motivo del IV Centenario del desembarco de Hernan­do de Soto en La Florida, fue fundada la sociedad de “Los Con­quistadores de Bradenton”. Desde entonces, cada año, excepto los de la Segunda Guerra Mundial, los ciudadanos de Bradenton conmemoran la partida de España y el desembarco del Adelantado extremeño abordo de una réplica, magníficamente conseguida, de la nao “ San Cristóbal”. Es uno de los actos más espectaculares y emotivos de la “De Soto Celebration”.

 

Los conquistadores, perfectamente ataviados al uso de aquella época, representan con fervoroso entusiasmo los lances de desembarco y toma de posesión, con el “ San Cristóbal” de fondo, sur­to en la bahía de Tamna. Ha de ser, necesariamente, un miembro de “los conquistadores”, el elegido anualmente para encarnar la figura de Hernando de Soto. Es una elección muy minuciosa, en la que los candidatos han de reunir toda suerte de cualidades y acredi­tar una larga lista de servicios y entrega a la sociedad. Es igualmente exigente y honrosísima la distinción de ser elegida “Reina” de la Celebración o Dama de su corte.

La celebración de la Semana “De Soto” comporta además deslumbrantes paradas, con numerosas carrozas del más exqui­sito gusto artístico, a las que dedican todo lujo de medios: in­terminables bandas de música sumamente atractivas por su prepa­ración, colorido, deslumbrantes recepciones, fiestas, visitas, etc.

 

 

HERNANDO DE SOTO EN BARCARROTA (MONUMENTOS). HERMANDAD CON BRADENTON.­

 

Pero Bradenton y “Los Conquistadores” no expresan sólo su devoción a Hernando de Soto y a España en las brillantísi­mas celebraciones de cada primavera. Es también memoria histó­rica de estas relaciones fraternales, el Museo Bissop, que de­dica enorme espacio de sus instalaciones a exhibir una comple­tísima muestra de la etnología extremeña, con los más variados objetos suministrados, en gran parte, por Barcarrota. El gran patio del Museo Bissop, llamado “plaza de España”, está enmar­cado por reproducciones muy logradas de fachadas, como la de la sencilla casa donde, según tradición popular, naciera Hernando de Soto o la principal de la parroquia de Santiago con su airosa espadaña, de Barcarrota. En el centro d4e la Plaza de España, sobre un pedestal rectangular y en media de una fuente con cuatro surtido­res, se erige una estatua ecuestre a Hernando de Soto, obra del insigne escultor extremeño Enrique Pérez Comendador. Sujeta el Conquistador con su mano derecha las bridas de un brioso corcel que extiende su cola al viento, al tiempo que dobla hacia delan­te la mano derecha en posición trotona; el bizarro De Soto, con su mano izquierda, empuña La Cruz. Este monumento fue inaugura­do en la “Semana De Soto Celebration de 1974” y habla mucho y bien de la Sociedad“Los Conquistadores” de Bradenton, a cuyas expensas se sufragó.

En Badajoz hay una estatua de Soto, que es réplica exacta de la de Bradenton. Fue adquirida por el Ayuntamiento de Badajoz, en colaboración con la Excma. Diputación Provincial. Su inauguración fue el 2 de junio de 1981; “Día de las Fuerzas Armadas”. Asistieron, coincidiendo con su novena visita a Barcarrota, un nutrido grupo de “Los Conquistadores” de Bradenton, ataviados con los uniformes guerreros de la época de la conquis­ta y que prestaron a este momento histórico expectación, belle­za y colorido.

Llegado a este punto, es de justicia rendir homenaje a la memoria del Dr. Sugg, fundador y miembro destacado de “Los Conquistadores” y paladín del Museo hasta su muerte.

Para el barcarroteño que tenía la satisfacción de visi­tar Bradenton, resulta un gratísimo honor pasear por una de las más céntricas calles de la ciudad hermana y leer el rótulo “ Barcarrota” que la dedica.

En la Plaza de España de la villa surextremeña, se eri­ge la estatua de Hernando de Soto, primer monumento dedicado a la Hispanidad en España y en América (25-VII-1866), costeado por suscripción popular del vecindario. Material: mármol de Cin­tra (Portugal); escultor: Fortunato Da Silva.

Sobre una grade­ría de mármol de un metro de altura, se levanta un elegante pe­destal de dos metros, de orden dórico y sobre él se halla coloca­da la estatua de H. de Soto, de una sola pieza y de tamaño na­tural; se apoya la figura sobre el pie derecho, la mano izquier­da descansa sobre la empuñadura de la espada y la derecha sobre el casco, en actitud de tomarlo para salir al combate.

