Dic 262018
 

 Álvaro Meléndez Teodoro, colmega@gmail.com

 

RESUMEN:

El presente trabajo se centra fundamentalmente en la búsqueda y exposición de las noticias aparecidas en la prensa, de 1810, relativas a Extremadura.

Esta comunicación forma parte de un más amplio trabajo encaminado a recopilar todas las noticias de la campaña en nuestra región, 1808-1812, y la localización de los periódicos en que se publicaron.

Esta comunicación es, pues, un resumen de lo publicado en diversos periódicos y revistas españolas, referentes a la campaña del año citado en nuestra región, con las pertinentes notas aclaratorias del autor.

 

DIARIO DE MADRID nº 123, 3 mayo.[1]

A lo largo de estos meses el rey José Napoleón ha organizado fuerzas militares en las zonas ocupadas de Andalucía, milicias cívicas. En este diario decreta la organización de fuerzas en todas las provincias que “reprimen los desórdenes públicos, proteja las comunicaciones de personas y bienes y asegure las propiedades y la quietud de todos”, tendrán la denominación de “cazadores de montaña de caballería o infantería”.

DM nº 128, 8 mayo.

Real decreto del rey José Napoleón, Real Alcázar de Sevilla 17 de abril de 1810, por el que se dispone una nueva división administrativa del estado. España, para su gobierno en lo civil, se dividirá en 38 prefecturas, una será Mérida y otra Cáceres. Cada prefectura se dividirá en subprefecturas cuyas capitales, en lo concerniente a Mérida serán Badajoz y Llerena y en lo tocante a Cáceres, Talavera de la Reina y Plasencia. Las subprefecturas se dividirán en municipalidades. En los días siguientes aparece publicado el articulado organizativo.

MEMORIAL MILITAR Y PATRIÓTICO DEL EXÉRCITO DE LA YZQUIERDA[2] nº 10, 8 mayo.

NOTICIAS OFICIALES.-… El General Herrasti, en 1 de mayo, comunica que los franceses están sobre Ciudad Rodrigo y comienzan a bloquearla. Parte del General Ballesteros, desde el Cuartel general de Cabeza Rubia el 17 de abril, sobre combates en Zalamea la Real.

MMPEI nº 11, 11 mayo.

OTICIAS OFICIALES.-… Parte de Manuel Beyga y Pereyra, comandante de partida en la zona Talavera-Mérida. El enemigo entró en Arroyo de San Serván el día 7 a las 16 horas. El día 8 combate en Lobón con 50 dragones, a los que causó 2 muertos y 5 heridos y abandonaron material.

GAZETA DE LA REGENCIA DE ESPAÑA E INDIAS[3],  nº 24, 11 mayo.

…Plasencia 22 de abril.- El exército de la izquierda ocupa la posición de Coria. El general la Carrera que manda la vanguardia, hace frecuentes reconocimientos sobre Aldea-Nueva del Camino, Lagunilla y el Cerro, amenazando por la espalda a los enemigos, quienes de resultas han evacuado a Aldea-Nueva, donde tenían 600 hombres con 2 piezas de artillería. Han levantado asimismo el hospital que tenían en Bejar, y hecho un embargo general en los contornos para conducir los enfermos y efectos a Salamanca baxo la escolta de algunas tropas.- Los enemigos que estaban por la parte del Barco de Avila, y enviaban descubiertas hasta Cabezuela, no han vuelto a hacerlo, y este lugar se halla ocupado ya por 200 soldados nuestros, que reunidos a 300 paisanos del Valle, pueden resistir, ayudados de la situación, a fuerzas muy superiores.-

Por la parte del Campo Arañuelo, entre Almaraz y Talavera, se observa que el enemigo hace diferentes movimientos, cuyo objeto se ignora.

Badajoz 1 de Mayo.- Replegados en Mérida, los enemigos que se hallaban en Almendralejo y Don Benito dirigieron sus movimientos sobre el Montijo y la Puebla en número de 5 mil hombres, los mil de caballería. El 22 se propusieron atacar, como lo efectuaron, al Brigadier España, que cubría a La Roca con unos 1500 hombres, entre los quales solo contaba 80 caballos. Empeñóse la acción, y conociendo España que los movimientos de los franceses se dirigían a cortarle la comunicación con la plaza de Alburquerque, empezó a retirarse en el mejor orden, sostenidos por cinco compañías de granaderos y cazadores y los 80 caballos, cuya bizarría contuvo a los enemigos, a quienes no fue posible impedir la reunión de estas tropas con las del general O’Donnell que cubre a Alburquerque, hasta cuya vista llegaron los enemigos, pero con noticias que tuvieron del movimiento del general Mendizábal, que se hallaba en Campo-Mayor, se retiraron al Montijo y Puebla.

Poco satisfechos, sin duda, de aquella jornada, en que tuvieron gran mortalidad por el acertado fuego de los cazadores y la intrepidez de nuestra caballería, se dirigieron el 26 en la noche sobre esta plaza, para reconocer nuestras fuerzas y robar ganado. Sobre la una de la noche dieron con la partida avanzada que la gran guardia del puente de Ebora destacó hacia el camino del Montijo. El comandante de ésta pasó avisos a los ganaderos, al gobernador del fuerte de S. Cristóbal y al general en xefe, por quien se tomaron las disposiciones conducentes, por si (lo que no esperaba) intentasen alguna cosa contra esta plaza. El encuentro de la gran guardia hizo replegar a los enemigos sobre el cortijo de los Catalanes, y al amanecer del 27 formaron en batalla en el campo que llaman las Bardocas, donde presentaron unos 400 caballos y 2 cañones ligeros. Después de reconocer el campo, fueron adelantándose por el puente de Ebora[4], y viendo frustrado su principal objeto, porque la mayor parte del ganado vacuno y caballar se habían situado baxo los fuegos de la plaza y fuertes, tomaron posición en el campo de Sta. Engracia, sobre la derecha del camino de Campo Mayor, y destacaron partidas de guerrilla hasta el camino de Caya.

Nuestro general en xefe, visitados los puestos de la plaza y dadas sus disposiciones para la salida de algunos cuerpos hacia la cabeza del puente, se dirigió al fuerte de S. Cristóbal para observar más de cerca al enemigo, quien retiró las partidas que había extendido hacia la línea que llaman de Verbic, de resultas de las disposiciones que dio nuestro general para que las atacasen nuestras guerrillas de caballería e infantería, sostenidas por 2 cañones volantes y los fuegos del fuerte. Reunidos los enemigos en el campo de Sta. Engracia, destacaron guerrillas con dirección a la fuente de Quadrejones, que escaramuzearon con las nuestras sin ningún resultado, hasta que ansiosos los tiradores de Zafra y una partida de paisanos de llegar a las manos, avanzaron por el llano: lo que observado por el enemigo, destacó un cuerpo de caballería para que los cargase, como lo hizo, cogiéndonos un oficial y 5 hombres de cazadores de Zafra, e hiriéndonos otros 4 y entre ellos un cadete, que no pudieron tomar la primera posición. La superioridad de la caballería enemiga no permitió a nuestro general maniobrar sobre el llano que ocupaban los enemigos, y conociendo estos que no dexariamos la posición que habíamos tomado, resolvió retirarse repasando primero como unos 200 caballos el puente de Ebora, los quales se unieron a la artillería situada en las Bardocas[5], y a las 2 de la tarde todos se hallaban en el primer puesto que ocuparon al amanecer, desde el qual se dirigieron al Montijo.

Dos de nuestros prisioneros que se huyeron aquella misma tarde, dicen que llevaban 2 carretas de heridos, y que vieron enterrar 2 muertos. Perdieron también 2 caballos y un prisionero que les hizo la partida de paisanos que obtuvo permiso de nuestro general para ir de guerrilla. Aunque solo presentaron al frente de esta plaza los referidos 400 caballos, sabemos que dexaron en el monte 6 regimientos de infantería con 4 cañones.

Son dignas de elogio la serenidad y firmeza de ánimo de todos los vecinos de este pueblo, pues no contentos con ayudar al servicio de la artillería, estaban impacientes porque no se les permitía salir al campo…

GM nº 131, 11 mayo.

Este número de la Gazeta del Madrid ocupado está dedicado, prácticamente en su totalidad, a informaciones de Extremadura, como podremos comprobar.

…Madrid 10 de mayo. Segundo cuerpo del exército de España. ORDEN DEL DÍA:

Montijo 26 de abril de 1810.- Los enemigos quisieron aprovecharse del momento en que el segundo cuerpo se hallaba solo en Extremadura, para levantar a todos los habitantes de esta provincia con objeto de reunirlos a su exército para atacar a dicho cuerpo a un mismo tiempo en todos sus puntos, y cortar sus comunicaciones. Muchas partidas de tropas de línea y de guerrillas se habían esparcido por toda la provincia para cortar las comunicaciones, y para obligar a los habitantes a tomar las armas, y enviar a Badajoz los soldados dispersos. Una proclama del marqués de la Romana mandaba a todos los habitantes que exterminasen a los franceses por qualquiera medio que pudiesen, amenazando con pena de muerte a las justicias que no executasen estas órdenes (1)

El exército francés se hallaba a fines de marzo en Cáceres. El 30 el puesto de Miajadas en donde el gefe de esquadrón Jaquín del 18 de dragones mandaba un esquadrón de su regimiento y un destacamento de infantería, fue atacado por 1.000 hombres que salieron de Badajoz. Pero se vieron bien pronto forzados a retirarse a Medellín, en donde esperaban recibir artillería y refuerzos, habiendo perdido en la refriega a su comandante.

El 31 salió el exército francés de Cáceres, y entró en Mérida el 1º de abril. A su llegada 600 hombres de infantería española que había en aquella ciudad huyeron, y los dragones los persiguieron hasta las rocas de S. Serván, haciendo algunos prisioneros, y matando otros muchos.

El exército marchó después a Medellín y a D. Benito, de donde los insurgentes habían huido ya, abandonando un repuesto considerable de municiones de guerra. Mientras el exército francés estaba en Medellín, un cuerpo de caballería española vino a Mérida, y empleaba todos los medios de terror para forzar a los habitantes a tomar las armas. Por desgracia la crecida del Guadiana impidió a nuestra caballería ligera vadear este río para desalojar al enemigo; pero el 14 se le persiguió hasta Torremayor.

El exército francés marchó el 14 y días siguientes por la orilla izquierda del Guadiana para coger por la espalda a un cuerpo de tropas enemigas que había ido por el camino de Sevilla con ánimo de atacar al quinto cuerpo.

El 17 una avanzada de dragones, y el 18 el general Dijeon, con su brigada de dragones y los volteadores del 2º regimiento de infantería ligera, encontraron en la Zarza la retaguardia de la división española de Contreras, que se retiraba en el mayor desorden a Xerez de los Caballeros y a las fronteras de Portugal, de resultas de un choque que tuvo con un destacamento del quinto cuerpo. En la Zarza cogimos muchos hombres y muchos caballos.

Mientras el exército francés marchaba de este modo por la orilla izquierda del Guadiana, se había dexado sin tropas la orilla derecha para atraer al enemigo, y hacer que se adelantase con las tropas que empleaba en armar a los habitantes del país, hasta que estuviesen tan cerca que pudiésemos alcanzarlos en solo un día de marcha.

En efecto, un cuerpo de tropas escogidas del exército que la Romana traxo de Dinamarca, compuesto de algunas compañías de granaderos de los regimientos de Zamora, de Castilla, de Navarra, etc… y de los voluntarios de Sevilla, y de un esquadrón del regimiento de caballería de Borbón, con algunos destacamentos de otros regimientos, vino a apostarse en la Roca baxo las órdenes del brigadier D. Carlos España, para proteger el armamento de los paisanos que hacían reunirse por fuerza en la Aliseda y en Villa del Rei.

El 20 las tropas que marchaban por la orilla izquierda del Guadiana, pasaron este río por el puente de Mérida. La quarta división de dragones y la segunda de infantería se dirigieron a la Roca por La Nava. La división de caballería ligera y la primera de infantería fueron hacia Montijo, desde donde la caballería ligera continuó su marcha por el camino que va desde Villa del Rei a la Roca para cortar la retirada de los enemigos. El general Soult llegó a medio día a la Roca, y encontró al enemigo pronto a defenderse; y, según las instrucciones que tenía, empezó a maniobrar para entretenerlo hasta que llegasen el general Hindelet y el general Honssage. Quando el general Houssage llegó a la Roca con la brigada de los dragones del general Dijeon, los enemigos quisieron aventurar un ataque contra la cabeza de la columna; pero el 17 regimiento de dragones, que estaba al frente, los atacó inmediatamente con el mayor denuedo, como asimismo a la infantería , que estaba apostada en las huertas del pueblo, mientras el general Soult por su parte hacía lo mismo con la compañía escogida, el primer esquadrón del primer regimiento de húsares, los lanceros de la legión hannoveriana, y todo el resto de la caballería ligera.

En un momento todo el exército enemigo fue rechazado y desbaratado, a pesar de estar la infantería muy bien situada y defendida por las tapias de las huertas y detrás de las peñas. El regimiento de Zamora quiso formar el quadro, pero no pudo guardar la formación; y habiendo intentado tomar las armas de nuevo, fue enteramente destruido a sablazos y a lanzadas. Solo dos compañías de volteadores del regimiento 17º que marchaban en la vanguardia han podido entrar en acción; el resto de la división del general Hindelet no tuvo tiempo de llegar. De los enemigos solo se han salvado unos 600 o 700 hombres, que estaban de reserva en el camino de Alburquerque, y que se refugiaron a todo correr a esta villa.

El campo de batalla quedó cubierto de armas y cadáveres; 500 prisioneros entre sanos y heridos han sido enviados a Mérida con 14 oficiales.

Los ataques de la Roca han sido sumamente brillantes. Para citar a todos los que se han distinguido sería necesario nombrar uno por uno a todos los soldados del 17º regimiento de dragones, a los de la compañía escogida del 1º de húsares y a todos los lanceros de la legión hannoveriana. Los señores generales La Hussaye y Soult se han distinguido muy particularmente. Merecen también particular mención Mr. Basthel, capitán comandante del 17º de dragones; Mr. Monchil, teniente; y Mr. Chamont, alférez del mismo regimiento; Mr. Dayorian, gefe de esquadrón; Mr. Tuiller, capitán, y Mr. Mennier, alférez del primer regimiento de húsares; Mr. Emiens, capitán de lanceros de la legión hanoveriana; Mr. Bataillón, alférez del 22º de cazadores a caballo; Mr. Bougainville, alférez del 27º de dragones y Mr. Gonvillo, alférez de la legión hannoveriana.

El 21 el exercito francés llegó a a Villa del Rei y sus avanzadas y descubiertas hasta el castillo de Alburquerque.

El 23 continuaron los reconocimientos por diferentes puntos y se hicieron muchos prisioneros. El general en gefe se ha visto precisado a contener el ardor de las tropas, que querían atacar inmediatamente al exercito enemigo, que estaba acampado alrededor del castillo de Alburquerque: ataque fácil, que cree deber reservar para otra ocasión.

Mr. de Mormont, alférez del primer regimiento de húsares, prendió un sargento de caballería española, que llevaba cartas para el marqués de la Romana y para la junta de Badajoz, escritas por D. Antonio Morillo, miembro de esta junta, con fecha del 23 (2). Dice en ellas que ya tenía reunidos 14.000 paisanos; pero que no tenía más que 2.000 fusiles, y que le faltaban víveres y municiones. Pide oficiales para mandar y contener a estos paisanos que, a exemplo de muchos clérigos, que ya habían desertado, querían absolutamente volverse a sus casas. Añade que aunque había escrito a las justicias, amenazándolas con pena de muerte si no les hacían volver, estas amenazas no producían ningún efecto, etc…En fin, se queja al marqués de la Romana de junta por haberle dado una comisión tan difícil y sin medios para executarla; y concluye que, si prontamente no recibe lo que pide, se verá obligado a disolver esta reunión de hombres, que tenían mui pocas disposiciones para hacer la guerra. Esta carta fue escrita el 23 por la mañana, en el cortijo de Palomares, y el autor no sabía todavía la acción de la Roca, aunque la distancia no es de más de quatro leguas. Inmediatamente que el general en gefe recibió esta carta hizo salir toda la caballería ligera y el 41 regimiento de infantería para Palomares; pero el 24 a las 7 de la mañana, que fue quando llegaron, supieron que el 23 por la tarde todos los paisanos habían vuelto a sus casas y que Morillo con 60 hombres de caballería, que lo acompañaban, había tomado el camino de S. Vicente para volverse a Badajoz.

La quarta división de dragones ha continuado su marcha hacia Aliseda, Malpartida y Arroyo del Puerco, para dar alcance a los trozos de paisanos que puedan haber quedado reunidos.

Los habitantes de la Extremadura, acosados y fatigados por las providencias que toman la junta de Badajoz y el marqués de la Romana, y con las vexaciones que hacen sufrir a los de los países que no están ocupados por tropas francesas para obligarlos a armarse, desean fervientemente verse libres de sus opresores; y así es que muchos se han ofrecido para trabajar en las obras del sitio de Badajoz, pues miran ya a los soldados franceses como amigos y protectores suyos. La buena conducta y disciplina que guarda el segundo cuerpo, y el respeto de los soldados a las personas y propiedades de los lugares que han recorrido, han contribuido mucho a esta mudanza en el espíritu y modo de pensar de los habitantes. El general en gefe ha remitido la propuesta de los ascensos y recompensas para los militares que se han distinguido en estas operaciones.

El general en gefe del segundo cuerpo de exercito de España = Regnier.

Por ampliación, el gefe de estado mayor = Barbot.

(1) Véase después de esta orden del día, y de la otra que sigue, la proclama del feroz e insensato marqués de la Romana, que no contento con haber violado torpemente su palabra de honor, y arrastrado a otros muchos infelices con engaños e imposturas a que hicieran lo mismo, trata ahora en su rabia y desesperación de emplear los medios más horribles para destrozar la patria; pero bien pronto este monstruo y todos los demás que se le semejan serán lanzados del suelo español, que se horroriza y estremece con su execrable presencia.- A continuación de la proclama hemos insertado la instrucción dada por la junta de Badajoz, relativa al mismo asunto.

(2) Véanse a continuación estas cartas, por las quales pueda qualquiera venir en conocimiento del estado de confusión y de desorden en que se encuentran las tristes reliquias de los exercitos insurgentes, la falta de oficiales instruidos que las gobiernen, y la escasez de armas, municiones, víveres y quantos medios son necesarios para hacer la guerra. A pesar de todo esto los gefes de la insurrección todavía pretenden llevar a los infelices paisanos, arrancados a la fuerza del seno de sus familias y hogares, al campo de batalla, donde infaliblemente habrán de ser sacrificados peleando contra tropas disciplinadas y bien provistas de todos aquellos recursos que proporcionan la victoria.

…Montijo 29 de abril de 1810. ORDEN DEL DÍA: Una partida de guerrilla, compuesta de 700 a 800 hombres, mandada por el brigadier español D. Isidoro Mir, atacó a las 4 de la mañana del 25 de este mes a los forrageros del destacamento de Miajadas. Las tropas que escoltaban el forrage eran solo 30 hombres de infantería y 15 de caballería, los quales, a pesar de ser tan inferiores en número a los enemigos, les hicieron frente y se fueron retirando en buen orden hasta el castillo de Miajadas. Los enemigos rodearon inmediatamente el castillo, e intimaron al comandante que se rindiese prisionero de guerra con toda su guarnición. Mr. Legentil, gefe de esquadrón del 8º regimiento de dragones, comandante de la plaza de Miajadas, respondió a la intimación con una descarga de fusilería. El enemigo principió entonces a batirse en retirada, y fue a situarse en el camino de Truxillo en la altura del Escurial.

El gefe de esquadron Legentil oyó al medio día hacia aquel punto varias descargas de fusilería, y reuniendo todos los caballos disponibles de la guarnición, formó con ellos un destacamento de 44 caballos y 60 hombres de infantería, y poniéndose al frente, se dirigió hacia el parage de donde venía el ruido de las descargas, y halló allí un destacamento de 66 hombres del regimiento 31º de infantería ligera, que al venir de Truxillo se había encontrado con el enemigo y se estaba batiendo con él, Mr. Legentil mandó a la infantería que avanzase a paso de carga; él se dirigió con la caballería hacia el flanco de los enemigos, los embistió con denuedo, los derrotó completamente, y los fue persiguiendo a sablazos por espacio de dos leguas. Los españoles han tenido en esta acción 100 hombres y 12 caballos muertos; y se le han cogido dos prisioneros, 15 caballos, 42 carabinas y todos sus bagages.

El general en gefe manifiesta su satisfacción a las tropas de la guarnición de Miajadas por la conducta y valor que han mostrado en esta ocasión, y señaladamente al gefe de esquadron Legentil. Los señores Peirelade, teniente del 4º regimiento de infantería ligera; Lambret, subteniente del mismo regimiento; Gastaglot, subteniente del 15º de línea; Lestoquoi, teniente del 22º de cazadores de a caballo; Susdelins, subteniente de la legión hannoveriana, y Gombaut, subteniente del 8º de dragones, se han distinguido también en esta acción.

El general en gefe hizo anteayer con la división de caballería ligera un reconocimiento hasta llegar cerca de las mismas murallas de Badajoz; y a pesar del fuerte cañoneo de la plaza, se cogió a los enemigos un gran número de caballos, mulas y bueyes que estaban pastando a medio tiro de cañón de las murallas. El general en gefe, después de haber reconocido las obras exteriores y la cabeza de puente, mandó que se retirase la caballería ligera, luego que el enemigo advirtió este movimiento, destacó de la plaza 2000 hombres de infantería, 200 o 300 caballos y dos piezas de artillería, que vinieron picando nuestra retaguardia; pero sin atreverse a salir del glacis de la plaza. Previendo el general en gefe este movimiento, mando que 200 caballos se emboscasen detrás de una colina contigua al fuerte de S. Cristobal, los quales inmediatamente que vieron que la infantería enemiga había llegado a la colina, la acometieron con ímpetu, le mataron bastante gente, y cogieron 17 prisioneros, entre ellos dos oficiales. Las tropas que hicieron este reconocimiento volvieron por la tarde a Montijo, trayéndose 600 bueyes, 130 caballos y potros y 50 mulas. Los bueyes se han dado a las tropas de la división; las mulas se han entregado para la conducción de artillería, y los caballos que están en estado de servir se repartirán entre los tres regimientos de caballería ligera, para montar los hombres que estaban sin caballos; y los que están inservibles se venderán a beneficio de estos tres regimientos.

Copia de una carta escrita al marqués de Monsalud, miembro de la junta de Badajoz, por D. Antonio Morillo, miembro de la misma junta:

“Remito a V.E. los dos adjuntos pliegos para la suprema junta, y para el Excmo. Sr. marqués de la Romana: por ellos verá V. E. lo que pasa; y a mí solo me queda el consuelo de que he hecho quanto he podido; que he reunido mui cerca de 14000 hombres, y que si se acaban de dispersar no he tenido culpa alguna.

“Espero que con el dador me diga el señor Romana y la junta lo que tengan por conveniente a la más posible brevedad, y que no suceda lo que con las demás representaciones, que no he tenido respuesta alguna. Dios guarde a V. E. muchos años. Campamento de Palomares 23 de abril de 1810.= Antonio Morillo.= Excmo. Sr. marqués de Monsalud.

P.D. El dador no se vendrá sin respuesta de todo, pues de lo contrario me voi saliendo a esa.

Copia de una carta escrita al marqués de la Romana por D. Antonio Morillo, miembro de la junta de Badajoz:

“Ya consta a V.E. que luego que se dio licencia por la suprema junta de esta provincia al estado eclesiástico de la villa de Alburquerque para que se retirase, lo hice presente a la misma y aun a V. E., haciendo presente los grandes perjuicios que se iban a experimentar con la ausencia de los clérigos, de que provino la dispersión de la mayor parte de aquellas urbanas. Del mismo modo he dirigido otras quatro representaciones a la misma, haciendo saber la necesidad tan grande que tenía de armas de fuego de qualquiera clase, chuzos, lanzas, municiones, tambores, piedras de fusil, y algunos oficiales para la organización de los alarmados; y que se hacía preciso me dirigiese una orden para sacar trigo del que tenemos en tierra de Caros, pues era absolutamente imposible a los pueblos el mantener de este ramo a sus alistados por no tener granos para surtirlos, ni aun a los vecinos que quedaban en ellos.

“Señor: las determinaciones que sobre todo ha tomado dicha junta (sin embargo de instar constantemente como debía) las ignoro, pues yo solo he recibido por disposición del comandante general de la provincia quatro caxones de cartuchos mojados; y no es lo peor esto, sino que no he recibido una contestación siquiera de la referida junta.

“Con este motivo, viéndose estos infelices sin armas, sin tener que comer, pues a sus pueblos les ha faltado este recurso enteramente por lo respectivo a pan, sabedores de que los enemigos han rechazado a nuestras tropas de la villa de Puebla de Ovando y la Roca, y que aun los siguen hasta la encomienda de Asajado,[6] cuyo sitio está ya a nuestra retaguardia, claman con razón, ¿que han de hacer? Pues aquí solo se han podido reunir cosa de 2000 armas de fuego, de las que la mayor parte se han compuesto por los armeros, y otras existen descompuestas, faltando a muchas de aquellas las piedras.

“A exemplo del estado eclesiástico de Alburquerque se han marchado a sus casas casi los demás, que eran bastantes, y gran parte de los alistados, por lo que me he visto en la precisión de oficiar a las respectivas justicias, para que todos los que se han fugado a sus pueblos los remitan a disposición del general O’Donell para que los destine a sus cuerpos, haciéndolas responsables con sus cabezas, aunque mi intención era como se volvían a reunir.

“Excmo, Sr.: Yo creo faltaría a mis deberes si no manifestase a V.E. quanto ha sucedido, para que con vista de ello me diga a la brevedad posible lo que deba hacer; pues si me hubieran mandado oficiales, armas, municiones y las piedras de fusil, no libertando la junta a nadie, tendríamos alarmados para mucho tiempo: todo esto me causa el mayor sentimiento; pero al cabo me queda el consuelo de que por mi parte no tan solamente he hecho mi deber, sino que he sacado, y juntaría mucha más gente que lo que se podía esperar. Dios guarde a V. E. muchos años. Campamento de Palomares 23 de abril de 1810.= Antonio Morillo.= Excmo. Sr. Marqués de la Romana.

Copia de una proclama del marqués de la Romana:

“No debiendo consentirse que tropa extrangera contamine el territorio libre de España, ordeno a todos los pueblos se armen y corran contra los que hallen en qualquiera punto, exterminándolos, destruyéndolos de qualquiera modo de sea conforme al solemne y primitivo juramento que ha hecho la nación de vivir libre. Las justicias y prohombres de esta provincia serán responsables baxo su cabeza de la execución del presente decreto, para poder en breves días acabar con todos los franceses que hai dentro de la provincia. Badajoz a 3 de abril de 1810.= El marqués de la Romana.”

Copia de instrucción dada por la junta de Badajoz:

“La junta suprema de gobierno de la provincia de Extremadura, a nombre de S. M. el señor D. Fernando VII, que Dios guarde, por la presente confiere la más amplia comisión, con todo el lleno de sus facultades, al Excmo. Sr. D. Antonio Morillo, vocal de la misma superioridad, para que valiéndose de su acreditado valor, zelo y patriotismo, revolucione los pueblos del partido de Cáceres, y demás de la provincia que tenga por conveniente, con el fin de hacer tomar las armas (para lo que recogerá las que encuentre) a todo hombre útil, con los quales incomode al enemigo, impida las correrías que executa devastando el país con la saca de víveres y ganados, procurando recoger y remesar estos artículos con toda seguridad a esta plaza, aunque sea por el reino de Portugal. Igualmente recogerá los dispersos y desertores que hai en los pueblos, o estén refugiados en el campo; los enviará con custodia para su incorporación al exército, haciendo lo demás que considere útil al servicio de la patria. En tan interesante empresa será auxiliado por las juntas y justicias respectivas, baxo la más estrecha responsabilidad, facilitándole los correspondientes víveres para la subsistencia de los individuos que le acompañen al objeto indicado; y si alguna de las referidas juntas y justicias, o ciudadanos que olvidando sus sagradas obligaciones no cumpliesen las unas con los encargos que estrechamente se le imponen, y los otros se separasen de contribuir con sus personas y bienes a la justa causa que defendemos, cuidará el citado señor comisionado de notificarlo instructivamente a esta superioridad, para la imposición del castigo que merezca por el consejo de guerra permanente, creado en esta ciudad para semejantes casos y otros de la mayor importancia.

