Oct 012002
 

José Ramón González Cortés.

INTRODUCCIÓN

En la línea del sindicalismo moderno orientado a dar una mayor cobertura a sus afiliados en todos los ámbitos de su vida, la UGT asumió un conjunto de fines y actuaciones más allá de los objetivos meramente sindicales, y ello le convirtió en el centro de una red de servicios y de un sistema de relaciones políticas, económicas y culturales. Entre estos fines, el desarrollo de una cultura de la clase obrera se tornó una de las principales inquietudes del sindicalismo socialista, atento siempre a todo cuanto supusiese una mejora en el nivel cultural de la clase trabajadora.

Nuestra aproximación a este fenómeno de la cultura de la clase obrera se realiza desde una concepción de la cultura como saber o conocimiento que incluye los instrumentos y mecanismos para acceder a ella, y tendremos muy presente la instrumentación ideológica de muchas iniciativas. No se puede desdeñar el carácter político que la cultura poseía en los planteamientos socialistas, pues éstos la entendían como instrumento de liberación del proletariado: la cultura era el cauce de la toma de conciencia de su situación y de la necesaria superación del capitalismo por una sociedad más igualitaria.

De modo que según tales postulados los conceptos de “cultura”, “educación” y “ocio” están insertos dentro del más amplio de “cultura de la clase obrera”. Hay que tener en cuenta que los socialistas empleaban indistintamente las nociones de “cultura” y “educación” para referirse a la formación intelectual, moral y política del obrero. Sin embargo, para una mejor exposición de estas ideas, se ha estimado conveniente emplear el concepto de “cultura” para las actividades formativas informales y la noción de “educación” para aquellas actuaciones formativas de carácter reglado[1].

Tampoco son fáciles de deslindar los conceptos de “ocio” y “cultura”. Pero denominaremos “ocio” a ese conjunto de actividades voluntarias que proporcionan un estado de satisfacción personal y que son decisivas en cuanto a los mecanismos de consenso, reproducción y estabilización social[2].

Como se apuntó arriba, el sindicalismo socialista se encaminó a mejorar la formación, educación y entretenimiento de los trabajadores, por supuesto además de preocuparse por la conquista de mejoras materiales como la reducción de la jornada laboral o el aumento de los salarios para la clase obrera.

A partir de mediados de la segunda década del siglo pasado las organizaciones social-ugetistas comenzaron a desarrollar múltiples actos culturales, casi siempre con una evidente carga político-sindical y de identificación con los principios básicos del ideario social-ugetista. En definitiva, se trataba de prácticas socializadoras de reunión, confraternización y debate a través de las cuales se difundían ideas, se formaban pautas de conducta y era reforzada la conciencia de grupo. Se aspiraba así a establecer una cultura de la clase obrera, alternativa a la oficial.

Todos estos actos y actividades solían celebrarse en las Casas del Pueblo. Estaban concebidas como la base física de la propaganda social-ugetista: eran un lugar de reuniones y un foco de formación y conciencia ideológico-política para sus asociados. Se celebraban incluso conferencias promovidas por organismos ajenos al movimiento socialista siempre que versaran sobre asuntos de interés común y pudiesen contribuir a mejorar la formación y educación de los obreros.

Éste fue el caso de la Casa del Pueblo de Cáceres surgida en 1913, si bien hasta años después no alcanzaría cierta madurez político-asociativa: el 7 de diciembre de 1918[3] se integraron en la misma la Federación Local Obrera, la Agrupación Socialista Cacereña y las diversas sociedades de oficios varios adheridas a la UGT, mientras que la Federación Provincial Obrera de Cáceres se integraría en 1919. A partir de este momento, dichas organizaciones fomentaron diversas actividades culturales y así se hace constar en sus estatutos. Por poner un ejemplo, en el artículo 4º de éstos la Federación Local Obrera de Cáceres expresaba su pretensión del “mejoramiento moral y material de sus afiliados[4].