Viste férrea armadura y le adorna la faja de Capitán General; la figura está bien modelada y tiene continente marcial; el rostro expresa bien el valor y la generosidad que tanto distinguieron al Adelantado; en el frente del pedestal, una sencilla inscrip­ción: “Al valiente y magnánimo guerrero Hernando de Soto, Conquistador del Perú, Gobernador de Cuba, Adelantado, Capitán Ge­neral y Gobernador de la Florida, la villa de Barcarrota, su patria chica, dedica esta memoria en 1866”. Al lado opuesto se lee en dos columnas:

 

– Los nombres de las batallas más célebres de la Flo­rida: Vitacucha, Apalache, Manvila, Chicaba, Alibamo, Capala,Tu­a y Amileo.

 

– Los nombres de capitanes y soldados de de la villa que le acompañaron en la expedición: Diego García, Arias Tinoco, Alonso Romo, Diego Arias, Luis de Soto, Francisco Sebastián, Soto Añez.

 

Barcarrota, con motivo de la segunda visita corporativa de los americanos, rotuló una de sus más hermosas vías: “Aveni­da de los Conquistadores de Bradenton” (3 VIII-1964) y, el 15 de Mayo de 1971, inauguró (quinta visita) un monolito con placas y medallones que perpetúan la hermandad entre Barcarrota y Bradenton. En las caras laterales, inscripciones metálicas sobre fondo negro recuerdan las fechas en que han visitado los Conquistadores la villa, o se ha trasladado a Bradenton algún representante de Bar­carrota.

A partir de 1972, las visitas fueron repetidas durante los años: 74, 75, 78, 81, 83 y 87. En este último viaje reci­bieron una gran placa conmemorativa de la primera visita a Barcarro­ta, que tuvo lugar en el año 1962, con una calurosa acogida por parte de todos los habitantes de Barcarrota.

 

 

ACTUALIDAD Y FUTURO.

 

Superados los primeros 25 años de hermandad entre los dos pueblos, hacemos una breve reflexión del momento actual de las relaciones entre Barcarrota y los Conquistadores de Bradenton. Comprobamos que durante este año 1989, no sólo se han mantenido nuestros lazos fraternales, sino que han aumentado. Efectivamen­te, durante estos meses, cuatro vecinos de Barcarrota, han tenido la suerte de pisar las huellas dejadas por Hernando de Soto en el punto de desembarco en tierras de Florida.

Durante un curso escolar, los estudiantes: Montaña Padi­lla Falcón y Julio Jorge Murillo Larios, han permanecido en tie­rras americanas, invitados particularmente por un miembro de la Celebración.

Poco después, en representación del Ayuntamiento de Bar­carrota, Francisco Flores Sánchez y su esposa Heli Martín, estu­vieron presentes en las fiestas “De Soto’89”.

He aquí algunas palabras de los protagonistas: Montaña y Julio Jorge nos dicen: “En verdad, ha sido un sueño del que ahora somos cons­cientes. La fiesta mayor de Bradenton es la semana dedicada a la celebración, Cuenta con una extensa programación deportiva, cultu­ral, recreativa, etc. De todas ellas podemos destacar la elección de Hernando de Soto, de su Reina, así como los actos de Hermandad con Barcarrota. Este año la visita del Buque-Escuela Juan Sebastián Elcano a Bradenton, por tercera vez, supuso todo un acontecimiento. Los marinos y sus oficiales fueron agasajados de una manera exqui­sita, como todo aquello que sea de España, y no digamos si es de Barcarrota.

 

Francisco Flores nos cuenta: “Me gustaría resaltar el gran sentido de la amistad y hospitalidad que mostraron los Conquistadores con nosotros, y cuando digo nosotros me refiero a todo el pueblo de Barcarrota que ocupa un lugar muy destacado en la vida social, cultural e histórica de Bradenton. Yo diría que allí se respiran aires de Bar­carrota y de España, porque la bandera nacional y la música espa­ñola están presentes en todas y cada una de las fiestas”.

Barcarrota se siente orgullosa de esta relación, y seguirá potenciando, con nuevos intercambios, esta amistad.

 

 

ADENDA

 

A raíz de la figura de Hernando de Soto, nació una amistad entre dos pueblos, tan leja­nos en el espacio, pero tan próximos en afecto y cariño.

Esta amistad se ha ido consolidando y haciendo cada vez más sólidas con el paso de los años entre Barca­rrota (España) y Bradenton, Florida (América).

Nuestro trabajo intenta reflejar como han madu­rado estas relaciones; lo que supone Hernando de Soto pa­ra el pueblo de Barcarrota y Bradenton, ya que en uno co­mo en otro es venerado y es objeto de los mayores hono­res.

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA

 

– VILLANUEVA Y CAÑEDO, Luis: “Estudio Biográfico de Hernando de Soto”.

 

– “Apuntes de D. José Larios Pérez (p.e.p.d.).

 

– “De Soto Celebration”. Revista editada en Bradenton.

 

– Artículo de D. Julio Murillo González,

 

– Documentos oficiales, gráficos y orales; facilitados por el Excmo. Ayuntamiento de Barcarrota.