“Dado en el palacio de gobierno de esta ciudad de Badajoz a 3 de abril de 1810.= Francisco María Miesco.= El marqués de Monsalud.= Luís María de Mendoza.= De acuerdo de la Suprema Junta= Plácido Lorenzo Gonzalez de Valcárcel, escribano.”

GREI nº 25, 15 mayo.

Reproduce el artículo publicado por el Memorial Militar y Patriótico del Exercito de la izquierda, referente al “2 de mayo”. Hubo acto religioso-patriótico en la Catedral de Badajoz con juramento del Marqués de la Romana, y de todos los oficiales y asistentes a dicho acto, de no abandonar la lucha contra el invasor. Posteriormente hubo revista general, con las fuerzas formadas en el camino de Elvas, junto a la cabeza del puente de Palmas.

Posteriormente informa del combate sostenido, el pasado 21 de abril, en la Roca de la Sierra y el meritorio comportamiento de los españoles, a pesar de su derrota.

…Tanto nuestras tropas como las francesas están en movimiento. El 2 de este mes se hallaba el general Ballesteros en Calera, pueblo entre Fuente de Cantos y Monesterio. El general Mendizabal está hacia Alburquerque. Los enemigos devastan Mérida y sus contornos; una división de ellos compuesta de 4.000 infantes y 800 caballos estaba acampada, a primeros del corriente, entre Santos y Villafranca…

DIARIO DE MALLORCA[7] nº 138, 21 mayo.

Badajoz, [no se aprecia el día] de Abril.- Los franceses que volvieron a ocupar a Mérida, han vuelto a evacuarla con igual precipitación, abandonando también el punto de Medellín y colocando su quartel general en Cabeza del Buey.

De un momento a otro debemos esperar una terrible explosión, que la energía de nuestros gefes y el entusiasmo reanimado, nos lisonjean sea funesta a las legiones de harpías que devastan nuestra Península.

El día 8 de este mes se presentó en esta capital Juan Hurtado, vecino de Villa Gonzalo, en el partido de Mérida, con un sargento francés que al paso de una división por aquel pueblo pudo hacer prisionero con sus armas, después de una obstinada resistencia, y la Suprema Junta de esta capital, instruida de su bizarra y heroica acción decretó, según lo acordado en acta de 16 de Marzo, se le diesen a este valiente español 4 fanegas de tierra fructífera en el pueblo de su domicilio, con propiedad para sí, sus hijos y sucesores con quinientos ducados en metálico para su establecimiento.

“Españoles, el gobierno con mano pródiga premia vuestras heroicas acciones: la patria las exige y vuestra misma felicidad las excita: ¡No haya pues quien no apetezca ser el primero en el exterminio de los tiranos!

Del 13.- Parte dado por el Comandante de guerrilla D. Josef Balladares a esta Suprema Junta. Excmos. Sres.: Por mi anterior, fecha primero del corriente, verían VVEE la posición que ocupaba de Aznalcollar. El día 2 fui atacado y conseguí replegarlos hasta Gerena, habiéndoles matado 2 hombres y quitándoles 40 ovejas que remití al Sr. Ballesteros.

El 3 me volvieron a tacar en número de 100 caballos y 500 infantes, que también fueron rechazados hasta dicho punto, al que avancé a tiro y medio de fusil y les quité 21 fanegas de harina que les subían del molino, la que también envié a dicho General.

El mismo día por la noche salió el Teniente de mis guerrillas, D. Manuel de las Serranes, con la primera compañía a las inmediaciones de Santiponce, donde supe que había 200 reses vacunas y 2000 lanares, para ver si podía quitárselas: en efecto lo verificó; más abiendome atacado los enemigos el 4 al amanecer en número de más de 1000 infantes y 500 caballos, me retiré del pueblo a una cumbre inmediata pasada la rivera, como a un tiro de fusil, tomando ellos las alturas del pueblo, pero no se atrevieron a seguirme no obstante que veían mis pocas fuerzas; pero si lo hicieron al referido Teniente, quien luego que se vio perdido, tuvo la precaución de hacer espantar todo el ganado vacuno, que lo tenía ya con la mayor fuerza de la compañía en las llanuras inmediatas al pueblo, con lo que consiguió entretenerlos y pudo retirarse, aunque apretado, a la montaña con el mayor número de gente, que nunca desamparó; sin embargo le cogieron 7 ya a 4 de estos, después de matarlos a balazos, les cortaron los pies y las manos: todos pudieran haverse salvado, si no hubiera sido porque un pícaro paisano que mandé para que avisase a dicho teniente de la novedad ocurrida, lejos de hacerlo así le dixo que no había alguna, que nuestras tropas eran las que ocupaban el pueblo, por lo que se vino con todo descuido hasta meterse a dos tiros de bala: no puedo menos de hacer presente y recomendar a VE. A este benemérito oficial que, tanto en esta como en todas ocasiones se maneja con la mayor serenidad y espíritu.

Yo sostuve el punto hasta que supe que por las alturas del convento del Tardón venían a cortarme, por lo que me retiré a un sitio llamado de la Fábrica entre Aznalcollar y el Torilejo.

Habiendo sabido que los enemigos se habían retirado y que solo habían dexado en el pueblo veinte caballos para sacar la plata de la Iglesia y otros efectos, los ataqué el 5 al obscurecer poniéndolos en precipitada fuga, habiéndome dexado una carga de plata, dos caxas de medicinas y 24 reses vacunas, todo lo qual he remitido inventariado a disposición del Excmo. Sr. Marqués de la Romana.

Por haberse sabido que los enemigos avanzaban por el camino real hacia Santa Olalla, en número de 5 mil, pasé por disposición del general Ballesteros a ocupar el castillo de las Guardias y hoy este de Zufre; pero sabemos por nuestras espías que se han replegado a la venta del Chaparro, y que están situados en Guillena y Garrobo componiendo entre todos de 6 a 7000 con 11 piezas pequeñas.

En el día de ayer, 6 que salieron a robar ganado a los cortijos o majadas próximas a la ribera cayeron en manos de una descubierta mía y todos fueron muertos; así pagan y pagarán el trato que dan a los míos.

Dios guarde a VE. Muchos años. Zufre 8 de Abril de 1810 = Excmos. Sres. = Josef Valladares = Excmo. Sr.

Parte del mariscal de campo D. Martín de la Carrera al Excmo. Sr. Marqués de la Romana:

“Excmo. Sr.: Tengo la satisfacción de participar a V. E. el feliz resultado de una pequeña empresa que me propuse. En efecto, antes de ayer de madrugada el batallón de Lemos en su corta fuerza de 300 hombres escasos, con 30 caballos mandados por sus bizarros comandantes D. Antonio Ponce y D. Joaquín de Mera, auxiliados por la Primera partida de Patriotas castellanos, que manda D. Josef Armengol, capitán del regimiento de infantería de Fernando VII, que juntos compondrían 360 hombres, atacaron en Aldeanueva[8] a 800 franceses, 200 de ellos de caballería, matándoles 200 hombres, cogiéndoles prisioneros, muchas armas y caballos y un botín riquísimo, todo lo que estoy aguardando, pues hoy va a entrar aquí.

Los enemigos que pudieron escapar volvieron a Aldea Nueva en el mismo día, pues Ponce y Mera se retiraron según mis instrucciones, pero ayer mañana abandonaron dicho pueblo y se disponían también a retirarse de Baños según los últimos avisos.

Incluyo a V. E. el parte original que me han remitido estos dignos oficiales y le ruego atienda a los sujetos que recomiendan: pues me consta su buen porte ahora y antes.

Los prisioneros saldrán mañana para ese quartel general con la correspondiente escolta.

El resto de la división está impaciente pero espero proporcionar a todos iguales ocasiones.

Nuestro Señor guarde la importante vida de V. E. muchos años. Coria 11 de Abril de 1810 = Excmo. Sr. = Sr. Martín de la Carrera = Excmo. Sr. Marqués de la Romana.”

DM nº 142, 22 mayo.

Real decreto del rey José Napoleón, Real Alcázar de Sevilla 23 de abril de 1810, por el que se dispone una nueva división militar del estado. España se organizará en 15 divisiones militares. Las prefecturas de Cáceres y Ciudad Rodrigo conformarán la 11ª y tendrá capital en Cáceres; Mérida, Sevilla y Córdoba conformarán 12ª división y tendrá por capital a Sevilla.

MMPEI nº 16, 29 mayo.

…NOTICIAS OFICIALES.-… Parte del General Carlos O’Donnell desde Alburquerque: Acciones contra los franceses del Teniente coronel Juan Arjona en la comarca de Mérida, donde se le une la partida del Teniente coronel Domingo García Luna -30 de Infantería y 22 caballos-, Trujillanos, Miajadas, Montánchez y otras localidades. La presencia del Mariscal Soult en Alcuescar, con 1.300 caballos, 600 voltigeurs y 3 ó 4 piezas, hace que se retiren a Aliseda y Alburquerque.

Acción de Trujillo el 18 de mayo, en la que toman parte el Batallón de Voluntarios de Navarra y el Regimiento de Infantería del Rey. Desertores franceses señalan que han tenido 14 muertos y numerosos heridos. Por su parte los españoles declaran 11 muertos propios.

Según un parte francés interceptado: Los españoles atacan a las 02’30 horas con 1.300 hombres y 200 caballos. Se combate en las calles hasta el amanecer y los españoles, División del General Carlos España procedente de Alburquerque y Cáceres, dejan 6 muertos y 2 prisioneros. Los franceses tienen gravemente heridos a 14 dragones y el jefe que firma el parte, Desroche, ha perdido dos dedos de una mano y pide el relevo en dicho escrito.

GREI nº 31, 29 mayo.

Fechado en Badajoz, 15 de mayo, informa de manera pormenorizada del reconocimiento armado que fuerzas francesas, procedentes de Mérida, Almendralejo y Arroyo de San Serván efectúan sobre la ciudad de Badajoz por la zona este. Hay salidas de las fuerzas de la plaza y fuego de artillería, centrándose los encuentros en la zona de San Miguel-Picuriñas. Los españoles se atribuyen un resultado feliz, causando al enemigo setenta muertos, a cambio de muy pocas bajas propias.

…Badajoz 19 de mayo.- En el ataque que hubo el día 12 a vista de esta plaza, tuvieron los franceses más de 70 muertos. Fue singular el acierto de nuestra artillería.

El 13, un cuerpo de 500 caballos enemigos se acercó a la plaza de Olivencia. Tuvieron la osadía de intimarle la rendición, pero recibieron la contestación que merecían, y se retiraron sin intentar cosa alguna a las dos horas, tomando la dirección por Valverde, que es por donde habían ido. Tienen mucha deserción: el día 14 se vinieron 13, que estaban descalzos y miserables, y raro es el día que no pasan algunos.

Ha llegado a Campomayor y Yelves[9] un cuerpo numeroso de tropas inglesas y portuguesas al mando de los generales Hill y Beresford; y quizá de resultas de esto los enemigos, que el 15 se hallaban en Talaverilla, Lobón, Arrollo y Mérida, han hecho movimiento, y dexando una corta guarnición en Mérida, se han situado por la mayor parte en Zafra, los Santos, Feria y Burguillos.

DIARIO DE BADAJOZ[10] nº 152, 31 mayo.

…“Relación de los pantalones y botines que los vecinos de la plaza de Olivenza han hecho gratuitamente para la tropa de la tercera división del exército de la izquierda al mando del general Don Francisco Ballesteros”.- Inserta los nombres de los contribuyentes y el número de piezas que donaron cada uno. Entre otros: Ezequiela Ramos, Antonio Trinidad, Antonio de Silva, Juan Lobo Infantes, José Lino Antúnez…

DMLL nº 150, 1 junio.

La correspondencia recibida de Galicia, Portugal y Extremadura alcanza hasta el 11, 24 y 28 del pasado…Nuestras partidas obtienen siempre señaladas ventajas: en un encuentro que tuvo el 15 la del Sr. Pantigodo, entre Villa-Mesía y el Escorial[11]con unos 30 franceses, los puso en fugo, matándoles 6 soldados y un oficial. Un piquete de 60 dragones que se presentó el 16 sobre Zafra, fue ahuyentado y perseguido por una gran guardia de la división del Sr. Contreras[12], lográndose también quitarles varios efectos que llevaban, según escribe este jefe en fecha del 17 en Burguillos = En el Diario de Badajoz del 27 se lee: ”Se dice que el enemigo ha sido bien escarmentado en Astorga, que ha perdido mucha gente y se le ha hecho gran número de prisioneros. Esperamos la confirmación y detalles”

GREI nº 33, 5 junio.

…Badajoz 16 de mayo.- A fines de abril entraron en la Cabezuela 100 caballos y 50 infantes enemigos, se quedaron en el pueblo y mataron un paisano y una muger. Se retiraron por el camino de Tornabacas, en donde los esperaban algunos soldados del batallón de Barcelona, con otros de guerrillas y paisanos, los quales mataron 14 infantes y un dragón, hiriéndoles otros 4. El general Carrera había dado disposición de que se pasase por las armas a 2 prisioneros en descuento de la muger y el paisano que asesinaron en la Cabezuela, según lo tiene ofrecido al mariscal Ney, a quien previno a mediados de marzo usarla de represalia con los prisioneros; en caso semejante, como también que no se daría quartel a los franceses en los distritos de pueblos incendiados por ellos.

El brigadier D. Carlos España hizo un reconocimiento sobre Tuxillo el 18. Nuestras partidas cercaron el convento y las casas del general y comandante: el enemigo hacía fuego vivísimo por las troneras de los edificios y con la artillaría del castillo, mas con todo atacaron las partidas con valor y mataron un oficial y 2 soldados en la casa del comandante. Tuvimos 3 oficiales y 15 soldados heridos, con algunos muertos de estos últimos. España se retiró a la Sierra de Fuentes,- Al día inmediato mataron nuestras guerrillas un dragón que llevaba al general Regnier un pliego del comandante de aquella ciudad, en que le manifestaba haber quedado herido en el ataque del día anterior, y pedía licencia por tres meses para ir a Francia a curarse, respecto a que en España no hay sosiego para ello.

En la dehesa de Villa-Gonzalo, junto a Mérida, ha sido batido por una partida de patriotas, el 20, un destacamento enemigo. Perdieron 30 muertos y 40 prisioneros: se les cogieron también 10 galeras cargadas de trigo y 80.000 reales que conducían a Mérida de las contribuciones que imponen a los pueblos.

Las partidas de observación, que el general O’ Donell destacó a Alcuescar y Mirandilla en las inmediaciones de Mérida el día del ataque de Truxillo, hicieron prisioneros a 4 dragones con sus caballos: avisan que los enemigos han reforzado a Truxillo con 200 hombres sacados de los 2000 que tienen en Mérida.

En la noche del 23 se presentó en esta plaza el secretario de un general francés que se ha huido desde Toledo, trayéndose todos los papeles que estaban a su cargo.

SEMANARIO POLÍTICO DE MALLORCA[13] nº 55, 9 junio, extraordinario.

…Cádiz 8 de Mayo.-…Uno de los Oficiales que fueron hechos prisioneros en la bizarra acción sobre la Roca[14] el 21, escribe que los muertos que en ella tuvieron los enemigos si no pasan se aproximan a 300. Refiere que la tropa de su mando después de haber peleado a la bayoneta y llenado su obligación, solo se rindió quando se halló envuelta por fuerzas muy superiores, quales eran 800 caballos y un batallón de volteadores. “Este hecho, añade, ha impuesto tanto a los franceses que solo por él nos tratan con arreglo a las leyes de la guerra, habiendo merecido nos visite el General y toda la oficialidad, pues aprecian el valor tanto como desprecian a los que olvidados de los sentimientos de honor cometen la debilidad de jurar al intruso Josef”…

…Tanto nuestras tropas como las francesas están en movimiento. El 2 de este mes se hallaba el General Ballesteros en Calera, pueblo entre Fuente de Cantos y Monasterio. El general Mendizábal está hacia Alburquerque. Los enemigos devastan a Mérida y sus contornos; una división de ellos compuesta de 4 mil infantes y 800 caballos estaba acampada, a primeros del corriente, entre Santos y Villafranca…

GREI nº 36, 15 junio.

…Badajoz 1º de Junio.

…Noticioso el brigadier D. José Imaz de que los enemigos habían impuesto una contribución a la villa de Burguillos, y que se preparaban a saquearla, destacó desde Xerez de los Caballeros el 30 del pasado al coronel D. Manuel Miralles con 260 hombres de infantería y 13 caballos. Aproximándose este oficial, y sabiendo que ya se había dado principio al saqueo, dio disposiciones para rodear el pueblo, pero avisados de ello los enemigos lo abandonaron con precipitación, arrojando al suelo lo que ya habían robado, y huyendo con tal velocidad que no se pudo hacerles otro daño que el de herirles algunos hombres. La contribución que habían impuesto a Burguillos era de 300 caballerías de carga, 500 pares de zapatos, 500 duros, 3 mulas y 1.000 raciones diarias.

DMLL nº166, 17 junio.

Badajoz 12 de mayo.- Parte dirigido a esta Suprema Junta por el Coronel D. Ventura Ximénez, Comandante de guerrilla:

Hallándome en las inmediaciones de la villa de Hinojosa[15] y Belalcázar en persecución del enemigo, noticioso por el capitán D. Diego Blázquez de la orden de V. E. dada a ésta por la prisión de algunos de los sujetos de los antes dichos pueblos, traté de aproximarme más en cumplimiento de mis deberes y justo obsequio de V. E., llevando por objeto de mis ideas la posible precaución ofensiva y defensiva, a cuya virtud me coloqué el 21 del corriente en la villa de Monte-Rubio[16], distante 4 leguas de dicha villa, pareciéndome oportuno salir la misma noche fuera del pueblo, emboscada mi partida como lo executé, y al día siguiente a la hora de las 6 de la mañana regresé al mismo Monte-Rubio, en tiempo que los franceses tocaban en las paredes con sus avanzadas de caballería, a quienes inmediatamente acometí a toda carrera por espacio de dos horas largas, dexandoles muertos 7 dragones, muchos heridos y los demás en vergonzosa fuga, sin maletas, morriones, carabinas, etc…que recogieron mis soldados con 5 caballos útiles para el servicio, no habiendo de nuestra parte la más mínima pérdida, refugiándose los pocos que escaparon a la villa de Hinojosa, donde se hallaban en número de 500 hombres, quienes a vista de la entrada de sus compañeros se pusieron en movimiento para marchar, y marcha que si no la han executado, espero la efectúen con celeridad, y que este pueblo y los de sus inmediaciones (que creen los pérfidos han de servir para su defensa) servirán para su derrota, y se alarmarán formando con nosotros un cuerpo, que es quanto hoy trato con el alto parecer de V. E. y por esto me parece conveniente situarme en estos pueblos, cortando toda cizaña tan perjudicial a la patria y dando aviso de todo a V. E. como lo hago.

Dios guarde a V. E. muchos años. Casa del Bercial, jurisdicción de Monte-Rubio, a 23 de Abril de 1810 = Excmo. Sr. = B. L. M. de V. E. Ventura Ximénez =Excmo. Sr. Presidente y Vocales de la Suprema Junta de Extremadura…

DMLL nº 175, 25 junio.

Cádiz 21 de Mayo, Las últimas noticias auténticas que hemos recibido de Extremadura, con fecha 10 del presente, son las siguientes:

Los enemigos no han vuelto a presentarse desde el 27 del pasado, desde cuyo día no ha habido uno en que no se presenten dos o tres pasados con armas y caballos; los que vinieron ayer aseguraron que el General Regnier continúa con la mayor parte de sus fuerzas en el Montijo y pueblos inmediatos, causando los mayores estragos en ellos, lo que aunque es lastimoso nos proporciona la ventaja de que el odio de los pueblos y la aversión hacia semejante canalla aumenta de día en día. La división de D. Carlos O’Donnell está situada en Alburquerque, observando los movimientos de los enemigos, y la de Mendizábal ha vuelto a Campo-Mayor. La Carrera permanece en Coria, alarmando los pueblos contiguos al puerto de Baños y en sus inmediaciones pasan de 500 los paisanos que hay apostados en varios puntos con el objeto de aprovecharse de la primera ocasión para volver a caer sobre 600 franceses que hay en Aldea nueva. Estos han llevado a Salamanca los enfermos que tenían en Plasencia y Baños por no creerlos seguros en dichos puntos. Las divisiones de Ballesteros e Imaz (la de Imaz es la que mandó Contreras) ocupan Aroche, Xerez de los Caballeros y pueblos inmediatos y los gabachos las miran con el mayor respeto, pues se sabe la precipitación y miedo con que cruzan el camino Real de Sevilla a Santa Olalla.

DMLL nº 196, 15 julio.

Badajoz 9 de Junio.- El general Ballesteros sigue haciendo respetar a los franceses las armas españolas. Después de la acción que anunciamos en el diario del 30 pasado, ha arrollado por segunda vez al enemigo en número de 6 mil infantes y 800 caballos, fuerzas superiores a las nuestras: nuestra pérdida ha sido de muy corta consideración, respecto a la exorbitante que ha tenido el enemigo batido completísimamente. Todos los cuerpos han sostenido la gloria del nombre español y el honor de nuestras armas, señalándose el regimiento de dragones de Lusitania que con un valor digno de imitación sostuvo y batió la caballería enemiga. Los detalles por ser muy difusos se darán en otro número…

APÉNDICE FOTOGRÁFICO

 

NOTAS

[1] Este Diario está publicado, en este año, en el Madrid ocupado por los franceses. En adelante DM.

[2] En adelante MMPEI.

[3]    En adelante GREI.

[4] Puente sobre el río Gévora, también conocido como puente de Cantillana. Levantado en el siglo XVI.

[5] Paraje unos tres kilómetros al norte de Badajoz, inmediato al río Guadiana y cercano a Sagrajas.

[6]    Posible error de transcripción, debe referirse a Azagala, entre Alburquerque y Villar del Rey.

[7] En adelante DMLL.

[8] Aldeanueva del Camino (Cáceres)

[9] Elvas (Portugal)

[10] En adelante DB.

[11] Sic, por ESCURIAL.

[12] General Juan Senén de Contreras.

[13] En adelante SPMLL.

[14] Combates de la Roca de la Sierra 21 y 22 de abril de 1810.

[15] Hinojosa del Duque (Córdoba)

[16] Monterrubio de la Serena (Badajoz)

Dic 152017
 

Álvaro Meléndez Teodoro, colmega@gmail.com

 

A MODO DE INTRODUCCIÓN.

El Tratado de Viena, 14 de octubre de 1809, deja las manos libres en Europa a Napoleón para ocuparse de España. Asestar un golpe definitivo al Ejército expedicionario británico en la península sería un logro para alcanzar la firma de un armisticio que ya era reclamado en Inglaterra merced al daño comercial que estaba causando el bloqueo continental.

Napoleón preveía trasladarse a España en la primavera de 1810. Su divorcio de Josefina y posterior boda con María Luisa de Austria, que se celebraría en abril de 1810, impedirían su estancia en esta campaña que encargaría al mariscal Massena.

En los inicios de este 1810 los franceses dominaban prácticamente toda la mitad norte de España. Extremadura estaba vigilada/amenazada por el VI Cuerpo de Ejército, mariscal Ney, desde la provincia de Salamanca y por el II Cuerpo, general Heudelet, desde la zona de Almaraz-Talavera de la Reina…las derrotas españolas en Ocaña, 19 noviembre 1809, y Alba de Tormes, 28 noviembre 1809, les habían dejado el camino prácticamente libre para invadir Andalucía y Extremadura.

En Extremadura, las cortas fuerzas del Duque de Alburquerque se extendían en la zona de la Serna, vigilando los pasos del Guadiana entre Mérida y Don Benito y el Duque del parque se halla refugiado en las lindes de Salamanca y Cáceres con las fuerzas del Ejército de la Izquierda, mal equipadas y alimentadas, dispersas tras la derrota de Alba de Tormes.

Si el Emperador preparaba la invasión de Portugal, con la idea de acabar con los británicos, el rey José ansiaba pacificar cuanto antes la península. Así reúne alrededor de 40.000 hombres en Ciudad Real y se dispone a avanzar hacia el sur. Los restos de los ejércitos españoles, alrededor de 23.000 soldados, se extienden por un frente de 200 kilómetros y apenas pueden presentar resistencia: Córdoba es ocupada el 26 de enero, Granada el 28 y Sevilla cae el 1 de febrero. El rey José legisla desde la capital andaluza toda una nueva administración para España.

El duque de Alburquerque, dejando en Badajoz las divisiones de los generales Senén de Contreras y Menacho, se mueve desde la Serena hacia el flanco derecho francés pero ve un sacrificio inútil presentar batalla con tal inferioridad y se dirige a Cádiz, donde organizará la resistencia de la plaza.

El 29 de enero se crea el Consejo de Regencia, como Gobierno de España, que sustituye a la Junta Suprema Central.

Ocupada Sevilla, el V Cuerpo de Ejército francés, mariscal Mortier, se dirige a Badajoz, para someter la Ruta de la plata enlazando con los franceses establecidos en la línea del Tajo. Hay un primer intento de ocupación de la plaza fuerte de Badajoz, combates los días 11 y 12 del mismo.

Ya desde finales de 1809, la Junta Suprema de Extremadura, ante la falta de efectivos del ejército regular, impulsa y organiza “partidas” de voluntarios, guerrilleros, encabezadas en ocasiones por algunos de los miembros de la misma, para entorpecer los movimientos de los franceses. Tras el ataque a Badajoz, señalado en los días 11 y 12 de febrero, la partida de don Antonio Morillo[1], vocal de la Junta de Extremadura, sorprende a un fuerte contingente francés en Valverde de Leganés, 18 de febrero, matando a un general y un centenar de hombres, se distingue en la acción Catalina Martín López de Bustamante…

El 7 de marzo el capitán general marqués de la Romana[2] entra en Badajoz con el Ejército de la Izquierda, que procedía de los acantonamientos de la Sierra de Gata: San Martín de Trevejo, donde estaba el cuartel general, Acebo, Hoyos, Villasbuenas, Eljas, Navasfrías, El Payo…

 

RESUMEN DE PRENSA:

 

DIARIO DE MADRID nº 11, 11 enero.[3]

Gran Cancillería de la Orden Real de España. En nuestro Palacio de Madrid a 7 de enero de 1810. Josef Napoleón por la Gracia de Dios y por la Constitución del Estado, REI de las Españas y de las Indias.

Oído el gran consejo de la Orden Real de España, hemos decretado, y decretamos, lo siguiente:

Artículo I. Quedan nombrados caballeros de la Orden Real de España los Señores:

…Aldamar (D. Joaquín), intendente de Extremadura…[4]

 

SEMANARIO POLÍTICO DE MALLORCA nº 23, 18 enero.

Jaén 24 de Diciembre:…La Junta de Badajoz escribe que aquella Provincia estaba toda levantada en masa y cada uno armado como le había sido posible; y que no baxarán de 80 mil hombres los fieles patriotas que, deseando liberar nuestra amada Patria del yugo francés, se han alistado en un Somatén general que por lo menos libertará aquellos pueblos de las incursiones del enemigo. Si todas las Provincias hicieran un sacrificio de esta naturaleza a imitación también de los valientes catalanes ¿Qué tardarían los franceses en ser aniquilados?

Se publica el decreto de la Junta Central y su Consejo de Guerra, exonerando de toda culpa al general José Heredia, que había tomado el mando accidental de los restos del Ejército de Extremadura en noviembre de 1809 tras la derrota de Gamonal.[5]

 

CORREO DE JAÉN, 21 enero.