Asimismo, en junio de 1931 se crearon las Juventudes Socialistas de Cáceres, organización que también se integró en la Casa del Pueblo y en la que desarrolló durante el periodo republicano una intensa actividad cultural, pues recayó sobre sus jóvenes militantes la organización de gran parte de las tareas educativo-formativas. Además a todas estas organizaciones, hemos de recordar que desde finales de 1932 se creó una fracción comunista dentro de la Casa del Pueblo, y sus militantes desarrollaron durante todo el periodo republicano numerosas actividades de este tipo.

II. LA CASA DEL PUEBLO DE CÁCERES.

La Casa del Pueblo de Cáceres, sita en la calle Olmo número 9, se convirtió en el referente material de los obreros de la capital y de parte de la provincia, al encontrarse integrada en su seno la Federación Provincial Obrera. Desde la misma se desarrolló una visible preocupación por erradicar la ignorancia entre los trabajadores cacereños, y se aprovecharon las posibilidades existentes para ofrecerles unos bienes y servicios que entonces eran patrimonio casi exclusivo de algunas minorías. No se olvide que el atraso formativo de las clases trabajadoras estaba estrechamente relacionado con la deficiencia de escuelas y centros culturales en la ciudad de Cáceres. La capital padecía un bajo nivel de instrucción elemental.

En este sentido, los datos del censo de población de 1930 -el último antes de la instauración de la República- nos muestran un panorama poco halagüeño, y con toda seguridad responde a las mismas directrices el momento de constitución de la Casa del Pueblo en 1913. Según dicho registro, de los 25.869 habitantes censados en la ciudad en 1930, sabían escribir 14.234 y no sabían leer 10.844 habitantes[5].

Nos encontramos por tanto ante un bajo nivel cultural: la alta tasa de analfabetismo rondaba el 47% en las mujeres y el 36% en los hombres. De esta forma el control de la oligarquía cacereña sobre la clase trabajadora se facilitaba notablemente, pues a la dependencia económica se añadía la supeditación ideológica de la segunda con respecto a la primera[6].

Ante estas deficiencias educativas (que no sólo se daban entre los afiliados de base, sino también entre gran parte de los dirigentes de las organizaciones que componían la Casa del Pueblo), esta entidad tuvo a bien desarrollar campañas, iniciativas y actividades encaminadas a aumentar y mejorar la formación político-sindical y cultural de sus miembros.

A esta finalidad respondió una temprana iniciativa cultural, la creación de una biblioteca en la Casa del Pueblo, cuyo objetivo fundamental fue fomentar el hábito de la lectura entre los obreros[7]. Dicha actividad resultó tan exitosa que en los estatutos de 1923 se incorporaba como miembro de pleno derecho del Comité Ejecutivo Local al bibliotecario[8]. De hecho, Antonio Canales, uno de los más destacados dirigentes del social-ugetismo cacereño fue uno de sus primeros bibliotecarios.

Como puede suponerse, la biblioteca se surtió en principio de obras provenientes de donativos de militantes a las que se irían agregando luego folletos propagandísticos y publicaciones periódicas como Unión y Trabajo, El Socialista o El Boletín de la UGT[9]; también es posible la presencia de algunos ejemplares de Mundo Obrero dada la integración de los comunistas cacereños en la Casa del Pueblo.

Consecuencia de este peculiar proceso de recopilación de libros y materiales, no faltan en las fuentes consultadas las referencias a unos fondos bibliográficos “inadecuados” para las necesidades intelectuales de los obreros cacereños. Las obras disponibles se caracterizaban por su fuerte heterogeneidad, tanto en materias como en autores; predominaban las obras literarias, y las materias sociales y políticas[10]. Como la biblioteca tenía una sección circulante (un servicio a domicilio[11]), no podemos descartar la existencia de algún grupo de lectura, seguramente muy pequeño e inestable.

Como ya hemos señalado con anterioridad, a la Casa del Pueblo llegaba la prensa obrera. Además esta organización gozaba desde sus inicios de una importante tradición periodística que le llevó a editar El Socialista Extremeño, primera muestra de la prensa obrera en Cáceres y antecedente de Unión y Trabajo. Aparecido en 1915 y editado por la Minerva Cacereña, terminaría consolidándose como el órgano de expresión de la Casa del Pueblo con una tirada aproximada de 4.000 ejemplares[12].