…Jaén 21 de Enero. Parte del 16.-   …se sabe positivamente que Víctor con 20 mil hombres y un grande comboy de víveres se dirige hacia la Extremadura, sin duda con el objeto de impedir la reunión del exército del Duque del Parque al del Sr. Alburquerque, que ya no le será fácil.

Un soldado nuestro, que después de prisionero servía a un Coronel francés, y acaba de escaparse, ha manifestado también que el objeto de las fuerzas enemigas, que se han encaminado por nuestra izquierda, es el de dirigirse sobre Badajoz, y cada día que pasa se disminuye la probabilidad de que los enemigos intenten atacar unas posiciones de que no deberán apoderarse a no sacrificar mucha gente.

 

SEMANARIO POLÍTICO DE MALLORCA nº 25, 25 enero.

Sevilla…2 de Enero…La Junta Superior de Extremadura acaba de tomar las medidas más enérgicas, a fin de que toda la gente útil de la Provincia se levante en partidas sueltas y de toda arma, como el medio que la experiencia ha mostrado ser el más a propósito para frustrar los progresos del enemigo y aún aniquilarlo…

Siguen algunas de las particularidades resumidas del Acuerdo de la misma de 8 de diciembre de 1809.

 

DIARIO DE MALLORCA[6] nº 26, 26 enero.

 

…Cádiz 1 Enero.-…Se dice que mucha parte de la división de Mortier ha tomado su rumbo hacia a Castilla, y que este Mariscal con el resto se dirigirá a Talavera, tal vez con el objeto de reunirse a otras tropas y volver de nuevo a tomar las antiguas posiciones en los puentes de Almaraz y Arzobispo, para ver si pueden pasarlos.

…El quartel general del exercito de Extremadura subsiste en Don Benito y el del centro en la Real Carolina. Ambos siguen organizándose con la presteza que las circunstancias permiten. Los enemigos fueron nuevamente rechazados en Puertollano por la partida de D. Ventura Ximenez: parte de la división de Copons que se hallaba en Mestanza ha contribuido también a esta acción…

 

SEMANARIO POLÍTICO DE MALLORCA nº 28, 1 febrero, extraordinario

Sevilla…. 10 de Enero.- El exercito del Sr. Duque de Alburquerque guarda las posiciones de Don Benito, Medellín, Villanueva de la Serena, Truxillo y de los puentes de Almaraz y Arzobispo. Se halla completamente equipado y está lleno de ardor y disciplina.

Los exercitos del Sr. Duque del Parque y del Sr. Ballesteros, procediendo estos dos generales de acuerdo en sus planes, siguen marchando sin oposición y con entusiasmo a reunirse con el de Extremadura, para verificar la combinación de toda esta fuerza con el exercito nacional de la Mancha, obrar con fruto y dar principio a nuevos triunfos…

 

DM nº 44, 13 febrero.

Tras una fulgurante campaña, los ejércitos franceses han alcanzado Sevilla y se disponen a atacar Cádiz. Prácticamente toda la península está en manos de los ocupantes. El rey José, desde Sevilla, publica un bando exhortando a finalizar la resistencia.

…Orden general del Exército = Sevilla 1 de febrero.

La guerra que el Emperador acaba de terminar tan gloriosamente con el Austria había reanimado las esperanzas del gabinete inglés. Sus exercitos desembarcados en España debían conquistar a Madrid y hacer una poderosa diversión; pero escarmentados en Talavera no se han atrevido a volver a presentarse.

Las tropas de la insurrección, abandonadas por sus pretendidos aliados, intentaron el último esfuerzo en el momento de la pacificación de Viena. Ocaña confundió sus proyectos insensatos. Vosotros las mirasteis como a unos hermanos alucinados, conducidos al precipicio por un enemigo común. Vosotros quisisteis salvarlos, yo los recibí como hijos.

Franceses, este recuerdo jamás se borrará de mi memoria. Yo reinaré en España pero la Francia vivirá siempre en mi corazón.

Las barreras que la naturaleza ha colocado entre el norte y el mediodía de la España han sido allanadas. No habéis encontrado sino amigos de este lado de Sierramorena. Jaén, Córdoba, Granada, Sevilla han abierto sus puertas. Habéis recorrido estas provincias con el espíritu de paz y de orden, como si transitaseis por medio del Languedoc y de la Borgoña. El buen acogimiento de los habitantes, la abundancia y la paz han sido los resultados de vuestra conducta.

Soldados de Talavera, de Almonacid, del Arzobispo, de Ocaña, de Sierramorena ¿Cómo podré expresaros todo lo que os debo?

Yo os recuerdo a vosotros mismos vuestra propia conducta: el Emperador la sabrá.

El Rei de España quiere que entre las columnas de Hércules se erija otra tercer columna, que conserve a la posteridad más remota y a los navegantes de ambos mundos la memoria de los gefes y de los cuerpos que han rechazado a los ingleses, salvado a 30.000 españoles, pacificado la antigua Bética y reconquistado a la Francia sus aliados naturales.

Del Alcázar de Sevilla a 1º de febrero de 1810.

 

DM nº 46, 15 febrero.

Fechado en Sevilla, el 5 de febrero, publica un edicto en el que se responsabiliza a los pueblos de los atentados y crímenes llevados a cabo en su jurisdicción contra funcionarios, correos o soldados. Y en estos no solo se debe negar amparo a los “bandidos” sino perseguirlos y denunciarlos.

 

SEMANARIO POLÍTICO DE MALLORCA nº 32, 15 febrero.

Sevilla 8 de Enero.- Según avisos de Badajoz, el Quartel general del Lord Wellington ha salido ya de aquella ciudad y se establecerá en Ciudad Rodrigo.[7]

El exercito de Castilla se reúne a la división que hay en Extremadura y no hay duda que será mandado por el Sr. Duque del Parque…

Badajoz 9 de Enero.-…Publica noticias del Ejército de Galicia y sus operaciones.

 

DM nº 51, 20 febrero.

Decreto del rey José, Sevilla 7 de febrero, creando los batallones de “milicia cívica” en Córdoba, Jaén, Granada y Sevilla, con el fin de cuidar la tranquilidad interior de los pueblos. Trata de la organización, uniformidad etc.

 

DM nº 55, 24 febrero.

El general Kellerman, Valladolid 8 de febrero, publica un bando para Castilla la Vieja con medidas severas, y de corresponsabilidad de los pueblos, contra las guerrillas.

 

DIARIO MERCANTIL DE CÁDIZ[8], 26 febrero.

Desde el 21 de febrero la plaza de Cádiz había sido declarada, por el Consejo Supremo de la Guerra, en “Estado de sitio”. En adelante este diario, junto a las noticias que le llegan de toda España, relatará las vicisitudes del asedio y bombardeo a que será sometida la ciudad por el Ejército francés.

…Noticias de Cádiz. Día 25.- Por sugeto fidedigno llegado de Badajoz vemos confirmada la noticia de haber sido rechazada la división enemiga que se presentó intimando la rendición de aquella plaza, y que desapareció el 14 (Véase el diario del 24)

En toda Extremadura reina el mayor entusiasmo y patriotismo, y se toman eficaces providencias para poner el exercito de la izquierda en el pie más respetable: partidas de a 150 hombres recorren la provincia en todas direcciones para incomodar al enemigo y parece no debe ya dudarse que las tropas Anglo-Lusitanas al mando del Lord Wellington han hecho un movimiento combinado hacia Castilla…

 

DMDC, 27 febrero.

…Noticias del Reino.-…en confirmación de lo que acerca de Extremadura se insertó en el diario de ayer, copiamos lo siguiente del de Badajoz del 13 que acabamos de recibir:

“Entre nueve y diez de la mañana se avistaron y presentaron ayer algunas partidas enemigas a distancia de media legua de la ciudad en los sitios llamados los cerros de San Miguel, San Gabriel el Viejo, las Mayas y la Picuriña: al instante se dio y pasó orden a los respectivos cuerpos para que cada uno tomase el punto de defensa que con anticipación les estaba señalado. Salieron algunas partidas de guerrilla que al momento trabaron acción con los enemigos, que se habían aproximado hasta los olivares. Hubo gran tiroteo todo el día, y en él algunas desgracias, pero lo que jamás se podrá dignamente engrandecer y elogiar fue la intrepidez del paisanage, que sin conocer la cobardía y temor, se apresuró a buscar la vida o la muerte entre las partidas enemigas. Yo creo que si a su valor y atrevimiento se hubiese unido un poco de reflexión, y aquella exactitud y tino inseparables de la táctica militar, se hubiera llenado de mucha más gloria y el enemigo en su retirada hubiera contado con menos águilas, no siendo corto el número de las que se les desplumaron.

La muralla de quando en quando no dexó de anunciar con la agitación del plomo asolador los preparativos y funciones con que se preparaban a recibir tan estimables huéspedes.

La pérdida del enemigo, según nos informan, consistió en 16 hombres muertos y un caballo, y por nuestra parte hubo 6 heridos y de tres a quatro muertos…

 

SEMANARIO POLÍTICO DE MALLORCA nº 35, 1 marzo.[9]

Da cuenta de la derrota sufrida por el Ejército del Centro en las fronteras de Andalucía. Los franceses, con neta superioridad, lograron romper todas las defensas españolas y ocupar Jaén, el 23 de enero, Córdoba, el 26, Granada, el 28 y Sevilla, el 1 de febrero…solo podrán ser detenidos en Cádiz.

 

DIARIO DE BADAJOZ nº 61, 2 marzo.

Noticias diversas sobre Europa y la política francesa y la guerra en España.

…Después de la salida y evacuación de los enemigos de Talavera [la Real] hemos sabido por relación de los vecinos honrados de la misma, que el veinte y quatro habían conducido ocho carros de heridos y cincuenta muertos de los que habían salido a pedir raciones a Villar del Rey, añadiendo que había sido una partida muy crecida, y compuesta toda de dragones los más escogidos. = La división Soult, al mando de Merla[10] por no haber venido aquel, según informe que hemos recibido en este día de un soldado pasado a militar baxo nuestras banderas, solo constaba, cuando entró en esta Provincia de 6 mil hombres. Al Montijo, desde donde pudo verificar su fuga el mencionado soldado, solo conduxeron dos cañones de a 12 y dos obuses. = En la Roca [de la Sierra] nos cogieron siete soldados oyendo misa. Esto no nos debe escandalizar de unas gentes que ni tienen ni reconocen derecho ni sitio sagrado…

Rasgos patrióticos.- Don Manuel de Borja Acedo ha donado 2.200 reales en dinero y quarenta arrobas de aceite para las presentes urgencia.

Don Juan Acebedo, Guarda-Almacén ordinario de artillería, ha donado, en favor de las actuales circunstancias, una salvilla de plata, seis cubiertos completos de cuchara y tenedor, tres cuchillos con los cabos de plata y una caxa de lo mismo.

Nota.- La salida de los enemigos de Olivenza se verificó el 27, fue equivocación de imprenta poner el 27…

 

 

DB nº 62, 3 marzo.

Noticias de Europa y comentarios del redactor del Diario al respecto. Noticias de la campaña en la península.

…Las fuerzas enemigas que entraron en Talavera, desde el once hasta el día en que marcharon, solo ascendieron a 2.500 hombres, los 2.200 de infantería y 300 caballos. Éste no es cómputo racional sino razón tomada de varios testigos oculares que observaron y presenciaron la revista y fueron contando por compañías.= Antes de verificar su retirada de unos de los pueblos inmediatos a ésta, propagaron e hicieron correr la voz de que volverían contra Badajoz dentro de diez días, pues marchaban por artillería gruesa. Uno de los pocos, entre tantos malos que militan baxo las banderas del tirano, que tuvo mucha satisfacción con uno de los honrados vecinos del mismo pueblo, y que sus hechos manifestaron ser uno de aquellos a quien no han podido corromper las máximas de la impiedad, y que conservaba el amor a Dios y el respeto a sus misterios, y que solo militaba por el temor a los daños que precisamente se seguirían de no verificarlo, en su esposa y sus dos hijas; confidencialmente aseguró no ser verdad la voz que extendían…

 

DMDC, 4 marzo.

VARIEDADES. “El comandante de la partida principal de la Cruzada[11] de la ciudad de Truxillo:

Pueblos honrados y valientes del partido de Truxillo, vuestra patria peligra: la Iglesia se ve ultrajada en su cabeza, en sus templos y ministros, y el honor de vuestras esposas, hermanas e hijas, expuesto a la más negra de las afrentas. Vuestras haciendas y vuestras personas se hallan amenazadas de la insaciable voracidad y cruel tiranía del enemigo de la humanidad y de la religión; de esa furia del averno, que no se alimenta ni halla re`poso sino en la ruina, en la esclavitud y en la desolación universal. Pueblos descendientes de héroes y conquistadores ¿Seréis insensibles al clamor de vuestra afligida madre que por los estragos que ha padecido presiente los que sufrirá, si sus hijos la abandonan? ¿Renunciaréis al glorioso nombre de Cristianos y Españoles? ¿Queréis ser franceses, o por mejor decir esclavos de los Franceses y testigos de vuestro oprobio en el de vuestras mujeres e hijos? ¿Queréis ir encadenados a derramar vuestra sangre en climas remotos, haciendo el oficio de verdugos de naciones que no os han ofendido, para saciar la ambición del autor de vuestros males? Pues tal es la suerte que os espera si no oponéis vuestro valor a esas bandadas de ladrones y asesinos. Fixad por un momento la vista sobre vuestra capital y decidme si podéis mirar sin lágrimas sus edificios desechos, sus calle y plazas sin moradores, sus templos destruidos y `profanados, sus casas de religión arruinadas y yermas y las castas esposas del Cordero dispersas y fugitivas de la brutal lascivia y crueldad de esos monstruos. Vosotros no habéis nacido para sufrir tales infamias. Sois Españoles y los Españoles no pueden ser esclavos ni dexar de ser Cristianos, aunque el infierno entero se conjure en su perdición. Hijos predilectos de la religión, pelearemos hasta morir en su defensa, como lo hicieron nuestros mayores contra el poder de los Sarracenos. Para ello ha enarbolado nuestra provincia el glorioso estandarte de la cruz. Con esta señal venceremos a los enemigos del que en ella venció las potestades infernales. Él la hizo formidable a sus enemigos y siempre será la señal de nuestro triunfo y libertad. Volad pues a alistaros baxo esta ilustre bandera. Adornad vuestros pechos con esta honorífica divisa; pero guardaos de infamarla con la villana cobardía de los que huyen de una muerte gloriosa, abandonan la causa de su patria, afrentan con su fuga el nombre español y quieren que todos seamos esclavos. Lejos de nosotros estos infames. Muera todo el que prefiera la vida a la libertad y sea eternamente maldita su memoria. Ministros de la religión y soldados, os mostraré en los peligros como se pelea por ella y por la patria. Me veréis arrostrarlos el primero, veréis hacer lo mismo a los que con mi propio espíritu han abandonado su reposo y trocado sus hábitos por el uniforme de nuestra cruzada. Los soldados de esta no huyen porque no quieren ser esclavos y deshonrados. Seamos libres o muramos todos: Vencer o morir es nuestra divisa. = Celedonio Durán”[12]

Con referencia a cartas de Badajoz, fecha del 22 último, se asegura que una columna enemiga, compuesta de unos mil y quatrocientos hombres fue derrotada en Valverde por las tropas destacadas al intento desde dicha capital.

 

DMLL nº 65, 6 marzo.

…Badajoz 24 de Enero.- S. A. R. el Príncipe Regente de Portugal, entre tantos como ha dado a nuestra nación española, acaba de dar otro testimonio que más nos evidencia de su amor, y que hace más extensiva y firme y recíproca la unión y alianza entre ambas naciones. Éste se dirige a exceptuar de todos derechos los géneros que pasen de aquel Reyno al nuestro con destino y uso a nuestras tropas…

 

DMDC, 10 marzo.

Badajoz 16 de febrero.- Las avanzadas enemigas se presentaron el día 11 a vista de esta plaza y al momento fueron atacadas por las nuestras: la pérdida de los franceses, según nos informan, consistió en 16 muertos y un caballo: por nuestra parte hubo tres o quatro muertos y seis heridos. En los días 12 y 13 anduvieron más comedidos, pues no osaron avanzar hasta los puntos a donde llegaron el 11, a los que hoy se han estendido nuestras avanzadas.

El enemigo no ha podido dexar de confesar el destrozo que el 11 le hicieron los paisanos. En Talavera entraron 50 heridos y aseguraron a los habitantes haber sido igual el número de muertos. Son acreedores a los mayores elogios los artilleros portugueses, nuestros aliados, por su inteligencia, actividad y desembarazo. El llamado Josef Farinha se cubrió el día 12 de gloria y recibió las mayores demostraciones de amor en vivas y aclamaciones del público. Este distinguido soldado habiendo observado desde su baluarte una columna enemiga a una distancia proporcionada, hizo la puntería con tal acierto y tino que consiguió desbaratarla, quedando en el campo por despojo del metal asolador diez a doce enemigos (Fue ciertamente esta la granada que mató 7 dragones franceses) Casi igual efecto tuvo otro tiro que disparó en la tarde del mismo día. Estos hechos, dignos de trasmitirse a la posteridad más remota entusiasmaron de tal modo a los espectadores que, no satisfechos con celebrar a los artilleros con repetidas aclamaciones, los gratificaron en los términos que cada qual podía. El coronel D. Francisco Arenas tuvo la generosidad de gratificarlos con 400 mil reis. Tales son los heroicos sentimientos que animan los corazones de los dignos hijos de la patria y habitantes de Badajoz. No merece menor recomendación otro artillero de la misma nación y compañía, que desde el mismo baluarte consiguió destruir los reparos de un cañón enemigo, los dos caballos que lo tiraban y el artillero de la lanza (Véase el diario del 27 de febrero)

DMDC, 18 marzo.

Noticias del reino.- La junta de Extremadura, considerando que las circunstancias del día exigen providencias tan extraordinarias como enérgicas, ha declarado por acta de 20 de febrero la capital de Badajoz y su provincia en estado de sitio y su gobierno absolutamente militar, quedando todos los habitantes sujetos a la lei marcial, sin distinción de clase y exención de personas, ya a tomar las armas luego que sean llamados…

Después de haber evacuado los enemigos a Talavera, se supo por relación de los vecinos honrados que el 24 de febrero habían conducido 8 carros de heridos y 50 muertos de los que habían salido a pedir raciones a Villar del Rei, añadiendo que había sido una partida mui crecida y compuesta de dragones escogidos…

 

DMDC, 20 marzo.

Abre con una loa al Ejército expedicionario británico de un militar español, destinado en el Ejército de la Izquierda, por entonces aún acantonado en la Sierra de Gata y, de nuevo, a las órdenes del Marqués de la Romana:

Ingleses.- Vuestro voto en la causa de España, vuestro valor acreditado al lado de nosotros, vuestros intereses, vuestro poder marítimo y sobre todo el honor que caracteriza a vuestra grande nación, exigen imperiosamente de nosotros los más vivos recuerdos de gratitud, que la posteridad trasmitirá de siglo en siglo. Si, generosos británicos, nadie os puede quitar este galardón, por más que la tiranía de un déspota usurpador quiera decir sacrílegamente lo contrario. Conozco mi débil pluma, poco acostumbrada a establecer en público la diferencia de lo justo y lo injusto; pero tampoco ignoro que no faltarán en lo sucesivo elogios dignos de quantas empresas ha executado la Gran Bretaña en favor de la libertad de la Europa de plumas más ilustradas que la mía.

Cúbranse de vergüenza los franceses al ver qué han hecho desde el año de 1788. Regidios, homicidios, latrocinios, revoluciones y todo género de maldades las más execrables, coronando la más inaudita con la usurpación de nuestro joven monarca Fernando VII, la profanación y extinción de nuestra más augusta religión.

Sí, amados aliados, parangonando vuestros auxilios dados a la España, con los que ha dado la Francia, ¿A qual se debe más? Claro está adivinar. La posteridad lo reconocerá si volvieseis a pelear en España contra la canalla que nos quiere oprimir. Vivid seguros que vuestro valor ha dexado raíces en los campos de Talavera, Castilla y la inmortal Galicia. ¡Oh jornada memorable donde admiramos vuestro valor, vuestra constancia y serenidad! Vivid seguros, digo, de la estimación y aprecio que os tiene este exercito de la izquierda y su dignísimo caudillo, el Excmo. Sr. Marqués de la Romana, que vuelve a mandarlo.

Quartel general de San Martín de Trevejos a 15 de febrero de 1810 = Un militar español.

 

Otras noticias de la campaña en la península. Los ingleses suministran municiones a la Junta de Galicia.

 

DMDC, 22 marzo.

Publica el dictamen emitido por el Consejo Supremo de Guerra a cerca de la conducta mantenida, y posibles responsabilidades, por los jefes del Ejército español derrotado en la batalla de Ciudad Real, 27 de marzo de 1809.

 

DMLL nº 83, 23 marzo.

Noticias particulares: …Diario extraordinario de Valencia del viernes 16 de marzo de 1810.- La junta de Observación y defensa establecida en San Felipe me traslada las noticias siguientes: “Se confirma la derrota de 10 mil franceses en Extremadura por el Señor marqués de la Romana…

Se noticia al público para su satisfacción.- Josef Caro.”

 

DMLL Nº 88, 28 marzo.

…Proclama de la Junta de Extremadura a los Pueblos de Castilla.

Pueblos de Castilla: hasta el presente se ha visto entorpecida vuestra lealtad con la opresión tiránica de los pérfidos franceses, que han hollado impunemente vuestro fiel país por falta de un ilustre caudillo y un gobierno organizado que dirigiese vuestras operaciones, reuniese la fuerza de vuestros brazos y resucitase vuestros antiguos bríos, de que tantos y tan repetidos testimonios se encuentran en la historia de España, monumentos eternos de vuestra sumisión a los príncipes que hasta ahora os han gobernado. Alentaos, que el célebre y bien acreditado Marqués de la Romana pasa con sus aguerridas huestes a redimir vuestros males y a romper las negras cadenas que el tirano de la Francia ha intentado poner a vuestros pueblos. El capitán insigne, el español bizarro, el valiente Marqués de la Romana será el gefe de las invencibles tropas que le han de conducir a la victoria y a la gloria de vuestro país. Tened confianza, que la Junta de Extremadura le presta todos los auxilios de su provincia. Esta misma, que ha puesto en campaña lucidos y brillantes exercitos contra el común enemigo, os vuelve a formar baxo las banderas del héroe del Norte. Despertad del letargo en que os ha tenido adormecidos la malevolencia y la tiranía de Napoleón y sus satélites.

Esforzaos ilustres y leales Catellanos, que ya se acerca el tiempo de vuestra libertad. Sacrificad vuestros caudales, que son de la patria. Armad vuestros hijos, para que reunidos en invencibles escuadrones aterren la Francia, destruyan sus secuaces, tomen satisfacción de los agravios que han sufrido y desenvainando la espada vengadora de vuestras familias, nuestra religión santa y nuestro desgraciado Monarca, se restituya la pública tranquilidad, el sabio gobierno y la gloria de la nación española.

 

DMDC, 31 marzo.[13]

Proclama del General Mahy al tomar el mando del Ejército de Galicia y diversas noticias del extranjero. Los franceses del General Loisón frente a Astorga.

Badajoz 20 de marzo.- Con motivo de las ocurrencias del día, y a evitar perjuicios, acordó esta Junta en acta de 15 de febrero, que corran sin perjuicios de sus intereses los vales reales de la creación de enero, y en quanto a los anteriores que no hayan llegado renovados, servirá a los interesados el resguardo que tengan en su poder de comisionado de la consolidación, lo que se pone en noticia del público para su inteligencia y gobierno.[14]

 

DMLL nº 92, 1 abril.

…Noticias de Andalucía de 17 de Febrero.- Hemos sabido por conducto seguro que el Excmo. Sr. Marqués de la Romana se hallaba en zafra con su exercito y que amenazaba a las cuadrillas que han penetrado en el Reyno de Sevilla. No dudamos que tenga mucha probabilidad el rumor que ha circulado de que el exercito anglo-lusitano haya combinado su plan con el de este general para escarmentar la irrupción que cree establecerse en Andalucía…

En Extremadura brilla la actividad patriótica y los exercitos crecen diariamente con entusiasmo y los deseos de venganza…

 

GAZETA DE LA REGENCIA DE ESPAÑA E INDIAS[15], nº 11, 3 abril.

…Badajoz 7 de marzo.- Sabemos que el comisario de guerra francés, que se hallaba en Mérida a fines del mes pasado, despachó órdenes a todos los administradores de aquel distrito para que compareciesen a dar cuentas y entregar las existencias en dinero o en géneros; de manera que si permaneciese allí más tiempo quedaría totalmente arruinada la tierra.

Antes de ayer se presentaron al señor Marqués de la Romana, y a ésta suprema Junta, quatro religiosos agustinos calzados del convento de Xerez de los Caballeros, y conduxeron desde aquella ciudad a la de Yelves 21 prisioneros franceses, cogidos en Fuente de Cantos por una partida de nuestra caballería. Tanto el señor Marqués de la Romana como esta Junta manifestaron el mayor agrado a estos religiosos, beneméritos hijos de la patria, y en nombre de esta les dieron las debidas gracias por tan buenos servicios.

Las avanzadas que diariamente salen de esta plaza a las descubiertas no dejan de hacer algunos prisioneros.

 

…La Junta superior de gobierno y defensa de Extremadura, y la de Castilla la vieja, han reconocido con público aplauso y solemnidad la instalación y suprema autoridad del Consejo de Regencia de España e Indias en nombre de nuestro legítimo Rey y Señor Fernando VII, según se manifiesta en los dos oficios que aquí se insertan, y en el separado del General en xefe del exercito de la izquierda el Marqués de la Romana, fecho en Badajoz en 4 de marzo último:

1º.- “Señor: La Junta de Extremadura recibió el 23 del corriente la Real orden, que con fecha 16 del mismo le remite el Marqués de las Hormazas, comunicándole la instalación de V. M. en Consejo de Regencia. Ha tenido singular placer con esta noticia y a su consecuencia en acta de ayer ha admitido y reconocido a V. M., ha mandado se circulen las correspondientes órdenes a los pueblos de la provincia para lo mismo y en este día se ha cantado en esta santa iglesia catedral un solemne Te Deum, con misa de Espíritu Santo, en acción de gracias por tan plausible acontecimiento, a cuya función asistieron la Junta en cuerpo, el Marqués de la Romana, el Comandante de las armas, con los demás generales y oficiales que se hallan en esta plaza, su ilustre Ayuntamiento y un inmenso pueblo que ha manifestado igual satisfacción.-

Dios guarde a V. M. muchos años. Badajoz 27 de febrero de 1810.- Señor.- Francisco María Riesco.- Fructuoso Retamar y Olivas.- Vicente García Cavero.”

 

“Excmo. Sr.- En la noche y hasta la mañana del 23 al 24 del próximo anterior, tuve la complacencia de recibir los oficios de V. E. de 8, 9 y 17 del mismo, comunicándome la agradable noticia de haberse instalado, por Real decreto de 29 de enero último, un Consejo de Regencia, las justas formalidades y solemnidades con que se verificó este acto y la substitución del señor D. Esteban Fernández de León, uno de los vocales electos para componerlo en representación de las Américas (cuya qualidad renunció por las fundadas razones que se expresan) con el Señor D. Miguel de Lardizabal. Asimismo me manifestaba V. E. el nombramiento que había hecho el Consejo de Regencia para desempeñar la Secretaría de Estado y del Despacho de la Guerra en el Sr. D. Francisco de Eguía y la de Marina en el Sr. D. Gabriel Císcar, el reconocimiento de la Regencia hecho por el Supremo Consejo de España e Indias, por el Exercito, por la Ciudad y Consulado de Cádiz y demás autoridades, y las medidas y providencias tomadas por las mismas con relación al Gobierno del Estado y defensa de esos puntos: y que había merecido la general aceptación, así como la confianza de todos, el nombramiento de las cinco personas que componen el expresado Consejo de Regencia por sus notorias y distinguidas calidades.

Inmediatamente que recibí los dos primeros oficios los manifesté a esta Junta superior, con la qual me hallaba tratando varios asuntos urgentes del servicio. Y no debiendo dudar que tendría igual aviso, como sucedió con los pliegos que llegaron en la mañana del 24, me anticipé a hacerla partícipe de la satisfacción que me cabía por este feliz acontecimiento, que llenaba el deseo general de la nación, con el objeto de que se publicase, para que los fieles habitantes de esta noble y generosa provincia tuviesen el consuelo de ver que la Providencia, en las circunstancias más críticas y apuradas a que llegó nuestra suerte, nos había proporcionado el medio de asegurar enérgicamente nuestra unión y de alentar la esperanza de nuestra libertad.

Pasé luego también mis oficios al exercito, con copia puntual de todos los documentos que acreditaban la solemne instalación del Consejo de Regencia, para que se hiciese publicar por la orden general y al frente de las banderas y estandartes, a fin de que todos los generales, xefes y oficiales y demás individuos de las divisiones y cuerpos que lo componen quedasen enterados; y tuviesen igual parte en la misma satisfacción.

En consecuencia, pues, de mis oficios y de los de la Junta quedó reconocido el Consejo de Regencia con general consuelo de todos: y se ha invocado al Altísimo, pidiéndole conceda aciertos continuos para gobierno del Estado en el momento más crítico de su aflicción y calamidades. Así espero lo haga V. E. presente a S. M., asegurándole que este exercito, que tanta gloria ha sabido adquirirse está dispuesto a aumentarla, dando nuevas pruebas de su valor y constancia, y deseando siempre afianzar el timbre de tener una de las partes más activas en asegurar nuestra justa independencia y la libertad de nuestro amado soberano y de la Patria.

Dios guarde a V. E. muchos años.- Badajoz 4 de marzo de 1810.- Excmo. Sr.- El Marqués de la Romana.- Excmo. Sr. Marqués de las Hormazas.”

 

…Un sugeto de alto carácter, inteligente y fidedigno, escribe desde Badajoz con fecha del 3 y del 6 del próximo pasado a un amigo suyo lo siguiente: …

“…Acabo de oír del regente de la villa de Almendralejo, sugeto no iliterato y que entiende el francés, que llegaron hace tres días a dicho pueblo 150 franceses, únicos restos de cinco regimientos que habían entrado por Irún, pues todos los que les faltan, según ellos hablaban entre sí, fueron destruidos por nuestras guerrillas de Castilla, que pululan ahora con motivo de la diseminación de los enemigos”

 

SEMANARIO POLÍTICO DE MALLORCA nº 44, 3 abril, extraordinario

…Cádiz 5 de Marzo:…Se asegura que el Sr. Marqués de la Romana después de la derrota del Exercito francés en Extremadura se dirigió a Sevilla con el suyo, llevando hasta 60 piezas de artillería y que, unidos los Ingleses a los Españoles, después de haver intimado a la rendición sin fruto entraron a viva fuerza y destruieron toda la guarnición…

 

SEMANARIO POLÍTICO DE MALLORCA nº 45, 5 abril, extraordinario.

…Almería 14 de Marzo.-…Por carta de Estepona se sabe de la derrota y muerte de Ney por el Marqués de la Romana: en Olivencia [sic] han sufrido otra…

 

MEMORIAL MILITAR Y PATRIÓTICO DEL EXÉRCITO DE LA YZQUIERDA[16] nº 1, 6 abril.

…HISTORIA.- Quadro militar que presenta la España en las actuales circunstancias…

DIDÁCTICA.- Absoluta necesidad de la Teórica en el arte de la Guerra y ventajas que se logran con ella…

Aparece una nota final donde se señala que las suscripciones a este periódico han de hacerse en la casa de don Juan Patrón, frente a los Gabrieles, en Badajoz.[17]

 

DMLL nº 99, 8 abril.

Reproduce el parte de los combates en Badajoz el 11 de febrero, ya publicados en el Diario Mercantil de Cádiz de 27 de febrero.

 

DMLL nº 101, 10 abril.

Badajoz 13 de Febrero.- Jamás se podrán presentar a nuestra nación unos instantes más preciosos y coyuntura más esencial para arrancar de raíz el feo y horroroso lunar que amancilla toda la hermosura y brillantez de nuestro patrio suelo, que el estado y espectáculo que el mismo enemigo nos presenta y ofrece. Sus fuerzas, tan temibles en masa como débiles y cobardes divididas y separadas, se hallan en día en este último estado. Únanse todas las provincias, juren todas y cada una desplegar a un mismo tiempo y, si se puede, a una misma hora todos los recursos eficaces que la moribunda patria en sus últimas convulsiones nos está indicando y señalando, y al momento desaparecerá nuestro oprobio con la rapidez del rayo, que confunda la altivez de nuestro enemigo.

No creo se arruinarán las artes, se trastornarán las oficinas, ni los olivos ni tierras dexarán de dar su fruto, porque el que ayer los labraba y cultivaba ponga hoy, por unos cortos instantes, manos a la espada. Desengañémonos, esta guerra está en nosotros el que sea momentánea. Tomen todos, hasta el viejo trémulo y decrépito el arma, objeto único de nuestra esperanza. Si esta resolución se emprende no dexaremos ni aún reliquias que vayan a anunciar al crudo Emperador la ruina que el heroísmo de una nación noble ha causado en sus soberbias tropas; pero si cobardes, baxo la fe y deshonrosa cuchilla del miedo y del terror, permanecemos inertes y entregados a la apatía, sufriremos las cadenas más vergonzosas y seremos el oprobio y execración de todos los pueblo y la infamia de todos los siglos…

 

Real decreto del rey José Napoleón, Real Alcázar de Sevilla 17 de abril de 1810, por el que se dispone una nueva división administrativa del estado.

 

DM nº 123, 3 mayo.

A lo largo de estos meses el rey José napoleón ha organizado fuerzas militares en las zonas ocupadas de Andalucía, milicias cívicas. En este diario decreta la organización de fuerzas en todas las provincias que “reprimen los desórdenes públicos, proteja las comunicaciones de personas y bienes y asegure las propiedades y la quietud de todos”, tendrán la denominación de “cazadores de montaña de caballería o infantería”.

DM nº 128, 8 mayo.

Real decreto del rey José Napoleón, Real Alcázar de Sevilla 17 de abril de 1810, por el que se dispone una nueva división administrativa del estado. España, para su gobierno en lo civil, se dividirá en 38 prefecturas, una será Mérida y otra Cáceres. Cada prefectura se dividirá en subprefecturas cuyas capitales, en lo concerniente a Mérida serán Badajoz y Llerena y en lo tocante a Cáceres, Talavera de la Reina y Plasencia. Las subprefecturas se dividirán en municipalidades.

En los días siguientes aparece publicado el articulado organizativo.

 

DM nº 142, 22 mayo.

Real decreto del rey José Napoleón, Real Alcázar de Sevilla 23 de abril de 1810, por el que se dispone una nueva división militar del estado. España se organizará en 15 divisiones militares. Las prefecturas de Cáceres y Ciudad Rodrigo conformarán la 11ª y tendrá capital en Cáceres; Mérida, Sevilla y Córdoba conformarán 12ª división y tendrá por capital a Sevilla.

 

SEMANARIO POLÍTICO DE MALLORCA nº 46, 10 abril, extraordinario.

…Isla de León 1 de Abril.- Por Expreso llegado a la Isla el 26 de Marzo a las 12 del día, el Marqués de la Romana da parte al Consejo Supremo de Regencia, con fecha 21 del dicho, haber desalojado a los Enemigos de Zafra, Mérida y Santa Marta, habiendo perdido 3000 hombres en diferentes funciones; que el general Mendizábal ocuparía precisamente el 22 a Santa Olalla; que el general Mortier había hecho dos movimientos raros sobre Sevilla, pero que ya tenía a columnas en observación…

 

DMLL nº 103, 12 abril.

Noticias particulares. En el Manifiesto de la Junta Superior de Extremadura se halla el detall siguiente de la acción de Badajoz el 11 de Febrero.

El número de los enemigos que han entrado en esta provincia son el de cinco a seil hombres, y los que fueron a Ciudad Rodrigo el de seis a siete mil.

En la mañana del 11 del corriente se presentaron los enemigos sobre unas alturas inmediatas a Badajoz, y en el momento en que fueron vistos salieron como leones los paisanos y otras partidas de guerrilla a recibirlos provocándolos y desafiándolos con voces y otros ademanes, baxaron los franceses, se acercaron los valientes defensores de Badajoz y se trabó la lid, que duró hasta las oraciones, hora en que se retiraron los enemigos, dexando en el campo muchos muertos, tercerolas, fusiles y caballos: al día siguiente comenzó igual pelea a las ocho de la mañana, y estando en ella se presentó a la guerrilla más avanzada un parlamentario que traía dos pliegos, uno para la Junta y otro para el Gobernador, se dio parte de ello y respondieron éste y aquella que no querían oír las patrañas y embustes de los franceses y mandaron que no se les recibiesen los pliegos, que no se admitiese jamás parlamentario alguno y que si otra vez volvía presentarse se le recibiese a tiros; así se le contestó al parlamentario, oído lo qual se retiró, continuó el fuego, que duró hasta la noche por haberse también retirado los enemigos con igual pérdida que el día anterior: en la noche de éste día no pudiendo contenerse nuestras valientes guerrillas y esforzados paysanos, atacaron al enemigo en su propio campamento y lo hicieron huir vergonzosamente, dexando en él un botín que prueba hasta la evidencia lo precipitado de su fuga, pues entre otros muchos efectos se hallaron sombreros de oficiales, mantillas de caballos, bastones con puño de oro y una porción de caballerías atadas. Este es el hecho, la verdad y la resolución de los habitantes de Badajoz, que así se han defendido y hecho huir a los vencedores de Austerlitz, Jena y Marengo, y así lo serán siempre que vuelvan y mientras haya un viviente en esta plaza.

Badajoz 15 de Febrero.- merece la consideración y atención del público el heroísmo de valor y bizarría con que supo sostenerse, haciendo fuego sin cesar al enemigo en la función un soldado del regimiento de Mérida. Su situación era desde un chozo donde estaba reparado.

En los días 12 y 13 los enemigos han estado más comedidos, no atreviéndose a avanzar a los puntos que en día anterior. Prueba evidente de que no quedarían muy ufanos en las acciones del 11.

Del 16.- Los enemigos no han podido menos de confesar el destrozo que los paisanos le causaron el día 11. En Talavera entraron cincuenta heridos y otros tantos muertos aseguraron a los vecinos haber tenido.

Merece los mayores elogios la inteligencia, prontitud y actividad de los artilleros portugueses nuestros aliados. El 12 se llenó de gloria, y recibió las mayores demostraciones de amor en público, vivas y aclamaciones, uno de ellos llamado Juan Fariñas. Este distinguido soldado, habiendo observado desde su baluarte una columna enemiga a proporcionada distancia, puso la puntería con tal acierto y tino, que consiguió desbaratarla, quedando en el campo, hechos despojos de su plomo asolador de diez a doce hombres de los enemigos. Estos hechos, dignos de trasmitirse a la posteridad, entusiasmaron de tal suerte a los expectadores que, no contentos ni satisfechos con celebrarlo con las demostraciones naturales y comunes, le gratificaron con los intereses que cada uno podía según sus facultades. El Coronel D. Francisco Arenas tuvo la generosidad de excederse en la gratificación de mil reales de vellón. Estos son los heroicos sentimientos que animan y encierran en sus corazones los dignos hijos de la patria y habitantes de Badajoz.

Del 17 de ídem.- Los enemigos, según nos informan las partidas de información, aún permanecen extendiéndose entre Talavera, la Albuera y Valverde: es de sospechar que su objeto será reunir más fuerzas para volver de nuevo a incomodar y tentar el brío y fortaleza de los habitantes de ésta y su lucida y respetable guarnición.

Las partidas de guerrilla, compuestas de los célebres patriotas cuyos nombres hemos visto por todos los papeles del Reyno, se hallan batiendo frequentemente con el enemigo a una legua de Toledo. El día 3 mataron tres e hicieron prisioneros dos.

Sabemos que el célebre comandante, llamado vulgarmente el Empecinado, ha destrozado en los Caravancheles de Madrid doscientos franceses y que igualmente se dirige hacia aquella villa…Se concluirá…

 

DMLL nº 104, 13 abril.

Noticias particulares. Concluye el capítulo de Badajoz.

Del 18 de Febrero.- Ha entrado en esta plaza, entre otras, la división compuesta de los tres regimientos de infantería de Sevilla, Zafra y Osuna, al mando del Brigadier D. Rafael Menacho. Este digno General, luego que supo la proximidad del enemigo a ésta y recibió la orden de retrogradar su dirección, al momento lo executó, no obstante de hallarse todos los puntos y pueblos por donde había de verificar precisamente se marcha interceptados con considerable número de tropas enemigas, con quien ha tenido ligeras acciones y logrado de ellas, no solo abrirse camino sino es también hacerles perder mucha gente.

Nuestras avanzadas salen todos los días en prosecución y descubrimiento del enemigo. Este ocupa, según nos avisan, los mismos puntos que en el anterior hemos anunciado.

El día o noche que hay acción, nuestras tropas de descubierta no pueden ocultarlo en sus semblantes llenos de gloria. Ellos se burlan ya del aparato enemigo y no hay cosa que iguale a su intrepidez sino el gusto y satisfacción con que hacen estas salidas cantando la patria y el amor.

 

DMLL nº 105, 16 abril.

Gazeta extraordinaria de la Regencia de España e Indias de 27 de Marzo de 1810.

Extracto de los pliegos remitidos con fecha 21 del corriente por el general en Xefe del exercito de Extremadura.

De resultas de su infructuoso ataque contra la plaza de Badajoz los franceses se habían establecido en Mérida, Zafra y Santa Marta. Para incomodarlos mandó el Marqués de la Romana al mariscal de campo D. Carlos O’Donnell[18] comandante de la segunda división de aquel exército, situada en Alburquerque, que emprendiese paseos militares sobre Cáceres, Truxillo y todo el frente de su posición. Salió O’Donnell de Alburquerque a las 11 de la mañana del día 12 del corriente con varios cuerpos, que componían la fuerza de 2.500 hombres, de ellos 200 de caballería, y siguió su marcha en el mejor orden hasta el día 14, en cuya madrugada avistaron a las avanzadas enemigas en las inmediaciones de Cáceres y se rompió el fuego en la vanguardia. Los franceses, vista la buena disposición y valor de nuestra tropa, emprendieron su retirada por las alturas, tomando posiciones de las que eran al instante desalojados por nuestras guerrillas de infantería y caballería. Llegados a la sierra de San Benito quisieron hacer alto pero, notando que la caballería española iba a tomarles la espalda y cortarles la retirada, volvieron a ella descendiendo de la sierra y atravesando la gran llanura que hay hasta el Puente de salón, que pasaron con grande dificultad, perseguidos de nuestras guerrillas que siempre les fueron haciendo fuego hasta Aldea del Cano, distante de Cáceres tres leguas y media.

No creyó prudente O’Donnell empeñarse en aquella llanura, recelando que los enemigos recibiesen socorros de caballería y se volvió por Malpartida y Arroyo a Alburquerque, a donde llegó toda la división el día 15, después de haber andado 32 leguas en tres días y medio. Los franceses no pararon hasta Mirandilla, distante 9 leguas del punto de donde salieron por la mañana; y se sabe por noticias posteriores que han abandonado a Mérida, zafra y Santa Marta. Su pérdida debe haber excedido el número de 150 hombres, pues aunque usaron de la precaución acostumbrada de retirar los heridos, y aún todos los muertos de graduación (entre ellos el comandante de su caballería), dexaron 47 cadáveres en el campo y en el día inmediato entraron en Mérida 11 carros de heridos de gravedad, en cuyo número iban varios oficiales. Nuestra pérdida consiste en 2 hombres muertos, 38 heridos, los más ligeramente, 8 contusos; un caballo muerto y diez heridos.

Elogia mucho el comandante de la división la disciplina que observó toda ella en su marcha, la unión y el orden que conservó la infantería de línea persiguiendo al enemigo y la interpdez y arrojo de nuestras guerrillas.

Se cree que de resultas de este suceso los nuestros deben haber entrado en Santa Olalla el día 22, a donde se dirigía el mariscal de campo D. Francisco Ballesteros para cargar la retirada de los franceses…

…La Junta de Sevilla, desde Ayamonte con fecha del 24, participa al Consejo de Regencia que acaba de recibir la agradable noticia de venir batidos los enemigos de toda Extremadura, perseguidos por el general Ballesteros, que el 22 llegaba a Santa Olalla, y los enemigos dispersos se dirigían unos a Sevilla y otros a la Sierra…

 

DMLL nº 107, 19 abril.

Lisboa 9 de Marzo…El día 7 por la noche llegó a Lisboa el correo del sur de Portugal, a pesar de continuar todavía un tiempo muy tempestuoso. Por él hemos recibido diarios de Badajoz hasta 5 del corriente, cuyas principales noticias son las siguientes:

El enemigo se retiró el 28 del pasado de los pueblos de Talaverilla, Albuera, Valverde y Montijo; unos retrocedieron a los Santos de Zafra y otros a Mérida. Juzgamos que su intención será tomar los unos los puntos de Almaraz y puente del Arzobispo y los otros las alturas de Santa Olalla y otros sitios, en donde se hallaban colocadas antes nuestras baterías. Después de la salida de los enemigos de Talaverilla refieren los habitantes de aquella tierra, que aquellos conduxeron allí ocho carros de heridos y 50 muertos de los que fueron a pedir raciones a Villar del Rey, que había sido una partida considerable de dragones escogidos.

La fuerza del enemigo que baxó por el puente del Arzobispo era, según informes puntuales, de 4000 infantes y 600 caballos, mandada por el general de división Merlé y por los de brigada Grandoche y Soult, quien se conservaba el día 5 en Mérida, donde tiene fortificado el edificio llamado el Conventual. El general Mortier tenía su quartel general en Zafara, de donde mandó tropas hasta Albuera el día 2 del corriente.

El exercito del marqués de la Romana asciende actualmente a 24000 infantes y 2000 caballos disponibles. Hay dentro de Badajoz 11000 hombres, más de 6000 en Campo-mayor y el resto en Alburquerque…

 

MMPEI nº 5, 20 abril.

…POLÍTICA.- ¿Qué vale más, morir libre con las armas en la mano o vivir entre los hierros de la esclavitud?

DIDÁCTICA ESTRATÉGICA.- Concluye el artículo 1º…

NOTICIAS OFICIALES.- … El General Andrés de Herrasti, Gobernador de Ciudad Rodrigo, informa al Marqués de la Romana de acciones contra los franceses efectuadas por la partida de Don Julián Sánchez.

 

MMPEI nº 6, 24 abril.

…POLÍTICA.- Sobre el Ejército napoleónico.

DIDÁCTICA ESTRATÉGICA.- Artículo 2º. Lineas de operaciones. Modos de elegirlas. Su importancia y utilidad en la guerra ofensiva y defensiva…

NOTICIAS OFICIALES.-… Parte de José Balladares, desde el castillo de las Guardas, referente a los combates sostenidos los días 11 y 12 por la fuerzas de la División del General Ballesteros. Interviene el Provincial de Trujillo al mando del Teniente coronel Cristóbal del Solar de Celis, destacan el Cadete Joaquín Garay y el Soldado Juan Rasero.

 

SEMANARIO POLÍTICO DE MALLORCA nº 48, 25 abril, extraordinario.

…Badajoz 16 de Febrero.- Penetrada esta Suprema Junta de que en la actualidad depende la salvación de la patria de su energía y patriotismo, atendida la situación en que se halla después de ocupada la Andalucía y la estrecha obligación que le imponen sus deberes y cumplimiento de los solemnes votos que hizo en su creación y deseando dar para ello un público testimonio de su constante disposición a sostener la gloriosa causa que la anima, habiendo precedido la más seria premeditación en materia tan importante, decreta los artículos siguientes:

  1. No se reconoce por único y legítimo Soberano del Reyno de Francia y sus pertenencias a otro que al Conde de Provenza, como sucesor inmediato de los derechos de la casa de Borbón en aquellos dominios, con dictado de Luis XVIII.
  2. Declara que Napoleón Bonaparte es un intruso usurpador de aquella antigua y recomendable Monarquía, tirano de la Nación francesa, perturbador de la tranquilidad de la Europa y ambicioso anhelador a poseer y dominar las Potencias del continente, llegando su iniquidad a lo sumo de la perfidia en el execrable engaño que hizo con el incauto y desgraciado Monarca el Sr. D. Fernando VII nuestro amado Soberano, por lo qual le condena esta Suprema Junta a que en todos los papeles públicos, instrumentos, inscripciones y demás parages en que sea necesario expresar su nombre, sea con la nota del mayor malvado de todos los mortales y que debe ser arrojado y expulsado de la sociedad humana.

III. Que Josef Napoleón, figurado Rey en los delirios de su hermano, se ha intrusado en España violentamente a sorprehender y encadenar la Nación más generosa, ultrajar la Religión santa que profesamos y hollar los sagrados derechos de la misma y los de propiedad y legítimas adquisiciones de los ciudadanos.

  1. Ratifica y renueva la guerra que tiene declarada esta Suprema Junta y de nuevo declara contra los dos hermanos y toda su execrable familia, sus favorecedores, sequaces, receptores y auxiliadores, sin que en ningún tiempo puedan connaturalizarse ellos ni sus descendientes en los dominios de España, ni tener perpetuamente en ellos vecindad, propiedad ni adquisición alguna. (Se concluirá)

 

DMLL nº 114, 26 abril.

Badajoz 17 de Marzo.- El Mariscal de Campo D. Carlos O’Donnell, Comandante general de la segunda división del exercito de la izquierda, con fecha del día 14 del corriente, ha dado a su General en jefe, el Excmo. Sr. Marqués de la Romana el parte que sigue:

“Excmo. Sr. = Al amanecer de hoy han sido los enemigos atacados en Cáceres por las tropas de mi mando y, aunque estaban sin duda noticiosos de nuestra proximidad, y dispuestos a rechazarnos, les obligamos a abandonar la ciudad y sus inmediaciones: fueron perseguidos por espacio de dos leguas y media: dexaron muchos muertos, entre ellos el comandante y algunos oficiales en el campo, algunos caballos, otros se les cogieron, como también varias acémilas con carga. El número de sus heridos debe ser muy considerable, atendido el fuego incesante e inmediato que durante su retirada les hicieron nuestras tropas ligeras.

Nuestra pérdida consiste en 13 heridos, entre ellos un oficial de Voluntarios de Navarra. Las tropas ligeras y compañías de Tiradores de Toledo y Lobera, únicas que tomaron parte activa en la acción, se han conducido como siempre acostumbraron. El jefe de la vanguardia, que lo era el Coronel D. Carlos de España, a pesar de hallarse enfermo de gravedad, dirigió el ataque con un acierto, serenidad y valor dignos de la mayor recomendación: yo espero que V. E. tendrá presentes los méritos tan repetidamente contraídos por este bizarro Gefe. Los enemigos se han retirado hacia Mérida”

Se hace saber, para satisfacción del público y del General, gefes, oficiales y tropa que se han distinguido, escarmentando al enemigo en esta operación militar, tan bizarra como bien conducida: En su consecuencia ha acordado la Suprema Junta, con acuerdo del general en Gefe, se le expida el correspondiente título con el grado de Brigadier a D. Carlos de España, en atención a la bizarría con que se portó y a los servicios que anteriormente tiene contraídos con su batallón de Tiradores de Ciudad Rodrigo, del que es Comandante…

…La Junta de Extremadura pone en acción todos los resortes imaginables para burlar los planes del tirano. Al renovar en decreto del 16 de Marzo los solemnes votos, que a su instalación hizo ante la España toda, confirma los premios acordados en acta de 5 de abril próximo pasado en favor de los que se distinguieron en defensa de la provincia y su capital, ofreciendo además una de las mejores encomiendas de Santiago y Alcántara, que hay en su comprehensión en derecho de propiedad y sucesión a qualquier español o extranjero que entregue vivo o muerto a Napoleón Bonaparte o al intruso Josef; y un dictado decoroso que circunstancie en lo sucesivo la nobleza de su familia, una pensión de 4000 pesos anuales por dos vidas al que entregare vivo o muerto a cada uno de los malvados españoles que sostienen sus iniquas ideas desempeñando los empleos de su ministerio, y lo mismo por cada uno de los generales que mandan sus exércitos, 2000 pesos por cada uno de sus generales subalternos; 1000 por cada oficial, con la misma calidad de por dos vidas; y por los sargentos, cabos y soldados, a proporción del crédito que tengan cada uno, una porción de terreno fructífero en el pueblo de su respectiva naturaleza o en otro de la provincia, con la ayuda de 500 ducados para el establecimiento y derecho de propiedad perpetua, expidiéndose al intento los documentos necesarios que aseguren la propiedad de todas estas gracias en nombre del gobierno y la religiosidad de sus promesas.

 

MMPEI nº 7, 27 abril.

…POLÍTICA.- Sobre la Formación Militar de las Naciones y el espíritu militar de los Pueblos.

DIDÁCTICA.-Concluye el artículo 2º.

NOTICIAS OFICIALES.-… Informes del General Herrasti sobre acciones de Don Julián Sánchez.

 

GREI nº 18, 27 abril.

Reproduce los partes que el General Martín de La Carrera emite desde El Bronco, referentes a la acción sostenida, el 9 de abril, contra los franceses en Aldeanueva del Camino.

Badajoz 17 de Abril.- Parte que dan desde El Bronco, con fecha 9 del corriente, al mariscal de campo D. Martín de la Carrera, los comandantes de la expedición a Aldea-Nueva:

La gloria que acompaña siempre a las tropas de la vanguardia no nos ha abandonado en la acción de este día sobre Aldea-Nueva del camino, a dos leguas de Baños. Doscientos muertos, prisioneros, maletas, con muchas armas y caballos, todo es nuestro. La acción tuvo un éxito muy feliz. Emprendida más temprano hubiera sido completísima; pero V. S. sabe bien que se atraviesan mil insidentes que impiden verificar las acciones según se conciben en la mente de los que las proyectan.

A las 4 y media de la mañana de este día dimos sobre la avanzada enemiga, situada en el mismo camino, a un quarto de legua del pueblo, y parapetada del cortinal de un olivar. Habiéndola pasado a cuchillo, siguió la partida de caballería destinada a este objeto y al de formar en la plaza del pueblo su camino; más como la infantería marchaba con la viveza que prestan las alas de la gloria, llegó casi al mismo tiempo que la caballería y pidiéndole se apartase para poder con más desembarazo jugar los fuegos, lo hizo ésta, tomando otra calle. Los enemigos quisieron darnos la gloria, sosteniéndose con vigor, para que la que debió llamarse sorpresa se diga acción, a la que solo le ha faltado el requisito de la presencia de V. S. para que graduase su mérito; pero en los corazones y voces de la tropa, instruida al intento, no se oía más que Viva España, viva la Vanguardia y viva nuestro general La Carrera, que repetía el pueblo desde las ventanas, y los franceses también diciendo La Carrera, La Carrera, faltándoles esta adición: no nos dexa salir con la mayor decencia, pues hubo francés que huyó en camisa.

Si no fuese tan notoria a V. S. la bizarría del batallón de Lemus, sería preciso un volumen para explicar las acciones con que cada individuo particularizó su denuedo: soldado hubo que mató con su bayoneta 5 franceses y calculando la fuerza del batallón con la de los muertos, vendrá a deducirse que no habrá soldado que no tenga teñida la suya con la sangre en que deseamos bañarnos.

Concluida la acción y siendo forzosa la retirada para cumplir con las órdenes de V. S. se verificó ésta en el mejor orden, cubriendo la retaguardia la caballería, la qual ocupó todo el resto del día a Granadilla, punto interesante, y por la noche al Casar de Palomero, dexando siempre cubierto Granadilla, y la infantería se replegó al Aigal con el objeto de venir a pasar la noche a este pueblo. La pérdida que hemos tenido en esta gloriosa acción ha sido tan corta que no merece se haga mención de ella…

 

GM nº 118, 28 abril

Reproduce la información francesa, firmada en Montijo el 21 de abril, referente a los combates de la Roca los días 21 y 22 del mismo.