Si bien Unión y Trabajo tenía una periodicidad semanal, la dirección de la Casa del Pueblo era consciente de “la importancia de tener un periódico diario que contrarrestara la información aportada por las derechas”[13], y por ello aspiró a convertir el semanario en diario, aunque dichos intentos no fructificaron[14].

En cuanto prensa obrera que era, este periódico ejerció una importante influencia al divulgar los planteamientos ideológicos defendidos por las organizaciones social-ugetistas. Con esta labor de propaganda se pretendía, por un lado, orientar a aquellos afiliados cuyos ideas y actitudes no siempre estaban en consonancia con la línea estratégica mostrada por el movimiento socialista y, por otro, atraer a nuevos militantes[15]. Pero Unión y Trabajo actuó también como difusor de las actividades formativas organizadas por la Casa del Pueblo. En sus páginas se observa una gran preocupación por los temas culturales, y desde éstas se incita a la asistencia a una considerable cantidad de conferencias, mítines y manifestaciones.

La difusión provincial de dicho periódico permitía al mismo tiempo cohesionar a las diferentes organizaciones social-ugetistas, repartidas por toda la provincia y alejadas geográficamente, y en ocasiones se tornó en el único nexo de unión entre algunas de estas sociedades y la dirección. Esta circunstancia viene a reforzar la idea del importante papel ideológico y educativo de la Casa del Pueblo de Cáceres no sólo sobre la capital sino sobre el resto de los afiliados provinciales de la UGT.

Otra actividad de gran relevancia fue la creación en la Casa del Pueblo de una escuela mixta para los hijos de los trabajadores y de clases para los adultos. Resultó un sustitutivo de la educación oficial, y se puso especial empeño en destacar su carácter racionalista y laico[16].

A las clases de mayores, organizadas en horario vespertino o nocturno, asistían mayoritariamente los adultos analfabetos y jóvenes obreros ugetistas con un mayor grado de instrucción. Además de la educación obrera, en las mismas se desarrollaba una labor de alfabetización y se impartían conocimientos profesionales o de cultura general como la gramática y geometría. Además, y dada la existencia en Badajoz de grupos esperantistas que impartían clases del idioma internacional y cultura general, no parece desatinado imaginar la posibilidad de que esta experiencia también tuviera lugar en Cáceres.

Esta enseñanza abarcaba distintos niveles: educación política y partidaria, instrucción primaria y alfabetización, formación profesional y cultura general. Dado la concepción de los dirigentes locales de la UGT, la educación debía tener como componente principal el obrerismo: no por casualidad las clases se impartían en la Casa del Pueblo, y los maestros y maestras procedían de las bases socialistas[17].

Como se puede suponer, la concepción instrumental de la educación impedía toda tentativa de autonomizar el trabajo cultural de la ideología. No obstante conviene indicar que la incidencia real de esta escuela (conformada seguramente por una sola aula, sería muy limitada), debido a la precariedad de sus medios económicos y al escaso número de alumnos que asistirían a ella[18].

A pesar de ello la importancia que las organizaciones social-ugetista daban a la pedagogía motivó que en los estatutos de la organización local obrera de 1923 se recogiera la necesidad de atender al sostenimiento de la escuela. Pero la exigua cuota de los afiliados -0´40 pesetas los hombres y 0´20 las mujeres- y la amplitud de los objetivos y los servicios determinó que el centro educativo se viera abocado a la precariedad económica y a la provisionalidad operativa[19].

La celebración de conferencias, charlas y mítines constituye otro tipo de manifestación a medio camino entre lo cultural y lo educativo. Se pretendían con éstas elevar el “nivel moral e intelectual”de los socios y ampliar, en lo posible, su educación sindical[20]. Las actividades iban desde la simple e improvisada conversación o discusión hasta la organización metódica de reuniones a la que eran invitados destacados dirigentes foráneos.

Una clase frecuente de actos lúdico-recreativos, nunca exentos de connotaciones propagandísticas[21], fueron las veladas artísticas, las representaciones de obras teatrales y los números musicales. Las actuaciones corrían a cargo del Cuadro Escénico de la Casa del Pueblo. Así, este grupo era el encargado de amenizar las conmemoraciones de las grandes fechas republicanas (el Primero de mayo, del aniversario de la Comuna) y de los homenajes a destacados militantes, como el celebrado a finales de noviembre de 1933 para conmemorar la muerte de Pablo Iglesias[22].