 

SEMANARIO POLÍTICO DE MALLORCA nº 50, 28 abril, suplemento al extraordinario.

Fin del decreto de la Junta Suprema de Badajoz:

  1. Confirma los premios acordados en acta de 5 de Abril anterior, a favor de los que se señalen en defensa de esta Provincia y su Capital: además ofrece una de las mejores encomiendas de las órdenes militares de Santiago y Alcántara que hay en la comprehensión con derecho de posteridad a sus sucesores perpetuamente a qualquiera exforzado Español o extrangero que en servicio de España, su libertad y Monarquía, entregue vivo o muerto a Napoleón Bonaparte o al intruso Josef su hermano, con un dictado decoroso que circunstancie y denote en lo sucesivo la nobleza de su familia…Continua con la tabla de recompensas que ya se reprodujo en el Diario de Mallorca de 26 de abril.

 

BIBLIOGRAFÍA:

AGUILAR OLIVENZA, Mariano,”Periodismo militar en la Guerra de la Independencia” en Revista de Historia Militar nº 44, Madrid, Servicio Histórico Militar, 1978.

FREIRE LÓPEZ, Ana María, Índice bibliográfico de la colección documental del Fraile, Madrid, Servicio Histórico Militar, 1983.

GÓMEZ VILLAFRANCA, Román, Extremadura en la Guerra de la Independencia, Badajoz, 1908, reedición y prólogo de Juan García Pérez, Editorial Renacimiento, Sevilla 2008.

MARABEL, Jacinto J. Damnatio Memoriae. Breve historia de los españoles, alemanes y portugueses relegados en el cerco que los aliados pusieron a Badajoz en 1812, Badajoz, Autoedición, 2017.

MARTÍN-LANUZA MARTÍNEZ, Alberto, Diccionario Biográfico del Generalato Español, reinados de Carlos IV y Fernando VII (1788-1833), Madrid. FEHME, 2012.

MELÉNDEZ TEODORO, Álvaro Apuntes para la Historia Militar de Extremadura, Badajoz, editorial Cuatro Gatos, 2008.

“La Guerra de la Independencia en la prensa de la época. Julio-septiembre 1808” en IX Jornadas de Historia de Llerena, Guerra de la Independencia en Extremadura, Llerena, Sociedad Extremeña de Historia, 2008.

PULIDO, M., y NOGALES, T. Publicaciones periódicas extremeñas, 1808-1988, Badajoz, Diputación Provincial, 1989.

RINCÓN JIMÉNEZ, Jesús, Periódicos y periodistas extremeños, 1808-1814, Badajoz, editorial Vicente Rodríguez, 1915.

SARMIENTO PÉREZ, José, La Junta Suprema de Extremadura en la Guerra de la Independencia Española, Badajoz, Junta de Extremadura/Consejería de Cultura, 2008.

SERVICIO HISTÓRICO MILITAR, Guerra de la Independencia, volumen V, Madrid, 1981, dirigida por Juan Priego López.

 

[1] Vocal de la Junta Suprema de Extremadura a su fundación en 1808, en representación de los labradores. Encabezando una de las partidas levantadas por la JSE combatió en diferentes ocasiones a los franceses. Posteriormente se refugió en Portugal con su familia tras la ocupación de Badajoz.

[2] Pedro Caro y Sureda, III marqués de la Romana, Palma de Mallorca 1761-Cartaxo (Portugal) 1811, estudió en el Seminario de Nobles de Madrid y en Lyon (Francia). Oficial de la Marina de Guerra pasó al Ejército en la campaña de 1793, contra la Convención francesa. En 1808 mandaba una Unidad española en Dinamarca, como aliados de Francia. Al producirse el levantamiento logró escaparse con gran parte de sus hombres y llegar a España donde ocupó puestos muy relevantes en la lucha contra el invasor. En 1810 es nombrado Capitán general de Castilla la Vieja y jefe del Ejército de la Izquierda, con el que combate en Extremadura con suerte dispar. En octubre pasó a incorporarse a las fuerzas que mandaba Wellington en Portugal, donde moriría en enero de 1811.

[3] Este Diario está publicado, en este año, en el Madrid ocupado por los franceses. En adelante DM.

[4] Joaquín María Barroeta-Aldamar, prestó servicio al rey José desempeñando, entre otros, los cargos de Intendente de Asturias y Prefecto de Santander.

[5] José Heredia Velarde; Oviedo 1751-Madrid 1814. En noviembre de 1808 se le ordenó, con una pequeña fuerza, la defensa de los puertos de acceso a Madrid, Guadarrama y Navacerrada, y posteriormente que recogiera los dispersos restos del derrotado Ejército de Extremadura, batalla de Gamonal 10 de noviembre de 1808. Reunidas tan débiles y heterogéneas fuerzas volvió a Madrid, que ya había capitulado, por lo que se replegó a Talavera de la Reina, dando lugar esta retirada a algaradas y motines entre las tropas. Sería arrestado por la Junta Central y sometido a consejo de Guerra. Sería exonerado en 13 de noviembre de 1809.

[6] En adelante DMLL.

[7] El Ejército expedicionario británico saldría de Badajoz en diciembre de 1809, el general Wellington lo hizo el 28 del mismo.

[8] En adelante DMDC.

[9] En los primeros días de marzo el Ejército de la Izquierda se extiende por la Raya de Portugal, abandonando sus posiciones en la Sierra de Gata. Así, aunque la división del general Martín de la Carrera permaneció en la zona sur de Salamanca, como apoyo a la guarnición de Ciudad Rodrigo, la división del general Carlos O’Donnell se estableció en Alburquerque, la del general Losada con el Cuartel general en Badajoz y la del general Francisco Ballesteros en Olivenza.

Por su parte los franceses, general Reynier, se mueven a Trujillo para ocupar la zona y llegar a la frontera portuguesa, como apoyo previo a la invasión de Portugal desde Salamanca.

 

[10] Pierre Hugues Merlé, general francés, su nombre aparece en el arco del triunfo en París.

 

[11] La Junta Suprema de Extremadura ordena la organización y movilización de “Partidas de Cruzada” en 8 de diciembre de 1810.

El punto 1º del decreto organizativo dice: …Que se arme toda la gente útil de la Provincia, en partidas sueltas, como medio que la experiencia ha mostrado ser el más a propósito para incomodar y contener al enemigo…

Siendo los Partidos más amenazados los de la Serena, Trujillo y Mérida se comisionó al Capitán Gabriel Corrales, a Fray Antonio de Dios y a Fray Celedonio Durán como responsables de cada uno de ellos, para activar el reclutamiento.

 

[12] Fray Celedonio Durán. Dominico. Es nombrado por la Junta Suprema de Extremadura, en 8 de diciembre de 1809, para “alarmar” a los pueblos del partido de Mérida, respondiendo al levantamiento general y organización de “partidas de Cruzada”.

Es jefe de partida en 1810 y el 18 de junio es destacado, por el Marqués de la Romana, desde Badajoz sobre el camino real de Talavera, donde sostiene un encuentro con una patrulla francesa

 

[13] Este es el último ejemplar, de 1810, al que hemos tenido acceso.

[14] Los “vales reales” eran títulos de deuda pública emitida por el Estado para sufragar los inmensos gastos en que se vio envuelta España en los finales del XVIII y el XIX, con las diversas guerras mantenidas.

[15]  En adelante GREI.

[16]           En adelante MMPEI.

[17] Actual calle de San Juan. Frente a la Iglesia parroquial de la Concepción, antiguo Convento de franciscanos de San Gabriel. El solar de la imprenta es ahora el acceso a un aparcamiento público.

[18] Carlos Odonnell y Anetham, Cadiz 1772-Madrid 1830. En 20 de diciembre de 1809 se incorpora al Ejército de la Izquierda, para el mando de la División 2. Combate en Cáceres el 14 de marzo de 1810, en las barcas de Alconétar, 30 de julio y en Fuente de Cantos, 15 de septiembre, pasando luego con el marqués de la Romana a las Líneas de Torres Vedras en Portugal.

Dic 162016
 

Álvaro Meléndez Teodoro, colmega@gmail.com

 

A modo de introducción. La fortificación moderna.

La fortificación de Badajoz, que nos caracteriza y mejor se conserva, amén de la Alcazaba, responde al sistema abaluartado.

El sistema abaluartado, o “a la moderna”, responde a la evolución de la muralla y la torre medieval frente al progreso de la artillería.[1]

La muralla medieval no permite establecer en sus adarves armas de fuego que necesitan amplio espacio para su manejo y, por otra parte, no presentan resistencia suficiente al impacto de proyectiles que rompiendo las defensas en su parte baja posibilitan la apertura de amplias brechas de acceso al interior de una fortaleza o ciudad.

Además, el alcance de estas nuevas armas hace vulnerable desde larga distancia, permitiendo una corrección cómoda del tiro, a los sobresalientes elementos defensivos del medioevo.

Ante estos problemas la solución está en la corrección de inconvenientes:

La murallas se “hunden” en la tierra para ocultarse y presentar menor blanco-aparece el foso.

Las torres se “aplastan”, ensanchándose, para permitir que se puedan asentar piezas artilleras y elementos defensivos de complicado manejo –aparece el baluarte.

Los muros se refuerzan para “engrosar”, presentando más resistencia y permitiendo el movimiento de piezas artilleras, materiales pesados, municiones y gran cantidad de personal a lo largo de todo el perímetro defensivo de una manera cómoda, rápida y eficaz –aparecen los terraplenes.

El alcance de las nuevas armas de fuego implica establecer elementos defensivos “avanzados” que impidan un fuego eficaz y una correcta corrección de tiro por lo que aparecen los revellines, caminos cubiertos y fuertes exteriores.

Basta con estas consideraciones para conocer de manera muy resumida los progresos y modificaciones que la fortificación abaluartada supone frente  a la medieval.

 

La muralla abaluartada de Badajoz.

Fue la Guerra de Restauración portuguesa (1640-1668) la que determinó el establecimiento de una muralla eficaz que defendiera la estratégica ciudad, sus almacenes de suministros, su población y su dominio de las vías de comunicación frente a los ataques rebeldes.

Al comienzo del conflicto la ciudad estaba completamente abierta, más de un siglo de relativa paz descartaba cualquier gasto en reponer defensas, y hubo que apresurarse a montar elementos adecuados para afrontar los ataques.

Los primeros elementos que se establecieron respondiendo a criterios defensivos modernos son el fuerte de San Cristóbal y la cabeza del Puente, que se establecen en los primeros años del conflicto, el resto de la ciudad se reforzó de manera inadecuada aunque sirvió para mantener libre la plaza en los diversos asedios y ataques a que fue sometida.

En pleno conflicto se establecen algunas otras defensas exteriores como el fuerte de Pardaleras.

En 1680 aparecen los primeros baluartes, en el sentido moderno del término, como apreciamos en la cartografía del ingeniero Francisco Domingo, proyecto de 1679, y leemos en la fecha de apertura de la puerta de la Trinidad, 1680.

Hacia 1692 el Capitán general conde del Montijo ha rematado gran parte del cerco abaluartado, como apreciamos en sus escudos de la puerta del Pilar y en la muralla inmediata a la Alcazaba, confundido con el escudo de Wellington en numerosas publicaciones. Su sucesor, el marqués de San Vicente, cerrará el cinturón amurallado entre la puerta del Pilar y el río Guadiana.

Puede decirse que al comenzar el siglo XVIII la fortificación moderna de Badajoz está completa en sus líneas esenciales. No debemos olvidar la máxima militar de que una posición defensiva nunca está terminada y siempre se puede mejorar.

Desde el primer momento las defensas de Badajoz atrajeron la atención de los más importantes Ingenieros militares del siglo de la Ilustración y los mejores de ellos puede decirse que pasaron por Badajoz permitiéndonos contar hoy con una extraordinaria cartoteca histórica digna de un Centro de interpretación o Museo militar que permita el acceso, estudio o disfrute a la ciudadanía badajocense.

En esta línea de mejoras pueden situarse las obras del fuerte de Picuriñas y del revellín de la Trinidad –más conocido como fuerte de San Roque- que se deben al proyecto de Diego de Bordick del año 1735.

Ya en el siglo XIX, verano de 1811, levantaron los franceses –del Ingeniero coronel Lamare- la luneta de San Juan, cuyo nombre original fue “moncoeur” y posteriormente “del general Werlée”.

Hasta su entrega a la ciudad, en 1930, la muralla siguió recibiendo las atenciones de la Comandancia militar ya que no se descartaba su utilidad en un hipotético conflicto.

 

Instituto de Historia y Cultura Militar (IHCM), Colección General de Documentos, documento 5-5-5-11, nº 4014.

Este expediente contiene dos documentos principales, uno de ellos es el que transcribimos, datado en Badajoz 1723, y el otro está firmado en Guadalajara en 1729. El primero es un análisis del estado de la fortificación de Badajoz y el de 1729 es un estado de las obras que se están realizando en la misma Plaza.

Señalamos la cuestión porque en el catálogo de la Colección General de Documentos aparece actualmente como título del documento 5-5-5-11 “Fecha, 11 de marzo de 1729. Relación y estado general de las plazas y castillos de la provincia de Extremadura…” no haciendo referencia al que estudiamos.

 

1723

Viva exposición que hace el YngenieroBordick al capitán General D. Luis Fernández de Córdova sobre el miserable estado de la Plaza de Badajoz: su suma importancia pª cubrir la frontera y Provincia y medio de su reparazion.

Se separó de uno de los legajos de dicho año y pasó al Depósito en Agosto de 1816.

 

 

Copia                                                                                                     1723 = Bordick

Excmo. Sr. Exposición sobre el miserable estado de Badajoz.

El antiguo y largo Conocimiento que tengo de esta Plaza, juntamente con el todo reciente reconocimiento que acabo de hazer della, por orden de V. Excª, puede dar lugar a esta prompta representazion que le hago sobre su Estado presente y la qual no puedo dilatar sin notable perjuicio de la seguridad desta frontera: por las ruinas que amenaza ya por varias partes de su recinto.

Pero para discurrir en este particular con algún método, combiene declarar a V. Excª que solo ay dos modos de hazer esta Plaza más o menos respectable como lo hubiera de ser, pues cubriendo no solo la Provincia de la que es llave, pero [sino] otras muchas que son contiguas a ella, sin que aya obstáculo a sus Espaldas que Ympida una Ymbasión y hallándose tan sumamente deteriorada no solo en la Ynfima disposisición y calidad de sus fortificaziones, pareze que la negligencia de su manutención a sido muy continuada por los antezesores de V. Excª, pues al presente está totalmente incapaz de defensa.

Puede ser el motivo principal de su descaecimiento que el Rl ánimo de S. M. aya sido hazerla tan Zelebre como sería Ymportante a su Rl servicio y que en la consideración de los Crezidos gastos que onerarían su Rl Hazienda aya sido también causa suficiente para dilatar sus convenientes reparos; pues a ponerla con las ventajas de su terreno ocasionará un gasto de más de 400 mil Doblones, debiéndose mudar su total figura y quedar la mayor parte de su rezintoYnutil, incluiendo en él la correspondiente fortificación de sus castillos y puestos exteriores que son muchos:

Este, Excmo. Señor, es el primer modo y en el qual me pareze no combiene pensar sin prezeder una firme paz que asegure la reedificación o tener para protexerla un Exercito que sin zelos de las potenzias Zircumbezinas (y quizás de otras Ymparziales a esta Monarquía) dificultosamente permaneziera sin turbaciones en esta frontera.

El segundo modo es reparar esta Plaza de suerte que se pueda decir que está en mediana defensa, no obstante los conocidos y multiplicados defectos que tiene: así en la traza de su circuito, la pequeñez de sus baluartes, la estrechez de sus defensas, las mal conduzidas y débil fundaziones suyas[2], como en la poca batida de sus muros, los quales siquiera no se executaron con la más ordinaria regla de la solidez, bien lejos de estar con las del Arte; a que añado la necesidad de un foso que no tiene y de una estrada encubierta[3]que al presente es tan inexcusable (si se consideran los grabes esfuerzos del Arte de atacar las Plazas) que es casi imposible defender sin ella qualquiera Plaza por buena que sea, y por considerable y repetidas que sean las defensas, pues toda la resistencia de [a] los aproches[4] estriba en aquella Ynebitable pieza. De modo, Excmo. Sr. que mediante estos generales reparos y algunas obras exteriores de poca entidad se pusiera en estado de contener los esfuerzos de un Exercito ofensivo, de resistirle en caso de necesidad y de lograr el feliz éxito que tubo en la última guerra, que fue obligar el levantamiento del sitio a sus expugnadores: por la natural disposición del sitio que ocupa, la grande extensión de sus puestos dominantes y el clima favorable que no permite que los grandes Exercitos puedan permanecer a su vista por los calores extremos del verano y por las ordinarias Ynclemencias del Ynvierno nocivas a las Empresas en todas partes; deviendo tener entendido que si esta Plaza logró en aquella ocasión tan milagroso socorro se puede atribuir al denuedo con que se introduxo, al gloriosos esfuerzo de la Guarnición y de sus naturales y a la poca experiencia del Enemigo, circunstancias todas que difícilmente se consiguen en todas las ocasiones.[5]

En esta inteligencia no parecerá inútil el prevenir a V. Excª que todo lo que yo intentara premeditar de obras exteriores en favor desta Plaza serían pocas y de poco momento, y quedarían dispuestas al mismo fin y a la misma utilidad que si S. M. resolviera su total reedificación en algún tiempo. Cuyo acierto pende [depende] de ser Ynexcusable el ocupar los puestos dominantes[6] a donde las destinara, pues desde ellos en cinco días de vatería me atrevo a decir, se puede hazer brecha capaz de penetrar el rezinto de la Plaza y por lo consiguiente hazer irremediable su pérdida. Por la extenuidad de sus terraplenes[7] en barios Baluartes y ningunos a bien pocos en sus cortinas; lo que uno y otro está descubierto desde los dichos puestos hasta el pie de la Muralla, la qual se puede reputar afirmativamente sin resistencia alguna.

Otra consideración me toca poner en los ojos de V. Excª, y es que en caso de que S. M. no pudiese subministrar para la erección de estos trabajos caudales proporcionados a la prontitud y a la precisión que se debe zelar en este caso, Ynformado que esté su Rl ánimo del mal estado de esta Plaza es: que se pueden executar consecutivamente sin riesgo ni causar notable armonía [sic] y así, procurando el zelo de V. Excª, aquellos medios que se pudieren conseguir de su generosa y Rl precaución. Con tal que no sean del todo cortos, si bien continuos, se podrán aplicar sucesivamente a lo que más precisare, para que hallándonos siempre en cierto estado de respeto para las Contingencias (sea la cesación del trabajo o bien otras que obmito y dexo a la considerazion de V. Excª se pueda evitar el riesgo de una desolazion universal de esta Provincia antes que nuestro Monarca la pudiese alentar con los bríos de su poder.

 

1º Para entrar pues en el discurso de esta materia con el mejor orden que se pueda, represento a V. Excª en primer lugar la necesidad que ay de terraplenar los Baluartes, de modo que el cañón que cabe en sus cortas defensas pueda mano obrarse a gusto, en que algunos van muy adelantados, pero esta es la menor parte, y concluidos; rehacer de nuevo sus parapetos y embrasuras[8] en los flancos y caras, y premeditando la objeción que se me puede hazer sobre la poca resistencia de los muros, respondo que no faltará Arte en la colocación de las tierras para que los carguen poco, además del conocimiento que tengo de la naturaleza dellas, muy aptas a ligarse y consolidarse por sí, observando además de esto los auxilios más prezisos, como la trabazón de la faxina, el batir y humedecerla en suficiente consistencia.[9]

2º En quanto a las Cortinas, se deberán terraplenar tanto quanto puedan contener un parapeto de nueve a dose pies[10], con un camino de rondas fácil, para la comunicación de dichos baluartes y si puede ser capaz para el transporte de las piezas de Artillería más ligeras de un Baluarte a otro; y a cuyo efecto se abrá de estrechar Yrremisiblemente la huerta del Combento de Sto. Domingo[11], por el terreno que se necesitará tomar en las dos cortinas que limita, y cercenar un poco el mismo convento de la Trinidad por lo que quita de defensa al baluarte deste nombre.

3º No ocurre ponderar la precisión de Escabar el foso, pero a de ser con muy distinto modo de aquel que se ha empezado, por el peligro a que han espuesto la cara derecha del baluarte de Santiago y que conviene revestir luego, por no haver dexado una berma que se dexará suficiente y con declivio para resistir el rempujo de las tierras de los terraplenes y que S. M. podrá en todo tiempo mandar revestir de cal y canto para mayor seguridad; como también la contra escarpa, sin la qual periclitan cada día este género de obras, atendiendo a los parages más urgentes.[12]

4º De las tierras que provinieren de dicha Escabación se formará, al mismo tiempo, la estrada encubierta, no seguidamente pero por parages Considerados y preferidos, aunque todo se aya de seguir Ynebitablemente, acudiendo siempre a lo más preciso como norma que se observará con madura reflección [reflexión]  en todo el discurso de la obra, pero cada vez que S. M. mande se proyecte, se me ofrece dezir a V. Excª que se puede hazer de dos maneras: la una como se ha empeçado (la qual no acredito) que es trazar sencillamente dicha estrada encubierta proporcionada a las defensas, o por mejor dezir a los flancos, pues se debe considerar a tiempo la flaqueza de las Cortinas, que son monstruosas en su dilatación [extensión] si se atiende a la magnitud de los baluartes que es muy limitada, lo descubierto de la Plaza y lo dudoso que estoy en que S. M. benga a resolver estos urgentes reparos; se debe pues precaver (y este es el modo que apruebo) el terreno competente a los Revellines que de toda precisión se necesitan para cubrirlas, lo qual no siendo antevisto se añadirían en lo futuro crezidos gastos en los varios movimientos del terreno de las plazas de Armas de la estrada encubierta, de suerte que a un mismo tiempo se puede dejar el terreno natural que pueden ocupar estas obras y de la escabación de su foso particular aumentarlas de modo que estén aptas en todo tiempo a recibir el rebestimiento con poca costa (porque bastará de tapia con la sobase de cal y canto) y no averse después de trastornar la Estrada Encubierta la qual quedará desta suerte siempre permanente y estos montones de tierra no dexaran, aunque desnudos, de tener parte de la utilidad a que se destinan y perfecta consolidación en sucesión de tiempo; esto es lo que se me ofrece informar a V.Excª. en orden al Cuerpo de la Plaza advirtiendo con especialidad la ruina que amenazan otras Caras de Baluartes que flaquean ya, a tal punto, que están separadas de sus ángulos de espalda hasta las fundaciones, de que se puede temer una prompta caida si se dilatare el remedio, el qual aplicado quanto antes será de mucho provecho a la Rl. Hazienda, Y remito otras circunstancias al proyecto quando S.Mgtd. lo ordenare que no merecen lugar aquí por inferiores.

5º) Por lo que toca lo exterior de la Plaza y sus Castillos debo poner en la sublime Ynteligenzia de V.Excª. que tube la fortuna, el año de 1709 de asistir al Proyecto que hizo de sus reparos el Excmº. Sr. D. Prospero de Verbon, Yngeniero General de esta Monarquia[13] el qual considerando bien maduramente los defectos de ella y quan inescusable se hazia lanecesidad de remediar los mayores en un prompto, convino en deverse fortificar yrremisiblemente el puesto del fuerte de Pardaleras y la altura de Trinidad[14] pues ambos dominan y enfilan las Cortinas y Baluartes del Cuerpo de la Plaza de tal suerte que me suspendo en la consideración del peligro que este escudo de la Monarquía ha corrido en los baybenes de la pasada guerra, y que pudiera aver sido manifestado a la perspicaz y Rl. mente de S. Mgad. por sus Generales en el curso de ella, con grande ventaja de su Rl. hazienda por el auxilio de las tropas que es poco costoso, quando no hubiera havido más zelo el honor de las Armas, por el qual recombengoa S. Excª. la diligente precisión de hazerlo patente a S: Magd. Como inevitable Atención de su prudente actividad, declarándole que es una evidente temeridad (por no ponderarlo más) pensar defender esta Plaza sin afianzar estos puestos y assi no puedo dejar de significar a V. Excª. que sería ynutil quanto se hiziera en abono desta Plaza, pues quedara aunque reparado, solamente disimulado el remedio y en la realidad de muy poca consideración, estos dos puestos Exmº. Sr. se pueden fortificar con reductos a la moderna enterrados los quales se defienden por si, y son obras de menos gastos de quantas se ynbentaron y de notoria utilidad y defensa; porque a ser construido con todos los requisitos del Arte, suelen hazer una defenza muy larga y aunque ganados, rezeloso el Enemigo en su ocupación y de poco ámbito para dañar al Cuerpo principal en lo qual no dudo que S.Mgª. benga en resolverlo caso que lo mande proyectar y pase su Augusta atención a la consequencia.

 

6º) Assi mismo el referido Yngeniero General cuyo dictamen confirmo, bino a considerar de qué poca costa seria asegurar el ataque del frente de esta Plaza que se estiende desde el Baluarte de la Trinidad hasta el paraje adonde el arroyo Ribillas desemboca en el rio Guadiana, que fue el mismo por donde la atacaron los Enemigos el Año de 1705[15] (a lo que no se huvieran atrevido siendo fortificada la altura de la Trinidad) haziendo un reductillo en la lengua de tierra que forman ambos ríos, para descubrir la abenida y los ribazos del sitado rio, y construyendo dos Diques con sus Ynclusas [esclusas] de muy corta espensa[16] se lograba ynundar el barranco que haze en este paraje el Ribillas delante de la Plaza y por cuyo medio se fortificaba en mucho esta parte hasta por cima del citado Baluarte de la Trinidad, de donde se pudiera agotar dicho barranco siempre que se quisiera y particularmente en los grandes calores, por las enfermedades que suele causar en la Guarnición la mansedumbre de sus aguas, las quales se precipitarían con este medio, añadiendo algún reductillo con comunicación a la parte superior de dicho Barranco en correspondencia del primero para cerrar esta avenida y cubrir estos Diques; a esta sazón con el revellín que se construyra delante de la cortina del Baluarte de Sn. Pedro al de la Trinidad se colocara la puerta como es uso en la Cortina.[17]

Quedaría bien cubierta y desembarazado el flanco que esta ocupa, que aunque es de poca defensa, es de ninguna al presente, y es de toda precisión para el contiguo Baluarte y respecto de hallarse el mayor frente del Castillo Viejo expuesto en este a la campaña, el sitio ventajoso y algunas ruinas favorables, todo esto permite su fácil reparo, asegurando el antiguo pie de su rezinto y valiéndose de su admirable situación con sagacidad, conviene establecer algunas lunetas y otras pequeñas obras que lo harán inexpugnable por aquella parte con muy poca costa porque a dexarlo de executar, está expuesto a la contingencia de Yntroducirse en él sin riesgo alguno con un quintal de Pólvora y que se pierda todo en una hora.

 

7º) Supuesto lo antecedente, sobre la Prolongación de la Capital de la Ynutil media luna de Sta. Tereza es de igual consequencia la construcción de un reducto pequeño que por estar debajo del fuego de la Plaza se ha de construir de manera que limpie y defienda el Ribazo del Rio Guadiana por esta parte, porque no tiene la Plaza parage alguno que lo bea debidamente y por lo consiguiente es un parage de los que se pueden zelar a lo menos tanto como todos los demás, respecto de que puede venir el Enemigo cubierto a su favor hasta un tiro de pistola del Glasis (cuando le hubiere). [18]

8º) Y finalmente para alegar todo lo que es Ynescusable en esta representación, debo asimismo poner en la mente de V.Excª. que necesita esta Plaza un Almazen de pólvora a toda prueba[19] de suficiente capacidad para su defensa, el qual destino en el Castillo Antiguo de ella, dispuesto de manera que esté oculto a los ataques, que reciba los Ayres que necesita para que este seca y segura de los acasos ordinarios y al mismo tiempo continuar la Batería contra el fuerte de Sn. Cristóbal de modo que lo inutilise al Enemigo contra la Plaza apoderado que esté de él[20], por quanto a que este fuerte puede aguardar los reparos y obras que necesita para hazerle mas considerable, por ser un puesto ymportantisimo aunque de corto y difícil terreno por lo que obliga al enemigo a una distante Zircumbalacion favoreciendo los socorros y protegiendo la Cabeza del Puente (a que contribuirá la referida batería), los Molinos, varias avenidas y la Plaza misma; esta cabeza de puente podrá también aguardar a que S. Magd. considere su ymportanzia pues necesitan estos puestos obras de mayor consideración de las que  tienen, por ser defectuosos, en extremo pequeñas y por decirlo de una vez de poca o ninguna defensa y amenazando ruina..

Y para que no quede escrúpulo alguno a donde quiera que llegue esta Relación mía devo prevenir a V. Excª. que aviendome puesto la estrechez de la precisión por ley declaro Yngenuamente que quanto alegue tengo por yndispensable si S. Mgd. gusta de evitar, no solo los quantiosos gastos de una nueba reedificación, pero [sino] los contingentes que amenazan ya y cuya compostura pueden ygualar los destos reparos y destas obras nuebas sin más ventaja en abono desta Plaza que ratificar sus defectos y el mal estado en que se halla al presente, y concluio diziendo que tal vez el Yngeniero General ideara en los parages en donde abono su opinión en favor de la mía (como justicia a tan superior conocimiento) obras de mayor entidad (que se lo que ignoro y de lo que no me acuerdo habiendo capazidad para mayores) pero afirmaré también que basta lo que propongo además que este género de obras colocándose, por lo reduzido, al centro de tan ventajosas situaciones se les podrá añadir sin menoscabo de su aprecio lo que se quisiere y así hallándose estos puestos asegurados en la forma que expreso, que es la más indispensable y menos onerosa, me propaso a decir que Badajoz fuera en semejante estado formidable a qualquiera exercito sin quitarle la Esperanza de Ynsuportable [invencible] si nuestro Monarca (que Ds. Gde.) se dignase algún día darle toda la atención que pide.

En quanto a los reparos de más inferior consideración para el servicio particular de esta Plaza daré a V. Ex. puntual relazion aparte, siendo todo lo expresado quanto se me ofrece dezir a V. Ecª. cuyaExcmª. persona guarde Dios como deseo.

 

Badajoz 21 de Octubre de 1723.

Excmº. Sr. B.L.M. de Vª. Excª. Su mayor y humilde servidor Dn. Diego de Bordick.        

 

Excmº. Sr. Dn. Luiz Fernandez de Cordova.

 

El documento final es el oficio de remisión, unos días después de recibido el anterior, en el que el Capitán general informa al Consejo de Castilla de la necesidad de poner en ejecución las propuestas de Bordick:

 

Muy Sr. mío, en ejecuzion de la orden de S. M. que V. sª me dirigió en fecha de 15 de el pasado, en que se sirve prevenirme lo concerniente a la visita de las Plazas de esta Frontera y reconocimiento de el Estado de ellas, los reparos que convenirá executar, los almazenes, fortificaciones y demás obras en el año próximo venidero; con tal estímulo y el de mi zelo, a todas las importanzias de servicio me e aplicado con el más Especulativo conocimiento a Examinar el estado, defectos naturales, descuidos y abandono de la importancia de esta Plaza; i Ejecutado todo en lo general y particular de ella mandé al Yngeniero Dn Diego de Bordick iziese un estado general en relación de todo, el que incluso remito a V. Sª juzgándole zeñido y proporcionado a la situación, que considero en la necesidad de remediar lo indefenso de sus fortificaciones. Lo que me persuado que expuesto a la alta comprensión de V. Sª, dará cuenta a S. M. para que si tuviera por conveniente poner su Rl. consideración en el importante objeto de esta Plaza, se sirva mandar se destinen para el siguiente año los caudales que propone el Yngeniero o los que sean de su Rl. agrado, se consiga el que levantando éste el Plan Correspondiente al más demostrativo conocimiento y dadas las demás providenzias pueda yo, exponiendo toda mi aplicación y zelo, el más vibo logro de esta importancia, conseguir el acierto de esta Plaza y el Castillo de Alburquerque (que son los dos principales baluartes de esta frontera) se pongan en el decoroso Estado que conviene a los Rls intereses.

Dios gde a V. Sª ms as como deseo = Badajoz 5 de Novre de 1723 = B. L. M. de V. S. su mor servidor = Dn. Luis Ferz de Cordova…[21]

 

 

Sr. Marqués de Castelar.

 

A modo de conclusión

A disposición del interesado en el tema de las fortificaciones de Extremadura dejamos este documento, transcrito con la única intención de facilitar su acceso a los estudiosos o todo aquel que quiera profundizar en el conocimiento de estos temas.

Para aquel que desee profundizar en esta cuestión recomendamos los estudios y publicaciones del profesor Julián García Blanco, sobre todo en el tema de Badajoz y su relación con Portugal y los desarrollados por la doctora, o bajo su dirección, María Cruz Villalón en lo referente a Extremadura y sus plazas y puntos fuertes.

En la bibliografía señalamos los trabajos más importantes publicados sobre Badajoz y su fortificación moderna.

Apéndice fotográfico

Fotografía 1.- Puerta de la Trinidad. Badajoz

Fotografía 2.- Hornabeque del puente. Badajoz

Fotografía 3.- Fuerte de la Picuriña, 1735, Bordick,. Badajoz

Fotografía 4.- Baluarte de San Roque. Badajoz

Fotografía 5.- Baluarte de San Pedro. Badajoz

Bibliografía y documentación.

CRUZ VILLALÓN, M. (Coord.), Ciudades y núcleos fortificados de la frontera hispano-lusa, Cáceres, Servicio de Publicaciones de la UNEX, 2007.

GARCÍA BLANCO, Julián, las fortificaciones de Badajoz durante la Guerra de Restauración de Portugal, Badajoz, Aprosuba, 2001.

“Rodrigo Dosma y la muralla de Badajoz” en VII Jornadas de Historia de Llerena, Sociedad Extremeña de Historia, Llerena 2006.

“Las murallas de Badajoz” en Revista O Pelourinho nº 14, Badajoz, Diputación Provincial, 2010.

MELÉNDEZ TEODORO, Álvaro, “Cerros emblemáticos de Badajoz” en Revista de la Feria, Ayuntamiento de Badajoz, 2002, páginas 99-113.

“El fuerte de San Cristóbal” en Revista de la Feria, Ayuntamiento de Badajoz, 2003, páginas 89-97.

La Raya extremeña en 1750. El informe de Gaver (I), XLIII Coloquios Históricos de Extremadura, Trujillo, 2014.

SILVA BARRETO, Alejandro, Guerra de Extremadura y Sitios de Badajoz, edición y notas de Lino Duarte Insúa, Badajoz, Tipografía vda. de Arqueros, 1945.

TEIJEIRO FUENTES, J. y MELÉNDEZ TEODORO A. La fortificación abaluartada de Badajoz en los siglos XVII y XVIII, Badajoz, Autoedición, 2000.

[1]La fortificación “antigua” es un simple muro de piedra, característico de los castros; la “media” son los castillos clásicos y la “moderna” la que aquí tratamos

 

[2]Mal trazadas y débiles cimentaciones.

 

[3]Camino cubierto. Elemento defensivo por delante del foso con parapeto para fusilería y otros construcciones.

 

[4]Galicismo por “aproximación”, trincheras que utilizan los atacantes de una plaza fortificada para acercarse a sus muros.

 

[5]Sitio que lo aliados pusieron a la ciudad en 1705. Sobre este episodio puede verse: SÁNCHEZ RUBIO, Carlos (coordinador), Historia e imagen de un asedio. Badajoz 1705, Badajoz, editorial 4 Gatos, 2010.

 

[6]Alturas de Santa Engracia en la margen derecha del río Guadiana y las de Picuriñas, Pardaleras y San Miguel en la margen izquierda, como más adelante señalará.

 

[7]El terraplén es la tierra acumulada, bien apisonada, tras los muros de una muralla “a la moderna”. Es la clave de la resistencia de ésta frente los impactos de la artillería de sitio y debe permitir en su parte elevada el asentamiento de la artillería propia y el paso de tropas y bastimentos a lo largo de todo el recinto amurallado. Bordick señala que son muy débiles, estrechos…

 

[8]Galicismo por cañonera o tronera.

 

[9]En resumen ensanchar el terraplén para que pueda sostener piezas de artillería y como el muro de sujeción no tiene la suficiente resistencia al empuje hay que colocar la tierra y apisonarla de modo que la carga no vaya sobre él en su totalidad.

 

[10]De 2’5 a 3’30 mts. Pie: 27’86 cms.

 

[11]Hoy Parque de Castelar.

 

[12]Al excavar los fosos se han dejado al aire los fundamentos de los muros, lo que sumado al empuje de la tierra interior que conforman los terraplenes pueden provocar su caída. La berma es un a modo de repisa que se deja en el borde de una excavación, trinchera o foso, para que la tierra sacad no caiga dentro de nuevo.

 

[13]Jorge Próspero de Verboom, ingeniero militar español, de origen flamenco. Capitán general y fundador del Real Cuerpo de Ingenieros (R. D. de Felipe V de 17 de abril de 1711.

 

[14]Alturas de la Picuriña.

 

[15]En 1705 las fuerzas aliadas partidarias del pretendiente Carlos de Austria (Portugal, Inglaterra, Holanda…) penetran en España tomando Valencia de Alcántara, La Codosera, Alburquerque y ponen sitio a la ciudad de Badajoz. Apoyándose en las fortificaciones de la plaza y el trabajo de los vecinos en los reparos de la misma, logran evitar el asalto y la toma de la misma. Los sitiadores ocupadas las alturas de la Picuriña y la margen derecha del arroyo Rivillas centran sus ataques en el baluarte de San Pedro (zona este de la ciudad), en el que lograron abrir brecha, destruyendo el flanco y cara derecha del mismo. Ante la cercanía de fuerzas borbónicas de refuerzo abandonan el sitio de la plaza no sin bombardear la ciudad en la que causaron una destrucción inmensa y muchas víctimas entre sus habitantes.

 

[16]Con poco gasto.

 

[17]Desde que el proyecto de Francisco Domingo, en 1680, ubicara la puerta de la Trinidad en el flanco izquierdo del baluarte, fue muy discutida y criticada esta disposición por todos los ingenieros que pasaron por Badajoz. Las “normas académicas” de la fortificación abaluartada disponían que las puertas principales de una plaza debían estar en el medio de la cortina, para poder ser cubierta por el fuego de los baluartes colaterales.

Nunca hubo fondos para acometer dicha obra y ahí permanece. No obstante, a pesar de las vicisitudes bélicas padecidas por Badajoz jamás fue atacada o asaltada por esta zona.

 

[18]En este punto señala el peligro que presenta la inclinada ladera este y norte de la Alcazaba, que permitiría llegar al asaltante muy cerca de los muros. La señalada media luna de Santa Teresa, no localizada por el momento en ningún documento, suponemos pueda ser la defensa adelantada establecida para reforzar la puerta del Alpéndiz.

 

[19]A toda prueba: A prueba de bomba. Capaz de resistir los impactos de la artillería de mayor calibre.

 

[20]En efecto, Diego de Bordick firma unos proyectos para un almacén de pólvora unos años después y una poderosa batería. No hay referencia alguna de donde estarían ubicadas ambas obras, suponemos que se establecerían en la explana superior y central de la Alcazaba, donde estaba la batería de Santiago o de las Lágrimas, levantada durante la Guerra de Portugal (1640-1668)

 

[21] Luis Fernández de Córdoba (1677-1743) Teniente general en 1720, en abril de 1723 fue nombrado Comandante general interino de Extremadura, donde permanecería hasta junio de 1725.

 

Mar 192016
 

Álvaro Meléndez Teodoro.

 

RESUMEN:

En 1750 el Ingeniero militar don Antonio de Gaver recorrió la frontera de Portugal en Extremadura, por encargo del rey Fernando VI, levantando planos de las fortificaciones que la cubrían y de los elementos más significados para su defensa o, en su caso, para una posible invasión de Portugal. Fruto de aquel trabajo sería un detallado Informe sobre el estado de las mismas, las obras a efectuar para su mejora y sobre la guarnición de que deberían disponer para una eficaz defensa del territorio.

En este trabajo presentamos la trascripción de la segunda parte de dicho Informe, con las anotaciones que Gaver dispuso sobre las plazas y fortificaciones de Badajoz, Alburquerque, Valencia de Alcántara, Alcántara, Moraleja, Trevejo y Salvaleón.

Nuestro objetivo es meramente la divulgación de un documento que puede resultar atractivo para los interesados en la historia local de Extremadura y, muy especialmente, para los ciudadanos de las localidades estudiadas. Si a la satisfacción de la curiosidad del lector siguiera una profundización en el estudio de este tema, merced a la bibliografía recomendada, nuestro objetivo sería doblemente cumplido.

Palabras clave:

Fortificación abaluartada, Badajoz, Valencia de Alcántara, Alcántara, Moraleja, Trevejo, Valverde del Fresno, Salvaleón.

 

 

Badajoz. Existtencia y estado de sus obras.

Por pedir el asunto ser breve sin faltar a la claridad excuso las noticias históricas de su etimología y antigüedad, por ser notorio y no Conduzir a la materia, solo sí hago el preziso acuerdo de los fértil y abundante de las llanuras de toda esta Probinzia; y que se une y Comunica con las Andaluzias, Mancha y Toledo, por cuya razón es puerta a la yntruducion del reino, sin tener otra Plaza en estado en esta Frontera ni en lo interior de él, solo a su derecha en la Probª de Castilla, Ciudad Rodrigo que dista unas treinta y seis leguas, con la fazilidad de ynttroduzion en este ynterbalo que quedan dichas en la parte primera, razones que obligan a mirar a esta capital como escudo para todo el pingüe y dilatado Pays que cubre.

Se hacen frente, de la otra parte del Guadiana, a la corta distancia de 3 a 5 leguas, en el Reino Vezino, las Plazas de Yelbes, Campomayor y Guromeña y de la deste lado la de Olibancia. Vadeasé este río por tres partes: a la hizquierda de la Plaza, hazia las hazeñas y por el más distante sin ser descubiertos de ella, pueden yntroduzirse en sus cercanías, pues por la poca corriente en el Verano quedan sus Aguas como estancadas, la poca precauzion de permitir los lavados en aquellos Conttornos y los desagues de algunas Tenerías mottiban la mayor parte de las enfermedades, las que se esperimentan mayores en los barrios más cercanos; el calor es excesivo en los meses de Junio, Julio y Agosto y parte de Septiembre, en los quales elevándose infectados vapores dél, yntroduziendose con el ayre que se respira es la causa efizientte de las regulares calenturas intermitentes que se padecen, a lo que contribuye lo grueso de las Aguas de su cercanía y fogosa estación en los meses referidos, mottibo que obliga a no recelar por entonces yntroducion de exercitto, ni menos que deje de acampar sin contingencia el nuestro como se experimentó en estas últimas Guerras.

En la Probinzia de Alenttejo, con quien confina, no se esperimentta ygual ynterperie en las referidas Plazas por estar más distantes del Guadiana y tener mejores aguas y fuentes, suponer aquella Probinzia de ygual fertilidad se opone a la experiencia de la continua ynttroduccion que abrazan de la nuestra, por lo que siempre en dicha Probinzia será costoso mantener un pie de exercito.

Contiene estta Plaza en su recinto ocho Baluartes y uno medio unido con el Castillo, en poca diferencia yguales, la mayor carrera es de quarentta tuesas, sus flancos rectos llegan a la extensión de veinte y cinco, la mampostería de mala calidad y construcción, y en el estado presente por parte arruinados y por otras imperfectos; sus parapetos, aunque todos deben arreglarse según el actual camino cubierto, se allan sin exercicio ni poder correr los fuegos en todo el frente desde el baluarte de San Juan, ymmediatto a la Puerta del Pilar, astta el de San Bizente en las orillas del Río; con las escabaciones que se ejecutaron quedan desbastados el Cuerpo y terraplén de los revellines, dos de ellos empezado su rebesttimientto hasta la altura de una tuesa.

Contiene la Población dos mil trescientos quarenta y dos vecinos; siguiendo la muralla recta y sin defensa por la parte del Río.

La contraescarpa y camino cubierto que le circuye es de sólida y buena mampostería, construida nuevamente, ejecutado con todas las ventajas, que pudieron lograrse de los preceptos del Arte a vista del terreno, particularmente la porción que prosigue frente a la Puerta de la Trinidad ganado la altura del antiguo Castillo delante del Baluarte de San Pedro, en el que en 1705 abrió Brecha el enemigo (el todo ajustado al Proyecto que se ejecutó para esta Plaza).

Al Lebante de la Ciudad se eleva el terreno, exttendiendose de medio día al Nortte doszientas tuesas[1], y de Lebante a Poniente ciento, cuya altura domina a la Ciudad y la Campaña, fue la antigua población en donde todavía se mantienen algunos edificios y una Parrochia donde se celebra, habiéndose despoblado desde que los señores Obispos por un yncendio se bajaron a la Ciudad (Cuyo Palazio sirve de Hospital) a lo que llaman el Castillo; está murado a lo antiguo de sólido tapial y mampostería, sus faldas por la parte de la campaña son de difícil acceso, lo yrregular de su pendiente, que quasi forma una curba, no deja descubrir desde lo alto su pie; tiene a su frente, de la otra parte del Río, una altura llamada de Sn Christobal, a distancia de doscienttas y treinta tuesas[2] y a corta diferencia de nivel (que ambas se elevan sobre el del Agua unas treinta y cinco[3]) aunque lo más alto del castillo o Ciudad antigua la barre con alguna superioridad.

Esttá ocupado este Padrasto con un quadrado yrregular (del propio nombre) cuyo frente por la parte que mira a la campaña, cubierto con un ynutil revellín, es de quarentta y dos tuesas su polígono exterior; y para descubrir una pequeña cañada que forma el regular pendiente de este frente se ben besttijios de un segundo camino Cubierto que adelantaron en figura de obra coronada; de despreciable extensión sus Flancos siguiendo la campaña de la otra parte en bastante distancia quasi de nivel al pie de sus muros, la que con insensible pendiente a la hizquierda barre libremente astta la Cabeza del Puentte, desde donde se manifiesta la Comunicazion que sigue paralela al borde del río, de uno a otro fuerte, con su foso y ángulos salientes, cuyas tierras se lebanttaron en las Guerras pasadas lo que oy está imperfecto.

Por la derecha es de dificultad la subida de su falda pues con Violenta ynclinazion se une en las llanuras donde desborda el Hebora; con prevención que están sus muros y defensas en muy mal estado, solo si que poco á se a construido de nuevo un pequeño Baluartte al entrar de la Puertta y los Corttos edificios para cuerpos de Guardias.

Escuso extenderme en explicar las Dimenciones de este Fuerte, como asimismo lo haré tratando de los demás, en el supuesto de que en todo tiempo se an de tener a la Vista los correspondientes planos.

Por el frente de la puerta de la trinidad, a doszientas y cinquenta tuesas[4] [y] a corta distancia del natural pendiente del Glasis, forma una altura que domina toda aquella parte de la Plaza, llámase la Picuriña, el terreno de su frente se extiende a ciento y cinquenta tuesas[5] quasi de Nivel, adelantado hazia la Campaña, desde donde empieza el pendiente hazia ella y por la hizquierda a Unos olivares, que asimismo a poco trecho forman berttientte cubierto de la Plaza; a su derecha se extiende y corre la falda con suavidad asta la cañada y arroyo de Ribillas, formada con el pendiente de otra altura que, a distancia de quinienttas tuesas tiene a su derecha [y] llamada de Pardaleras, la que haze frente a la parte de la Ciudad por la Puerta del Pilar, desde la que ba elbandose el terreno Ynsensiblementte como el de la antecedente, queda formada la referida altura suficiente para dominar y servir de Padrasto por esta parte; extiendese el terreno de su frente quasi de Nivel a unas ochenta tuesas y por la hizquierda pasadas de ciento. Cuyo berttientte es el que forma y prosigue con la referida cañada y Arroyo avenida para la Plaza del perjuicio que se reconoce; y por la parte del Río corre el terreno con menos subidas, formando a la ymmediacion de sus orillas, frente al baluarte de Sn Bizente unas lomas y terreno por donde el enemigo desde los expresados vados y Huertas de Tena puede conducir sus ataques.

La primera altura o Padrasto de la Picuriña está ocupado con un fuerte, abiertas las escabaziones, quasi en estado el terraplén, faltándole el revestimiento y solo tiene perfeccionado su camino cubierto y comunicación astta la Plaza en el revellín de la Trinidad; con particulares ventajas no solo descubriendo las citadas avenidas y cañadas, sino está también barriendo la falda del Castillo, por el terreno que llaman la Quebrada.

El de las Pardaleras está ocupado con una obra coronada antigua, de mala construcción, reducida y Ynutil, siendo el Puesto que debe ocuparse para lograr mayores ventajas la Plaza.

A todos los domina y barre con superioridad el Castillo, descubre las avenidas y campaña vezina, circunstancia que manifiestta lo útil y ventajoso destte puesto.

En esta Plaza solo ay dos quarteles (quitada alguna corta abitacion en el Castillo y Casas que se alquilan en prezision) el uno ynmediato a la Puerta de las Palmas, el que podía contener dos Batallones y medio, pero habiéndose recompuesto de nuevo estte año, lebanttado su techo, dado más ventilación a las quadras y dividido; se a dispuesto en una de las Crugias bajas pesebres para ochenta Caballos y abittacion para los soldados, y la otra parte de división para un Batallón, que actualmente lo ocupa el del reximiento de Milán[6]; es de buena mampostería, tiene de largo treinta y seis tuesas[7] y de ancho cinco[8].

El terreno del circuito destte quartel, hasta el terraplén de la muralla es llano y capaz para extenderse formando quattro cuerpos yguales al antecedente (cuyo ynttentto tuvieron sin duda, como lo manifiestan los dentellones[9] o Lambordas en sus extremos) formando un patio en el centro, y pueden contener entonces, ampliamente, quatro reximientos, y esta disposizion, además de ser cómoda en qualquier Plaza, se añade ser esencial disponerlo así en esta, respecto de que por los excesivos calores no pueden de noche abittar los soldados y, siendo preziso permitirles salir a la Puerta se an experimentado grabes yncombenientes; incluirá un pozo que se alla en la ymmediazion del existente, aunque el agua es un poco gruesa. El paraje más a propósito para esta obra es en el terreno yncluido entre las paredes del Combento de san Fco y terraplén de la muralla de su frente.

El otro, capaz de dos Battallones, ymmediato de Stº Domingo, tiene de largo quarenta y tres tuesas y de ancho cinco, de buena mampostería con Contrafuertes de una y otra parte a proporcionadas distanzias; el primer piso cubierto con bobeda de ladrillo (sirvió antes para la caballería) el segundo a tejavana le ocupa el Reximiento de Yrlanda.[10]

No ay más Almazen de Pelttrechos que el que está en el baluarte de san Juan, ninguno de Viberes, no exttiendome más en estte asumptto, ni lo que pertenece a Cuarpos de Guardia, respecto de suponer se abran remitido de aquella Dirección lasrelaciones correspondientes a los reparos que se están ejecutando, siendo punto de la primera attenzion la notable falta de un Hospittal, reduciéndose al presente al corto del castillo y frente de Sn Francisco unas casas de particulares que sirven a este fin.

Dicttamen

Graduadas las ventajas que logra esta Plaza por sus circunstancias y situación, es constante an de extenderse sus fortificaciones de modo que se haga respetable y sirva de repuesto y Almazen general; pero así mismo es preziso (además de tener presente las reflexiones que a estta relación prezeden) hacerse cargo y atender a lo siguiente.

Se supone aquel reino con fuerzas para conquistar o Yntrudución de un exercito en el nuestro o no. Si lo primero, debe atenderse igualmente a todos los puestos que cubren en poca diferencia la misma enttrada, Uno dellos es la Plaza de Alconchel, añadiéndose a que con la referida de Badajoz yncluyen en medio, yntroduzida en nuestro terreno, la de Olibencia, que por aquel Príncipe (en caso de la supuesta fuerza) debe mirarse como a repuesto general y puerta para la Conquista, mayormente quando sirven de segunda Línea de Plazas (de que careze el nuestro) las referidas de Yelves, Campomayor y Gurumeña.

Y si lo segundo, no será combenientte extender esta Plaza de modo que necesite un crezido número de tropa para su Guarnición, porque las fortificaciones sin esta no son más que un embarazoso agregado de cal y canto, en cuyo caso supuesto superior nuestro exercitto bastará sean las Plazas de estta Fronttera de mediana extensión y menores las intermedias según el lugar que ocupan, repartiendo los viberes y Peltrechos a proporción en ellas, no exponiendo el todo en Una, respecto de que habiendo de servir para abrigo del exercito operante se allará igualmente socorrido, sin las conttingenzias que tiene en caso de ser cortado, bajo cuyos […] sentada la fuerza del dilema y deseando no extender este discurso dejándolo para la recopilación total que junto en uno expondré de las quattro Probincias, es mi dictamen el siguiente:

Para completar ambos fines debe irse por partes, demoliendo y reedificando el recinto según el proyecto, ajustadas sus alturas con relazion a la Contra escarpa y camino cubierto ejecutado, rebisttiendo los terraplenes que existen para sus rebellines; perfizionar la contraguardia del Baluarte de la Trinidad y tenaza que desde él corre hasta la cara del Baluarte de Sn Pedro, y la primera con la mayor urgencia, pues la cara derecha del revellín destacado de Sn Roque no tiene otra defensa y aún esta escasa, a no adelantarla más a la Campaña; y por fin según el orden de preferencia que entonces propondrían: finalizar y cerrar el recinto prosiguiendo la obra empezada por la parte del Río.

Aunque el Proyecto según lo manifiestan los trazos, escabaciones y noticias que dél tengo, es de lo más ajustado, nunca hubiera empezado en el mayor esfuerzo de sus obras, si no es por las del Castillo o Ciudad antigua, dejándolo en un estado de defensable Ciudadela con los Quarteles y Almazenes necesarios, no solo a la Guarnizión de su defensa, sino también capazes para la que tuviese la Plaza; después della la precisa ocupación de la Alttura o Padrasto de las Pardaleras con un quadrado de un polígono capaz y proporzionado a que lo saliesen las partes ajentes o flanqueantes a su defensa; rematando la obra de la Picuriña.

Estta indispensable obra, además de barrer la campaña por todas partes, correspondiéndose los fuegos con los de la Picuriña, barriendo el Glasis de una y otra parte de los Baluartes de la Trinidad astta el de Sn Joseph, que es en poca diferienzia con el que se encierra la Plaza, se logra que como a Segunda Ciudadela, comunicada con la Plaza, quede la guarnición destta reducida a menor termino su estensión, no tratando al presente sobre las defensas -que reconozco prezisas- ideadas; el fuerte avanzado en la Huerta de Aznar ni batería sobre la Peña y Calzada del Molino frente al baluarte de Sn Bizente, no pareciéndome esenciales la cortadura que se propone desde la falda del castillo asta el borde del Guadiana, ni el reduzido Hornabeque que se propone al pie de la altura de Sn Christobal con idea de impedir la yntriduzion entre el Río y su falda por estar descubierto del castillo, de la Ciudad y […] parajes de ellas.

 En la otra altura quasi de Nivel delante del frente de Sn Christobal, seria preziso formar un Hornabeque con comunicación al primero, y desde este formar otra [comunicación] astta la cabeza de la Puentte, siguiendo las escabaziones que se reconocen de la que provisionalmente formaron en tiempo de Guerra (mejorada la disposición) sin estender mucho más el Hornabeque que cubre el Puentte, que en caso preziso admite recomposizion, concluyendo así mismo las Plazas de armas y camino cubierto.

Mejorado el puesto de Sn Christobal, ocupado como se a dicho Pardaleras y rematado el de la Picuriña, no solo obligan a una numerosa tropa para circumbalar esta Plaza, que sin duda no podrán con esta facilidad darse la mano los quarteles, sino también tendrá el enemigo en una yndiferenzia para encaminar sus ataques de yntento o verdaderos a uno de los referidos tres puestos; la razón es la relación de defensa que guardan entre si lo que las mejora y haze respetable, la superioridad a ellos del Castillo o Ciudadela, lo poco que se adelanta en ganar uno solo por ser tan manifiesto; concretando lo que por partes he ydo refiriendo, tanto por lo que mira a su ataque como para su defensa; concluyo repitiendo que ocupados los puestos como dejo referido y graduadas las demás Plazas dependientes a ella, le basttaran en qualquier caso de yrrupcion con aquel reino seil mil hombres de guarnición, combiniendo en que los quarteles y almazenes sean capazes a lo correspondiente asta los seis mil que supongo nezesarios al descanso de un campo Volante.

Prezisa Prevencion

Aunque doy por supuestto que en la secretaria de Guerra paran los Proyecttos aprobados correspondientes a esta Plaza, con las relaciones muy por menor de sus motivos y particulares circunstancias, para el acierto en la situación de las partes al que dirija la obra, me a motivado a esta digresión el ver que estos prezisos instrumentos no se enquentran en el Archibo de la Dirección destta Plaza, ni en la Contaduría, (sino solo las condiciones y contrata) en donde debían [estar] según Capítulo de ordenanza; y siendo así que estrabiandose alguno dellos en el decurso del tiempo y resolviese S. M. la prosecución destta obra, no solo sería exponerse quizás a infructuosos gastos, sino es también a algún perjudicial herror en la dirección de los trazos y colocazion de las piezas, por cuyo motivo sería importante que desde luego se passase del todo copia a las referidas oficinas y al propio paso formar de nuevo los correspondientes Plano y Perfiles, no bastando con ser numerados estos sino también acompañarles de una ynstruccion en la qual se repittan las referidas dimensiones por escrito, por no exponerse a la fazil equibocazion del número, que es conttingentte a no mandarlo efectuar quién lo proyectó o a lo menos que lo dirija sujeto de Ynteligenzia que por conjetura pueda corregir el herror; respecto la Campaña vezina amplificando en dicha ynstruccion quanto parezca combenientte al fin que lo propongo, pues o por los accidentes de muerte de aquel sujeto, yndisposiziones o prezisas ausencias commmobidas de la obediencia, parando en otras manos y en sujeto menos Ynstruido del echo, aunque capaz, está expuestto a un herror, todo lo que me ha parecido preziso exponer por la seriedad del asumptto y para otros casos de la misma naturaleza.

Plaza de Alburquerque. Existtenzia y estado de sus obras.

Está situado este Castillo en un cerro de Peña escabroso, elevado sobre el nivel de la campaña por la parte del mediodía unas 55 tuesas[11], descubre por la dirección del cerro de las Dos Hermanas (que tiene a disttanzia de una legua)[12] en día sereno la Plaza de Badajoz, de la que distta seis leguas[13]; a la parte del Nortte por su falda, algo más acesible, se extiende la Villa, astta correr la mayor parte por la llanura, la que está sin Murallas, solo las tiene la que llaman antigua, que la circuyen, y se unen con las del elevado castillo, el que es fuerte por naturaleza, no permitiendo a el Arte su reduzido espacio, extenderse para su aumentto.

Prosigue la Peña de su situación, en forma de Cuchillo o Caballete, escabrosa, ynacesible, dirigiéndose azia el Noruestte de unas 500 tuesas[14] (en cuyo exttremo haze intermisión), está ocupada de dos reduzidos reducttos, llamados el primero Torre de la….y el último de las Bacas, con comunicación de una a otra hasta el castillo, sin permitirle el referido Caballete más anchura en parajes que escasamente unos tres pies; a esta misma dirección, a distancia de una 80 tuesas[15], tiene a su frente la citada torre de las Bacas una pequeña altura o reduzido cabezo (a quien domina) llamado del Pozo de la Nieve, en cuyo yntermedio pasa el camino de la Codosera, prosiguiendo por la otra parte de corta anchura en su falda una colina escabrosa astta las del Reino de Portugal, del qual se descubre el lugar de Ubela [sic][16] de la otra parte del Hébora[17].

 Por la otra parte de las dos Batterías alta y baja que tiene este Castillo, al pie de la Torre del omenaje,  y hazia el suestte tiene dos alturas que las mismas [son] como Padrastos, el primero es el reduzido Cerro de Mesones, un poco más elevado que la Batteria Baja y de su falda, prosiguiendo unas trezientas tuesas el Picacho de Sta Luzia por estar allí la Hermitta destte nombre; a todos domina con superioridad la Torre del omenaje y interior recinto del castillo sin que la extensión destas colinas embarazen el que por todas partes se descubra una dilatada campaña; confina con los términos de Ubela y Arronches en Portugal; sirviendo a dos leguas de Linea de división la ribera de Abrilongo.

Este castillo en lo yncluido por sus muros tiene de Largo unas 600 tuesas[18] y de ancho 30[19]; quando estuvo en poder de los Portugueses atendiendo a la obliquidad de sus fuegos, ocasionada de la excesiva altura, idearon muy al propósito circuir el frente de la Ciudad con otro recintto al pie de la Peña, de unas 13 tuesas[20] más bajo que el primero, uniéndose con los muros destta de una y otra parte; existe actualmente la mayor parte destta obra, a una altura de 2 tuesas 3 pies, de deteriorada mampostería, cuya dirección por lo poco flanqueado entre sí con quatro ángulos salientes, de unos reduzidos medios Baluartes, es despreciable aunque azertado el fin, desde este puesto se impide y barren los Sitios donde desde ellos se pueden dirigir los ataques a la Ciudad, particularmente a la hizquierda del Combtº de Sn Francº extramuros, donde pusieron sus Batterías.[21]

La prezision de conservar este puesto es manifiestta, considerando tener entre esta Plaza y la de Alconchel a Badajoz, pues es constante que en todos Casos an de sobstenerse mutuamente y de que es así en la regular […] que deben situarse los puestos para lograr esta Venttaja y fin.

Encierra este castillo la Torre del Omenaje de 6 tuesas en quadro[22], de sólida sillería elevado 91 tuesas sobre su piso y estta contiene en el principal un Almazén de Polbora capaz de 600 Barriles, pero sin Bentilación padece allí este género, y sobre este dos bobedas: una de ellas con tres dibisones donde se tienen algunos géneros de Arttillería; desde este piso se pasa, por medio de un puente con arco a otro torreón, llamado de las tres esquinas, contiene otro Almazen de Polbora y Peltrechos, y lo alto de ambas por estar cubiertas de Bobedas de unos cinco pies de grueso sirben de Plataforma, desde las que se descubren los caminos de la Liseda, Brozas y Alcanttara, todos corriendo por la llanura en donde puede jugar la Caballería; se descubre así mismo, a disttanzia de siete leguas, Marbaon, Lugar de Portugal; al pie de dichas Torres ay dos quarttos, el uno poco haze renovado, en donde está el horno; a la parte de la Villa otros descubiertos que fueron Palazio del Duque, tiene su Yglesia y Sacristía, todo de Bobeda y la última sirve de sala de armas; su azotea sirve de Plataforma; tiene un quarttel de 14 tuesas de largo y 6 de ancho[23]; contiene este edificio lugar para tres Compañías y Almazen de Peltrechos, ay otras cortas abitaziones, dos Cuerpos de Guardia y tres Cistternas; las Batterias alta y baja que hacen frente a los Cerros de Santta Luzia y Mesones que se an recompuesto de nuevo.

Los Muros de la Ciudad son de mediana mampostería, suficiente grueso, con camino de Rondas y torres quadradas, siendo su mayor altura de 5 tuesas[24] con un foso imperfecto que las circuye solo en la puerta de Alcántara, en donde formaron los Portugueses un pequeño valuarte que la cubre y existe, los que tuvieron ynttento y empezaron a fortificar el recinto de la Villa.

En ésta y a la derecha, en la entrada de la Puerta de Alcántara está, en la Plaza de Armas, un quartel de [¿17?] tuesas de largo y 8 de ancho[25], dividido por una muralla que se eleva hasta su Caballete o pendiente del tejado, caben en las dos 112 camas, sin las que se pueden disponer en crugía en el ynttermedio de los Pilares; el pabimento es de toda piedra él, cubierto a teja llana, las ventanas capazes para su Ventilazion, ynmediato al muro está el quarto para el oficial de Piquette u cozina para tropa, el todo reparado poco haze y en buen estado, como assi mismo los Cuerpos de Guardia en las Puerttas y dos torreones de las murallas.[26]

A la hizquierda, entrando por la citada puerta, ay un pozo manantial capaz de buen Agua y abierto en Peña Viva, sirve para la Poblazion y antes para la Caballería que ocupaba el mencionado quartel y actualmente está un Battallón del reximiento de Ultonia.[27]

No ay más Hospital para los Militares que extramuros la Hermitta que fue del Spirittu Santto pared en medio de las Monjas de San Frncº, muy reduzido y Yncomodo, en mal estado, sirbiendose de la corta Capilla o Yglesia además de otros quartos reducidos para quadra de los enfermos, sin más Agua de pie que un Pozo para lo más preziso y, por fin, destta falta son grabes los perjuicios que se siguen a la Tropa.

Dicttamen

En la misma descripción destte puesto dejo dicho lo útil de su conservación y, por consiguiente, preziso el reedificar la obra que empezaron los Portugueses, mejorada su disposizion; en la Torre de las Bacas formar una batteria circular o hierro de caballo, disponiendo por orden las comunicaciones hasta el Castillo, mejorando éste en la unión de ello según pide el desnivel y superioridad con que queda; sería ynutil obra alguna que se idease en el despreciable cerro del Pozo de la Niebe, que sin sin duda si se pensó ocupar fue creyendo embarazar el que el enemigo, arrimado por aquella falda, dirigiese con fazilidad sus aproches, pero ese recelo aunque lo desbaneze la dicha Battería, lo imposibilita sin otra dilixencia un flanco que en la nueva disposizion de la obra de los Portugueses, barrerá quasi de nivel aquella avenida, según mi delineazion.

Por la parte interior de la Batteria alta, paralelamente a distancia de 8 tuesas[28] de su parapeto, hallo conveniente, prosiguiendo la testtera de la Yglesia hazia la derecha, y quarttel actual de la tropa, un Caballero quasi en la misma altura que en la Plataforma de aquella, cuyo espacio será capaz para diez cañones, bajo de la qual, a la prueba, se tendrá un espacioso quarttel, completando de estte modo los medios para dejar anulada las obras con que se pensasen ocupar las alturas de Stª Luzia y Mesones; y estte Castillo con lo necesario a una vigorosa defensa, el que asegura la Villa de qualquier yntento, cuyas Murallas son suficientes para desde ellas hazer un regular Defensa, pero no a la de un sitio formal.

Considero en esta Plaza necesario, a lo menos, un reximientto de Ynfantería (siempre con el supuestto de las Compañías de Conserbazion formadas de los Paysanos) con ochenta Caballos para defenderse y darse la mano con la dottacion que según mi Dicttamen he considerado prezisa en los antecedentes.[29]

Plaza de Valenzia de Alcanttara. Existencia y estado de sus obras.

Estta Villa y castillo demolido está al Nortte Noruestte de Alburquerque durante cinco leguas y de la rivera de Seber una y media, que sirve de Dibision a ambos reinos; tiene en el de Portugal, sobre una elevada colina, distante dos leguas hazia el Poniente, el Lugar de Marbon; al oeste quarta a Norueste Casttel Dabid distante tres, ambos murados con Guarnizion pero despreciables.[30]

Está situado al Lebante de la Poblazion, dominando su terreno a ésta de unas cinco a seis tuesas, pero por la parte del Poniente y abenida de Alburquerque, es toda su falda peña viva, a cuyo pie corre la ribera de Abid, sobre la que se eleva unas 15 tuesas; de la otra parte destta son sus tajos escabrosos, y montuoso el terreno, con barias cañadas, aunque sin embarazo puede barrer muchas de sus alturas el castillo; al Nor Noruestte, y a distancia de 400 tuesas[31], tiene un cerro o cabezo de dilatada y suave falda por estta parte con plantío de olivos, dejando una porzion de llanura entre ella y el lugar, en cuyo inttermedio está la Hermitta de Sn Lázaro y Pozo de la Niebe; domina al Castillo, ay en ella la Hermitta de Ntrª Srª de los Remedios, con suficiente espacioso terreno de [¿desnivel?]; a su frente y a distancia de unas 70 tuesas[32] existen los bestigios de una Atalaya que en el tiempo de Guerra serbia para observar el movimiento y Yntroduzion del Enemigo por su falda, por donde pasa el Arroyo Alburrel, que desagua en el Tajo,; siguiendo en adelante el terreno con algunos accesos pasa a Portugal, pero fáciles para correr las Partidas de Caballería.

Al sudueste del referido Castillo está el Combento de Sn Francº, distante unas 200 tuesas y 80 de la Villa [280][33], está situado en un espacioso prado y alameda quasi a la orilla de la referida ribera de Abid; tiene en su immediazion una fuente abundante, de buena construcción con quatro caños.

Al Oestte y a la otra parte del Lugar está la meseta o Cabezo de la empezada Hermita de Stª Bárbara, cuyo terreno se estiende de Nivel casi con los tejados de la Villa y corre azia la zitada Hertª de los Remedios; domínale el Castillo, de quien dista 800 tuesas, y siguiendo hazia la Campaña del frente de estta Hermitta ba elevándose [¿durante unas 70?] tuesas sobre ella y a disttanzia de unas Cientto unos Peñascos intratables, desde cuya altura y por la vertiente de sus faldas, en el frente derecha e hisquierda se descubre suficiente Campaña y las cañadas de los escabroso destta Fronttera, con prevención que a su pie se juntan los caminos de Marbaon y otros lugares de Portugal.

Prosigue la falda del Castillo hazia el Nordestte y después de una corta llanura vuelve a elevarse el terreno quasi de su Nivel que comprehende la dehesa de los Caballos (por cuyo inttermedio pasa el camino de Alburquerque) en estte sitio pusieron los portugueses la Battería el año de 1705, yntroduziendose abrigados de la falda de la altura de los Remedios.[34]

Al otro lado, hazia Sn Francº tiene este Castillo, a distancia de unas 70 tuesas un espacio de Peña Viba, cuyo frente corre en pendiente aspera hasta la Ribera en donde anttiguamentte había un fuerte llamado la torreta del Gallo, desde cuyo puesto se barre con fazilidad el referido prado de Sn Francº, frente correspondiente a la Villa por la parte de las relixiosas de Sta Clara y en bastante extensión la Cañada y avenida de la referida tierra de Abid.

Fue estta Poblazion murada particularmente en una pequeña altura ymmediatta al Combtº de las dichas religiosas y frente de Sn Francº, tenía ocupado un pequeño […] llamado el fuerte del Matadero.

Consiste el espacio que ocupaba el Casttillo (en el que se manifiestan los bestigios de sus muros y torre del Omenage) en una longitud de cien tuesas y latitud de sesenta[35]; el terraplén aunque deteriorado aún manifiesta la figura de los reduzidos Baluarttes, que con yndiferenzia se puede colegir fueron cinco o seis; respecto de que se adelanta hazia la Villa una porzion de tierra que creo fue revellín, ymmediato del qual y pie de la torre del omenage está la Yglesia Parroquial, de buena mampostería y bobeda de sillería regular (aunque baja) lo que manifiesta lo dicho y una porzion de muralla que de la antigua fortificazion está ynmediata a ella que se yncluia en su rezinto.

Dicttamen

En la parte primera y al referir los puesttos antecedentes, he dejado referida la Utilidad destte puesto, lo ymmediato de Portugal, la fazilidad de entradas de aquel reino, tanto para ymbadir sus terrenos circumbezinos como para yntroduzirse a la empresa de Alcántara, y desde allí a todo el territorio yncluido destta parte del Tajo, por cuyos superiores motivos a de restablecerse estte Castillo, disponiendo los Baluartes más capazes y de menos número, formando en lo interior los Quarteles a la prueba, no tanto por la hostilidad de las Bombas como al de que sirvan de Caballero para barrer con superioridad todo el Circuyto del terreno referido; sería ynutil estta obra si no se ocupase con otra la Alttura y Cerro de la Hermitta de los Remedios, que bastará sea con un fuerte destacado, suficiente para treszientos hombres, con cuya dilixenzia se hacen mutuamente respetables, extienden la circumbalazion, alejan el enemigo dejándolo con yndeterminazion, qual atacar primero o si todos junttos, siendo estos los dos objetos principales de la defensa, y para aumentar esta, y bentajas referidas de sus terrenos, es preziso poner dos reduzidos reductos: uno en la torre del Gallo, a las dichas 70 tuesas del Castillo, y otro en el peñascal frente a la Hermitta de Stª Bárbara.

Es preziso asimismo, y el terreno ofrece todas las ventajas necesarias, formar un proporzionado quarttel de Caballería en las ymmediaziones de Sn Francº y fuente, pero no reconozco necesario murar la Poblazion, pues ocupados los puesttos son los que an de disputar la entrada.

Para todo lo dicho en tiempo de Guerra basttará prefijar su Guarnición a 800 Hombres de Ynfanttería, 50 Caballos, con los 300 Paisanos habitadores.[36]

Plaza de Alcanttara. Existencia y estado de sus obras.

Estta Plaza situada en terreno irregular y fragoso en la misma orilla del Tajo, elevado sobre él unas 50 tuesas (distante de Valenzia de Alcántara 8 leguas y de la raya de Portugal una) tiene sus murallas en muy mal estado, de laja o pizarra) única Piedra que se arranca en sus circuitos), sus baluartes reduzidos y poco flanqueados; la parte más elevada es la del medio día, que haze frente a la Attalaya llamada Torre del Rey, distante 320 tuesas[37], en su mitad tiene un medio Baluartte llamado de la Cruz, puesto más elevado de toda la muralla, pues estta corre por la derecha con suficiente pendiente astta el Baluartte de Pan y Agua, tan reduzido que sus caras no llegan a 10 tuesas y sus flancos de quattro, desde el qual corre la muralla con bastante pendiente astta la Puertta de san Juan frente al Puente y unirse con un cerro de murallas antiguas y estas con las de la Ciudad, incluyendo el Combtº de religiosas de la Orden y lugar para tropa que se dirá adelante (a lo que llaman vulgarmente la Fortaleza)

Por la hizquierda del referido Baluarte de la Cruz, astta el de san Pedro, corre con menos Ynclinazion astta su medianía, donde está la Puertta del Postigo, y ganado asta él la altura en poca diferienzia como el anttezedente.

Todo el terreno destte frente es Yrregular, con barias cañadas y una dellas la de la Huerta del Marqués, que se forma por el Pendiente del Glasis y el de la torre del Rey; el citado Baluartte de Sn Pedro tiene delante de la cara hizquierda y prolongazion de la derecha la Contraguardia de San Anttón y, a distancia de cien tuesas destta en poca diferienzia formando con ella un triángulo equilátero, están los dos fuertes avanzados de San Lázaro y San Pedro, de muy mala construcción y quasi inútiles, el primero de unas 22 tuesas[38] de cara con su foso, y el segundo, aunque algo menor, precaucionado con el mismo y camino cubierto; el terreno en donde están sittuados se ocupó muy al propósito por descubrir la cañada al pie de los olivares de Galabis, que con sensible pendiente, formando una cañada entre ella y la Plaza ban corriendo sus berttientes astta el Tajo,  sin otras avenidas que descubren, de bastante perjuicio para la Plaza y abenidas de Alburquerque.

Desde el referido Baluartte vuelven los muros de la Ciudad a correr por la hizquierda siguiendo las irregularidades del terreno, astta que desde el Baluarte de la Concepción (el más capaz de todos) es lo más, bajo la puertta destte nombre; pero luego volviendo a subir la muralla astta el Baluartte de la Magdalena, se eleva estte de modo que domina el Combento de Sn Francº extramuros que a tiro de fusil tiene a su frente y los Cerros de Palomares y [¿Abusadezas?]. Todo quasi en la misma disttanzia; a la otra parte del Arroyo Meldero, que así mismo desagua en el Tajo, y siguiendo la muralla astta la del frente deste solo ynttermedio, está sirviendo de la misma el empezado, sólido y bien consttruydo edificio del Priorato y Freiles de la orden de Alcántara, a cuyo pie y notablemente más bajo que el Baluarte de la Magdalena y muy inmediatto al Arroyo, se be en la elebazion de cerca de 2 tuesas empezado un Baluarte de regular mampostería, grueso y contrafuertes, de 20 tuesas[39] de cara, el Ángulo flanqueado excesivamente obstuso, sin discurrir al fin que pudo yenarse en aquella hondura y cañada, pues de la otra parte del arroyo, a su frente y quasi de Nivel a la Galería del Combento de los Frailes está la altura que llaman los Llanos ó Olibares de Sn Juan, en donde puso el Enemigo sus Batterias; cerrándose la otra parte de la Ciudad Ynaccesible paralela al Tajo.

Se reduzen los edificios militares destta Plaza, además de los Cuerpos de Guardia en las Puerttas del Posttigo, Sn. Juan y principal de la fortaleza o puentte, de la Cañada y Concepción, reduzidos aunque algunos dellos reparado con prebenzion que el conducto de la muralla ymmediato a la de San Juan se le a de dar el debido desague por evitar el estrago que ocasionarán las aguas que allí hacen remanso de los berttientes de la Plaza, de la Corredera, fortaleza y demás Calles que allí desbocan; tras de la Parrochia de Stª María ay una Plaza de 28 tuesas[40] de largo, en uno de los extremos estta la Casa del Ayuntamiento y en todo su frente onze arcos que forman el Pórtico bien construido y condicionado, en cuyos extremos está el quartto del Ofizial y en el otro Cuerpo de Guardia para los Soldados, este es el lugar para el Bibac y la Plaza sirve para la parada; ay otro Cuerpo de Guardia en el baluartte de la Magdalena y otro reduzido quarto en el de la Cruz, asimismo ymmediatto al Baluarte de Sn Antton costeó otro la Ciudad para 30 Caballos.

Al entrar de la puerta del postigo Ymmediato a la Plaza de la Corredera (de 53 tuesas de largo y 17 de ancho[41]) ay un corto edificio de unas 10 tuesas de frente, incluye un Almazen de Polbora y algunos quartos de poco serbizio, fue antiguamente Hospittal y el que actualmente sirve a estte fin, capaz de 300 camas, se reduze a un edificio situado en la misma Plaza de 21 tuesas de frente y 18 de fondo, el frontispicio es de orden Dórico y solo sirven de frente unas 12 tuesas por estar lo demás arruinado.

Dos quarteles que están en la fortaleza se reduzen uno a una Yglesia Anttigua, sus Murallas de cinco pies de grueso, cubiertas a teja bana, tiene 9 tuesas de largo y 4 de ancho, abitan los Ymbalidos; otro ymmediato a él, con segundo alto el todo dél, Mala construcción de siete tuesas de Largo y tres de ancho, se retechó de nuevo, pero se a de repellar.

Ymmediato al referido quarttel o Yglesia ay otro Cuerpo de edificios de cattorze tuesas de Largo cubierto el primer piso con Bobeda de Ladrillo de rosca, contiene cinco divisiones y en una dellas el Almazen de Polbora y las demás para peltrechos, encima está la Armería con fusiles y cañones ynutiles; y todo este edificio necesita de recomposizion que es a lo que se reduzen los puesttos para la tropa y en caso de aumentarse ésta se alquilan unas casas de particulares en la Calle de la Cañada.

En estte año se an echo a los referidos edificios unos reparos de poca entidad y se an puesto algunas Puerttas nuevas en la Ciudad y otras recompuestas.

En el Puente ay tres Cuerpos de Guardia, dos en sus extremos, reduzidos y en mal estado, en medio se eleva un arco de ocho pies de grueso no tanto al fin de quedar cortado el paso por sus dos puertas como por la Ynscripcion que en el tiempo de la magnífica construcción destte puentte dejó por memoria Trajano en el año de 276 y reparado por el Sr Carlos quinto; arrimado a esta sillería y sobre la Archibolta de la primer puerta ay otro Cuerpo de Guardia de mala construcción y a tejavana, llaman al agregado nido del Águila, por haber una ymperial en el escudo, el todo a de repellarse y recomponer.

Al extremo y salida del puente, elebada sobre él de unas diez tuesas, arrimada a la misma peña, ay una torre de cinco tuesas en quadro, de buena mampostería, circuydo lo alto de un machaculi o pedrera que corre por todos los frentes, reduziendose a un parapeto elevado de 8 pies situado sobre canes; por el yntermedio de los quales y las troneras de sus murallas, sirve de defensa a la cabeza del Puente, llamase Torre del oro; contiene dos Bobedas, la una sirve de cobertura y plataforma y la otra bajo su piso de un oscuro calabozo; a de subirse por escalera de mano o cuerda y por una escalerita practicada en la Peña con parapetto, para resguardo de la avenida y como cuerpo de Guardia destacado asegura de una sorpresa.

Dicttamen

Los Padrastros y terreno quebrado de que está circuida esta Plaza no son de reparo alguno para dificultar el poderse dejar en estado de defensa, porque en este caso poco se debiera al arte y a la vista se tienen sin otros distintos exemplares terrenos destta naturaleza; Gerona en Cataluña y Orán en África; la dificultad consiste en graduar las ventajas deste puesto, añadiéndose a que habiendo reconozido con cuidado las colinas y cañadas que sus faldas forman, pueden ocuparse con fazilidad algunas con obras reduzidas, las que ympediran y dilattaran el enemigo los aproches [……] que las mismas cañadas pueden favorecer [……..] las de su tiempo y ocasión.

En este supuestto y en el de que estta Plaza debe conservarse para mantener la prezisa Comunicazión por su Puente con la Extremadura Alta, se debe conservar estte paso formando dos reductos en las dos Lomas: Uno de cada lado en donde remata el repecho; es prezisa esta obra (no por discurrir Yntroducción del Enemigo por el Puentte desfiladero de 3 Tuesas de ancho, […] caso de racional discurso) para facilitar el paso de nuestros socorros con la Moraleja, Trebejo y Puerttos de la Sierra de Gatta y en caso de mandar alguna Partidda para correr aquellas campañas de su frente detta parte de la ribera de Eljas, en donde están los lugares de Estorninos, Piedras Albas, Zarza, etc… Y por si alguna Parttida los superase se pudieran retirar sin desorden, como sucedería con seguro destravío a no tener la cabeza del Puentte y los dos referidos reductos, bajo cuyo fuego pueden abrigarse reazerse, esperando los Socorros de la Plaza, o demás puestos fortificados, siendo estta la Obra de la primera attenzión por ser constante que, a menos de pasar el Puente de Almaraz o por las tres Barcas intermedias, es la única Comunuicazión de la Esttremadura Altta y baja, de la que es extremo y para mi concepto nezesaria su consetrbazión, siendo destta porción de Frontera, considerando a Badajoz por centro, la hizquierda, y Alconchel la derecha.

Todo el frente desde el referido Baluarte de Pan y Agua, astta la Contraguardia de San Anttón, se puede reducir a un frente con tres Baluartes capazes, mejorando el de la Cruz formándole en su gola y parte del terraplén un elevado Caballero; reedificar y extender el Fuerte destacado de Sn. Pedro; […] así mismo el Baluarte que frente los olivares de Galabis defiende la Cañada, pero reedificado de buena mampostería y mejorados sus flancos y orejones, con lo que perfizionado el camino cubierto y adelanttada la muralla frente al ángulo entrante de la Puerta del Postigo, de modo que corran desde los Baluartes de Santa Cruz y San Anttón dos cortinas astta el puesto avanzado de Sn. Marcos, formando allí otro Baluarte, con cuyas Obras y sin extenderse a ocupar la Torre del rey ni la alttura de la Cruz de los Caballeros, a la prolongación de la Capittal del baluarte de la Concepzión, quedará estte frente en estado de disputarle a qualquier bigoroso ataque.

Assimismo prosiguiendo la redificazión de la muralla hasta el Baluarte de la Magdalena (anulando los reduzidos ynttermedios y mejoradas las direcciones de la Corttinas) el que se ha de reformar espacioso, con un capaz Cavallero desde el que se batan todas las avenidas de su derecha, Cruz de los Cabballeros y olivares de los Llanos, frente del Combento de los Frailes, y se asegura aquel costado mayormente, poniendo en la Loma de Palomares una Torre capaz de 25 hombres, desde la qual se descubren por aquella parte diferentes avenidas y está a tiro de fusil de la Plaza.

El Frentte que mira al Tajo desde el Baluartte de Pan y Agua asta la fortaleza o murallas que circuyen el Combento de las Religiosas puede asi mismo con facilidad dejarse en defensa por la cortta estensión y astta la Puerta de San Juan a de tener sus defensas de aquel flanco y no es presumible que por aquella parte ynttente introducción el Enemigo.

El puesto llamado la fortaleza puede repararse y formar una Plattaforma para una batería que mire y barra las alturas y avenidas de la otra parte del Río, formando algunos Almazenes y quarteles, pero para esto el mejor paraje y más propio a dos Battallones será prolongando y finalizando el edificio que en la Plaza de la Corredera sirve de Hospital, como así mismo en la dicha fortaleza un Almazen de Pólbora a la prueba, en el lugar más cómodo y retirado, con lo que queda asegurada estta Plaza y sin más esttensión de sus obras, y por qué el Enemigo antes de emprender su sittio ha de haber ganado Valenzia de Alcánttara, se haze en estte modo respetable y se asegura de ser embestida según toda reflexión militar, lo que da también su esencialísimo Puente paso para la Estremadura Altta y comunicación de las dos Castillas, no permitiendo la cláusulas de una relación extenderse en referir por menor sus Proyecttos, pero quedan en mi poder y manuales todas las nottas precisas para su delineación siempre que se me mande.

La Guarnizión que considero nezesaria para lo propuesto se reduze a 200 Ynfantes, 50 caballos y 400 Paysanos armados.

 

Plaza de la Moraleja. Existencia y estado de sus obras.

Distta esta Plaza de la de Alcántara 7 leguas[42], situada en una llanura de una legua de extensión para todas partes, siendo estte Puesto, aunque a la vista insensible, el bajo de toda ella. Báñale sus muros, por la parte del Puentte, la Ribera de Gatta, de poca anchura y vadeable en el verano; es su figura un heptágono aproximadamente regular, toda obra de tierra y en muy mal estado, de modo que por las suaves rampas que forman sus terraplenes, por la parte que da a la campaña, no ay embarazo a subir los hombres y animales; el foso que la circuye tiene 4 tuesas[43] de ancho; el camino cubierto totalmente destruido y abandonado pues por todo el circuito ay huertas y sembrados de modo que para ympedir estte abuso passé un ofizio al Gobernador, a fin de que publicase la prohibición y quedase luego se talase a unas 30 varas[44] en contorno, como en efecto se puso en ejecución, y asimismo el que desde aquel día se conociesen los Baluartes por respecto militar y por los incombenientes que se siguen de no distinguirse por sus nombres los puesttos que se guarnecen: Empezando desde el donde está la Casa de la Encomienda, llamando a estte San Luis y siguiendo los demás siempre a la hizquierda, por su orden, con los nombres de Sn. Tiago, Sn. Carlos, Sta. Bárbara, Sn. Fernando, Sta. Ysabel y Sn. Phelipe, y al revellín que cubre la puertta de Coria Sn. Anttonio; cuya copia de carta y otras prebenziones para remediar las enfermedades epidémicas en estte Pueblo quedan sus originales en mi poder y no ynsertto por no extender el discurso.

Su mayor Cortina no excede de 77 tuesas[45], ni la menor baja de cinquenta, el mayor Flanco es de 14 y el menor de 10 (contados por la parte Ynterior del parapeto por no tener regularidad los muros donde debía estar el Cordón) y aunque en la parte primera [¿he tratado?] de sus enttradas y País que cubre, repito ser el más fértil, abundante de cosechas y ganados en la vega de Plasenzia y Coria, La Zarza y sargentía mayor de Alcántara; tiene al norte y a tres leguas [sic] el Casttillo de Trebejo a la falda de la Sierra de Gatta (únicos con los demás referidos puesttos destta frontera). Sin estta Plaza, con fazilidad el Enemuigo se yntroduze desde Salbattierra[46], vadeando la Ribera de Elja, por las ynmediaziones de la Zarza, quedando con esta libre ynttroduzión dueños los Partidarios para ejecutar sus obstilidades,  por todo lo que y otras ventajas que destte puesto no refiero, es de la primera atención para la Estremadura alta, pues con ella no solo se aseguran los embarazos referidos, sino también se impedirán los saqueos que esperimenttaron en las Guerras pasadas los lugares de la falda de la Sierra de Gatta, incluidos desde el Castillo de Trebejo con quien se an de dar la mano las Correrías astta Balberde del Fresno.

Tiene solamente estta Plaza en sus dos Puerttas, dos reduzidos cuerpos de Guardia y, contiguos a la Casa de la Encomienda un almazén de Pólbora, sirbiendo la mitad para Pertrechos, circuido con un muro de resguardo, los que se repararon estte año.

Dicttamen

La necesidad de reedificar estta Plaza es evidente, siendo la figura más conveniente circuir el terreno existente con un [¿heptágono?] regular, cuyo polígono exterior sea de 180 tuesas[47], capacidad que reconozco suficiente pero prezisa a las ventajas que se siguen destte puesto al frente de la Campaña que mira al […….] donde han de situarse los tres Baluarttes, quedando el del medio que a la derecha deje la altura llamada del Reducto y a la hizquierda la del Teso de la Cruz; estta la primera a la prolongación de la Capital del Baluarte de San Felipe, de quien distta 200 tuesas[48], dominando al referido baluarte de unas 5, llámase del Reducto por haberse empezado en él uno de 20 tuesas en quadro que existe, de mediana mampostería, a unos tres pies de altura, uniéndose su falda por todas partes insensiblemente con el nivel de la Campaña (conocido por los del Pueblo con el nombre de Cerro del Castillo); el del Teso de la Cruz está a la hizquierda del referido, a distancia de unas 530 tuesas y de la Plaza a unas 350. Todo el terreno, yncluido en estos puesttos, ba elevándose desde la Plaza, pero el último cabezo o Teso de la Cruz con superioridad al todo, tiene a su hizquierda una cañada que se encamina al Barrial y olivares de las Suertes y respecto de que las faldas de estos referidos cabezos unidas corren insensiblemente hasta ser unas con la Campaña de la otra parte en su frente; facilita la referida cañada la yntroduzion y ataque del Enemigo y respecto de que en toda la Campaña vezina no ay otros Padrastros que estos cortos excesos que se elevan de la misma (pero lo son de consideración respectto a la Plaza) deben ocuparse el del Reducto con otro de poca más extensión y distinta figura, con su foso y comunicación a la Plaza, que dispuesta como propongo no excederá de unas 70 tuesas astta su camino cubierto; el otro a de ocuparse con un fuerte mayor, a lo menos de 26 tuesas de cara, con flancos de 12 para la Campaña, regularmente su Gola y así mismo la comunicación con el antecedentte.

Las ventajas desttos dos fuertes son de la primera considerazion, pues obligarán al Enemigo a acampares por toda la llanura fuera del tiro de cañón, por lo que abrá de ser su Circumbalazión numerosa, o a lo menos separados sus quarteles; para ganarlos se ha de perder mucho tiempo y gente, quedándole después tres ventajosas baterías quasi de su nivel con los caballeros que an de ocupar los tres referidos baluartes que se les oponen, con lo que después, supuestolo perdido servirá de poca ventaja lo ganado.

Los dos baluartes que miran al Poniente, sittuados a la orilla de la Ribera de Gatta, como así mismo los dos revellines colaterales, se an de cubrir con contraguardias, igualando con el Artte este frente a las ventajas que logran las alturas de la otra parte por naturaleza.

Los aloxamientos y Almazenes se formarán con bóvedas paralelas am las Cortinas y otras debajo de los Caballeros.

La Guarnizión para ella será suficiente (según mi total reflexión destta Porzión de Frontera) de 1500 Ynfantes, 150 caballos sin los Paisanos armados; la que hasta en un supuesto sitio para repartirla en sus tterzios y maniobras necesarias, con prebenzion que los quarteles y Almazenes, tanto en estta como en las demás quedan ideados y serán capazes no solo para la guarnición, sino también para que tengan pronto alojamiento en sus tránsitos los Campos Bolantes, como tengo referido en otra parte, por las malas consecuencias y embarazos que trae tras de sí lo contrario.

Casttillo de Trebejo. Existencia y esttado de sus obras.

Está estte Casttillo a tres leguas [sic] de la Plaza de Moraleja y a su norte, situado en un Cerro o Cabezo de Peña Viba que, unido a la falda de Sierra de Gatta, corre de Lebante a Poniente con término a la villa de Villamiel, distante una 700 tuesas[49] por línea rectta a su Nortte; a la otra parte del arroyo de la Rossa, formado por los berttientes destos dos puestos a quién domina dicho Castillo, corriendo su loma desde 350 tuesas desde Lebante a Poniente, situada su zona en estte exttremo y elevado sobre el Nivel de la campaña 80 [toesas][50], tiene a su medio dia el Lugar de Silleros, distante una legua, de manera que queda en una ensenada formada por la Sierra de Gatta, cerro de Jálama y al medio día, uniéndose con la de Sta. Olaya que […] y corre astta Silleros, quedándole solo por el Poniente una Cañada que se puede considerar como llanura astta el Lugar de Balberde del Fresno de quien distta dos leguas (menos lo que interrumpe la sierra de Sn. Simón que atraviesa de parte a parte) por lo que ni descubre ni defiende, solo sirve para que ocupado de tropa, la más propia fusileros del campo[51], para que dándose la mano con la Villa de Eljas, como se dirá más adelante, guarden la falda de Sierra de Gatta y puerttos de ella; en este Puestto tiene estte Castillo (que es lo principal que consiste) una Torre pentágono irregular de sólida y bien labrada sillería interior y exteriormente, de una tuesa de grueso sus muros y el mayor frente se reduze a dos pisos con divisiones de la misma Construcción aunque de menor grueso, formando algunos quarttos para abittación del Gobernador y tropa, cubiertto su terrado con un encaballado a teja senzilla, quedando lugar en el grueso del muro de todo el Circuitto para hazer fuego desde sus Almenas, cuia elebazión destta Torre de 10 tuesas; por la parte de la Poblazion descubre con superioridad los circuitos; cíñenle por la parte de la Puerta unos muros de la misma naturaleza aunque detteriorados que encierran un espacio al nivel del Puentte de 15 tuesas[52] de largo y [¿7?] de ancho manifestando haber sido abittazión sin duda de la Orden del Pereiro[53] que después pasó a Alcántara; sigue al frente destte y más bajo de 3 tuesas y de Una de grueso otro muro que ba corriendo con algún pendiente quasi todo alrededor; arrimado a estte por la parte de la Poblazion más bajo 6 tuesas que el piso del Casttillo ay otro muro de poca elevación y en mal estado que contiene un espacio de 18 tuesas de largo y las mismas de ancho[54] formando una Plaza de Nivel del techo de las Casas más ynmediattas,  y a su hizquierda saliendo del Casttillo a tres tuesas más bajo la reduzida Yglesia única del Lugar.

Dicttamen

Estte puesto debe conservarse mirándolo como una Casa fuerte, cubriéndose la Torre con Bobeda, la que puede practicarse por lo sólido de sus muros, poniendo sobre ella quatro cañones de a quatro con tarugos en el parapeto para jugar desde ellos los mosquettes, arma prezisa en estte puesto; el espacio descubiertto referido delante del Puente cubrirle en Bobeda repartida en dos con cuya capacidad y la de la Torre es la que basta para guarnición y quarteles; la muralla que se refirió 3 tuesas más baja que la del edificio debe rebajarse y formarse en ella una batería para las llanuras del frente de Balberde; el terreno o plaza frente al Lugar es muy preziso circuirlo de muralla preparada para el fusil mejoraría su disposición; y en ella arrimada a la Peña, un reduzido quarttel para 25 caballos; siendo asi mismo preziso que en el otro extremo de la loma, un poco más allá de la Hermitta derruida de los Marttires, formar una Torre capaz de contener 8 ó 10 hombres para hazer fuego desde lo alto y descubrir la falda por aquella parte de la Cañada del Ahigal, frente al cabezo del garduño y camino de Silleros, con lo que y poniendo una Atalaya en la Alttura de Sta, Olaya para descubrir las avenidas del Lugar antezedente y sus llanuras, por descubrirse desde allí todas las de Moraleja, que estte puesto útil para los fines que se propone y abrigo de nuestra tropa al transittar destta Probincia a la de Castilla.

La Tropa nezesaria a su defensa y destacamentos que an de salir para abrigar los Pueblos de los Ynsultos de los Parttidarios es el número de 300 Ynfantes, la mayor parte fusileros de Montaña, y 25 caballos, añadiéndose a estta los Paisanos que de su reduzido Pueblo se uniesen para las supuestas maniobras.

Villa de Balberde del Fresno

Estta Villa contiene 275 vezinos, los 170 capazes de Tomar Armas, aunque no es murada ni tiene Castillo alguno es preziso hazer mención della; en estte lugar por tratar con más conocimiento del Castillo demolido de Salbaleón, distante dos leguas, situado hazia su medio día, en la misma raya de ambos Reinos.

Está estta Villa en la misma falda de Sierra de Gatta, en el ángulo que forma estta con la de Nabas Frías, que dibide el Reyno (como por menor queda esplicado en la parte primera); tiene a su Lebante dicha Villa, a media legua la de Eljas, en un cuchillo y porción de Sierra de Gatta que se descuella hazia la llanura, la que tiene un Castillo con la torre del omenaje de buena construcción cubierta de Bobeda circuida de otras murallas, que aunque a lo antiguo, hizo en las Guerras pasadas el grande valor de su Gobernador Dn. Eduardo Nangle vigorosa defensa, que hubiera proseguido a no haberse quemado estte digno oficial con la Pólbora que a sus soldados reparttia, los que se rindieron por su falta; y habiendo Yo reconozido estte puesto y viendo el abandono con que lo tenía aquel Cabildo, sin atender a que puede servir a su defensa o a los fines que S. M. hallase combeniente, les mandé de su Real Orden (pasando la copia de la mía en su Archivo) tuviesen en adelante el Cuidado de su Conserbazión, como de la sillería que existe de los [derribos], pues en las maniobras referidas puede servir recompuestto con más utilidad que el de Trebejo, pues guarda el Puertto practicable y correspondiente a su Villa, que también cubre.

De lo referido puede formarse el concepto de que Trebejo está en un ángulo y Balberde en el otro de las faldas (en esta distancia) de Sierra de Gatta, en la que se yncluyen los puesttos dichos en la parte primera, y Eljas en el Centro.

Casttillo demolido de Salbaleón

Al medio día de Balberde, y a dos leguas, como queda referido se alla el puesto donde se ben los bestigios de la Poblazion y Castillo de Salbaleon; estaba situado en un pequeño Cerro, circuido de varias Lomas y Cañadas que forman sus faldas por cuyo medio solo se descubre por entre una dellas al Nortte el castillo de […] Peñamacor en Porttugal; sin otra extensión la vista de él porque inmediatamente termina por los referidos cabezos, por cuya razón ni cubre país ni le descubre, lo que existe se reduze a un espacio de unas 85 tuesas[55] de largo y poco menos de ancho (en lo más elevado de lo que fue lugar, manteniéndose aún la mayor parte de los muros, corriendo a distancia de 85 tuesas azia el medio día) circuido de un esttrecho foso, manifestándose con ebidenzia que fueron sus murallas dispuestas sin orden y solo al fin de enzerrar aquel terreno, sin defensa ni a lo antiguo ni a lo moderno, por lo que, lo que llevo referido, y por lo registrado en las bisittas generales de la Orden de Alcántara ( a quién dieron los Reyes Católicos con otros destta naturaleza) es constante que fue demolido y abandonado poco después de la Expulsión de los Moros, confirmándose por las noticias de los anzianos de Balberde, por Tradición y por los Libros de Baptismos y Desposorios que estta Yglesia conserva en su Archibo, por lo que queda verificado no haber los Porttugueses demolido estte puesto, ni haberlo abandonado por motivos de la Guerra por nuestra parte.

A su falda, a 70 tuesas[56] por el Poniente le circuye la Ribera de Basaliga que divide los Reynos (y por aquella parte a disttanzia de tres Leguas y media tiene a Peñamacor) y por el Lebante de la Elja, las que se junttan ynmediattas a su pie, corriendo ambas desde allí dividiendo el Reyno con el nombre de la última astta desaguar en el Tajo como queda dicho en la parte primera.

A fin de que quede confirmado lo ynutildestte Puetto, ha de formarse la Ydea que todo el referido terreno  […] corre desde las cercanías de Balberde con anchura de más de media leua, paralelamente a los llanos de Trebejo (de quien distta 3 leguas) astta las inmediaciones de la Zarza, sin que aunque hubiese Parttidas en estte puesto de Fusileros de Montaña no solo podrían impedir los pasos que por menor se an citado en la parte primera desde él a Balberde, sino es que también quedarían Yndefectiblementte cortados, como sucedió a una Parttida de la misma espezie que quiso adelantarse para atacar un destacamentto de Partidarios Portugueses quedando totalmente derrotados.

Con estte mottibo y por el concepto que suele formarse de oir nombrar algunos Casttillos antiguos como el referido, diré de paso que a una legua de la Zarza y mediano a la Ribera de Elja que sirve de demarcación, ay otro Casttillo demolido, llamado de Peñafiel[57], que sino tan ynutil como el antezedentte en poco diferencia lo mismo, y debe despreciarse por los fines a que se dispone estta Relazión; sin embargo siempre es conbeniente que los Pueblos que tuviesen Casttillos o Puesttos en que se defiendan los Paysanos, como se manifiesta en la Yglesia de Balberde, circuida con un quadrado, la de Silleros y otras se mande los mantengan en estado por lo que pueden importar en lo venidero,

Asimismo prevengo que tratando de la Plaza de Badajoz en la parte primera dije declararía en estta en qué se reduze el puesto de Telena, como pretendía efecttuarlo con el de la Codosera, pero no siendo preziso en estte lugar lo dejo para el completto de los expedientes.

Plan para el reparto de la Tropa en las Guarniziones de las Plazas destta frontera ejecutados sus Proyecttos en caso de Guerra: otros puesttos que deben ocuparse y la que se nezesita para un Campo Bolante en caso de la yntroduzión de un exercitto enemigo por estta parte, aunque esto nunca se ejecutta mejor que a la vista de las fuerzas y movimientos del enemigo.

 

  Ynfantteria Caballería Paisanos
Encinasola 150 40 800
Frexenal de la Sierra 100 50 300
Xerez de los Caballeros 200 60 500
Alconchel 650 80 300
Barcarrotta 0 80 250
Badajoz 6000 200 800
Alburquerque 1300 80 500
Valenzia de Alcanttara 800 50 300
Alcanttara 200 50 400
Moraleja 1500 150 50
Trebejo 300 25 20
Eljas y dependienttes 150 25 1000
Campo Bolante 3000 200 0
Tottal 14350 1090 5220

 

Reflexión

Supuesto de que por si aquel Prinzipe, el regular pie de Exercitto que puede poner en Campaña no excede de 25000 hombres, y de que no puede dejar sin proporzionada guarnición sus Plazas fronteras, se a sujetado y dispuestto estte Plan de Tropa, repartido en las Plazas y puesttos según la extensión que se supone en sus guarniciones, rematados sus Proyecttos y operaciones, que les permitan la Campaña bezina, auxiliados de los Paisanos armados, con el supuesto de haberlos señalado con algún aumento para poderse destacar algunos piquetes y formar de ellos otras dos columnas alternándoeste número con dichas compañías de alternación, para destacar dos campos Bolantes a la frontera de Andaluzia y otra ala de Castilla, para con mayores fuerzas sujetar las hostilidades de los Partidarios, sino es también caso de algún fundado rezelo reforzar aquel puesto o plaza que se sospechase ser embestida.

En estte supuesto caso el menor exercitto, aunque se hallase nuestra Corona con algún Ympensado empeño, en todo tiempo incorporadas las Milizias del Reyno [¿convocando?] el referido reparto sin embarazo se tendrá siempre en él un exercitto de 30000 hombres, número suficiente para guarnecer en las Plazas Ynteriores y las demás en aquella porción de frontera, por donde no se rezelase pretender Ynternarse para Conquistar, siendo fazil penetrar los designios de una diversión y en tal caso la supuesta conducta de los Generales disminuyen las guarniciones de las Plazas para aumenttar en otras, pareziendome sea acertado el dictamen, que siempre que el supuesto Enemigo tuviese fuerzas para empresa (tan remota) de esta naturaleza, se le intente o amgue una diversión por la parte que pareziese más conveniente, o en el modo que insinué en la Yntroduzión de las Reflexiones Milittares.

Alcánttara 31 de octubre de 1750.

Dn Antonio de Gaver [firmado el original]

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA Y DOCUMENTACIÓN:

ABASCAL PALAZÓN, Juan Manuel, Los viajes de José Cornide por España y Portugal de 1754 a 1801, Madrid, Real Academia de la Historia, 2009.

BERMEJO CASTRO, Carlos, “Valencia de Alcántara- Castelo de Vide. Frente a frente” en Revista de Estudios Extremeños, T. LXII nº 3, Badajoz, Diputación Provincial,2006.

CORCHERO CERRÓN, José Manuel, “El derribo de las murallas de Valencia de Alcántara en el siglo XIX”, en Revista de Estudios Extremeños, T. LXIX nº 1, Badajoz, Diputación Provincial, 2013.

LÓPEZ CANO, Eugenio, La Villa de Alburquerque, Edición del Ayto. de Alburquerque, Graficas CISAN, 1997.

Alburquerque. Villa y Ducado, Mérida, Cuadernos Populares nº 44, Editora Regional de Extremadura, 1991.

LÓPEZ RODRÍGUEZ, José Antonio, “El castillo Templario de Fregenal de la Sierra. Reflexión histórico-jurídica” en Revista de Estudios Extremeños, T. LXVIII nº 1, Badajoz, Diputación Provincial, 2012.

 

MIRANDA DÍAZ, Bartolomé, “La villa de Valencia de Alcántara a mediados del siglo XVI: La visitación de P. Manrique de Lara y frey P. Gutiérrez Flores (1550-1551)”, en Revista de Estudios Extremeños, T. LXIV nº 2, Badajoz, Diputación Provincial, 2008.

NAVAREÑO MATEOS, A. y MALDONADO ESCRIBANO, J. (2004): “El recinto abaluartado de Alcántara. Génesis de una fortificación fronteriza en el siglo XVII”. NORBA-ARTE, vol. XXIV. Cáceres, pp. 86 y ss.

 

NAVAREÑO MATEOS, Antonio y RODRÍGUEZ MATEOS, María Victoria, “El castillo de Trevejo en la cartografía militar del siglo XVIII”, Cáceres, Revista Norba Arte, 1993.

SORIA, Valentín, “Fortalezas, Castillos y Torres de Extremadura Medieval” en Revista Gladius, VIII,  CSIC 1969, pags. 71-77.

VELO NIETO, Gervasio, “El castillo de Trevejo” en Revista de Estudios Extremeños, T. XIII nº 2, Badajoz, Diputación Provincial, 1957.

VILLARROEL ESCALANTE, Juan J. “La fortaleza de Alcántara. El tesoro ignorado” en Revista de Estudios Extremeños, T. LXIV nº 3, Badajoz, Diputación Provincial,2008.

 

[1] 389’8 mts.

[2] 448’3 mts.

[3] 68’22 mts.

[4] 487’3 mts.

[5] 292’4 mts.

[6] Posteriormente Regimiento de Caballería del Rey nº 1, disuelto en 1931.

[7] 70’17 mts.

[8] 9’745 mts.

[9] En arquitectura clásica un dentellón o dentículo es un pequeño bloque usado como ornamento repetitivo en el saliente de la cornisa. Esta ampliación sería ejecutada unos años después, según proyecto de Martín de Gabriel de 1764, sería conocido como Parque de Artillería. Curiosamente, en los años 60 del pasado siglo se derribó, para construir un hotel, toda esta ampliación quedando en la actualidad solo el frente original que describe Antonio de Gaver en este documento.

[10] GARCÍA BLANCO, Julián, “El cuartel de caballería de Santo Domingo” en Apuntes para la historia de la ciudad de Badajoz V, Badajoz, Real Sociedad Económica Extremeña de Amigos del País, 2004.

TEIJEIRO, J y MELÉNDEZ, A. La fortificación abaluartada de Badajoz, Badajoz, 2000, página 85.

 

[11] 107’2 mts.

[12] 5’572 kms.

[13] 33’435 kms.

[14] 974’5 mts.

[15] 155 mts.

[16] Ouguela.

[17] Río Gévora, que desemboca en el Guadiana en las inmediaciones de Badajoz.

[18] 1.169 mts.

[19] 58’47 mts.

[20] 25’34 mts.

[21] Conocida como “Línea de los Portugueses”, es una plataforma con pequeños redientes (salientes) que debió tener su parapeto y cañoneras y amén de las cualidades tácticas ejercíar un dominio muy eficaz sobre la villa para evitar levantamientos de sus habitantes.

[22] Unos 130 m2.

[23] Unos 320 m2.

[24] 9’745 mts.

[25] Unos 515 m2.

[26] Hasta no hace muchos años los restos del mencionado Cuartel se apreciaban en la unión de las actuales calles Travesía de la Puerta de Valencia y Plaza de Armas.

[27] Regimiento de irlandeses católicos al servicio de la Corona española. Se levantó en 1709, como Regimiento de McAuliff (nombre de su primer coronel) para la Guerra de Sucesión, y se disolvió en 1818, tras la Guerra de la Independencia. Se reorganizó en 1939, combatió en la Campaña de Ifni-Sáhara en 1958 y se disolvió en 1986.

[28] 15 mts.

[29] Sobre Alburquerque recomendamos la lectura de las obras de Eugenio López Cano reseñadas en la Bibliografía.

[30] Marvâo y Castelo de Vide.

[31] Unos 780 mts.

[32] 136 mts.

[33] 545 mts.

[34] Tomada tras fuerte resistencia y rapiñada por el ejército aliado anglo-portugués en mayo de 1705. El Ejército aliado tomaría también La Codosera y Alburquerque y pondría sitio a Badajoz. La plaza estaba gobernada por Alonso de Madariaga y Gaviria, caballero de la Orden de Alcántara, que por su valor sería investido con el título de marqués de Villafuerte en 1707.

[35] Unos 22.800 m2.

[36] Sobre Valencia de Alcántara recomendamos la lectura de las obras reseñadas en la Bibliografía.

[37] Unos 620 mts.

[38] 42 mts.

[39] 39 mts.

[40] 54 mts.

[41]  Unos 3.400 m2.

[42] 39 kms.

[43] 8 mts.

[44] 25 mts.

[45] 150 mts.

[46]  Salvaterra do Extremo, Portugal, a unos 10 kilómetros por carretera, unos siete campo a través.

[47] 350 mts.

[48] 389 mts.

[49] 1’3 kms.

[50] 155 mts.

[51]  Fusileros de Línea, por contraposición a los fusileros de Montaña que reclama para otras guarniciones.

[52] 30 metros

[53] La Orden de San Julián del Pereiro, fundada en 1156, tomó el nombre de Alcántara hacia 1218.

[54] 1230 m2 aprox.

[55] 165 mts.

[56] 136 mts.

[57] Castillo de Peñafiel o de Racha-Rachel, levantado en el siglo IX, los restos conservados responden a reformas del siglo XVI. Perteneció a la Orden de Alcántara, Está situado a unos tres kilómetros de Zarza la Mayor. Vid.