La Casa del Pueblo de Cáceres también fomentó la creación de un Grupo deportivo, pues el deporte era entendido como una actividad de ocio y elemento de regeneración moral[23].

Tras todas estas actividades latía la idea de que bastaba con dotar al ocio de un contenido ideológico adecuado para que la simple participación o asistencia a un espectáculo o manifestación deportiva se transformara en un acto de afirmación política o sindical. Resulta evidente que tras la labor desarrollada por la Casa del Pueblo en el sentido que venimos viendo se pretendía ensanchar su base militante, además de consolidar una conciencia de grupo y fortalecer la cohesión del mismo[24].

Por otro lado, no sería extraño que en este clima de interés por la formación y la “mejora moral y material de las condiciones de vida de los obreros cacereños” se dieran actuaciones tendentes a la superación de situaciones extemporáneas. Son un buen ejemplo de ello las campañas moralizadoras promovidas por la Casa del Pueblo, contrarias a la existencia de tabernas en los centros obreros y al consumo excesivo de alcohol por parte de los trabajadores. En esta línea, se publicó un artículo en agosto de 1934 que con el epígrafe “Voces de los Pueblos. El error de las Organizaciones Obreras” exponía que muchos centros obreros tenían su sede en una taberna y en otros una taberna era su sede, siendo necesario “luchar para convertir esos centros en Centros de cultura, escuelas y bibliotecas, que permitan una buena educación”[25].

Pero, si en las cantinas o cafés de las Casas del Pueblo siempre se permitió la venta de alcohol, no es menos cierto que los socialistas siempre mostraron una condena radical del consumo inmoderado de alcohol. Ello motivaría el rechazo de muchos dirigentes social-ugetistas hacia las tabernas, consideradas como lugares de embrutecimiento y pasividad frente a las injusticias sociales. Así, para unos eran “hediondos tugurios en el que aniquilan sus energías y envenenan su espíritu los trabajadores”[26], mientras para otros se trataba de lugares donde “consumían su vida los obreros”[27].

De todos modos, y a pesar de los muchos esfuerzos realizados por la Casa del Pueblo para ampliar la cultura de la clase obrera cacereña, esta -salvo contadas excepciones- debió de ser insuficiente por la escasa formación y el ambiguo grado de compromiso de la mayor parte de los militantes de base y de algunos de sus dirigentes. En este sentido, no debemos pasar por alto la estrecha relación existente entre el atraso cultural y el analfabetismo y la ausencia de de conciencia política. Ello se traduciría en el desarrollo de un notable control ideológico y en la realidad de una evidente apatía abstencionista.

La causa de este estado se sitúa en los muchos problemas por los que atravesó el movimiento obrero español, en general, y el cacereño en particular. Nos referimos a dificultades de supervivencia, crecimiento, creación, división o clandestinidad[28], que hicieron que asuntos de tipo educativo y lúdico ocupasen un lugar secundario, pese a las declaraciones formales en sentido contrario. La necesidad de priorizar los aspectos esenciales de la lucha política o sindical en una ciudad como Cáceres explica también la obligada subsidiariedad de cuestiones culturales entre los militantes de la Casa del Pueblo. Las reivindicaciones sobre problemas salariales o de jornada laboral, la articulación de unos mínimos mecanismos asistenciales y protectores y la democratización de los aparatos y vida del Estado consumieron mucho tiempo y energía.

BIBLIOGRAFÍA.

  • Arbeola, V.M., Las Casas del Pueblo, Madrid, Mañana, 1977.
  • Censo de población de España. 1930. Ministerio de Trabajo. Dirección General del Instituto Geográfico, Catastral y de Estadística, Madrid, 1932, tomo I.
  • Devois, J.M., “Historia de la prensa: el recurso del método”, en J.L. García Delgado (coord.), La crisis de la restauración en España, entre la primera guerra mundial y la II República, Madrid, Siglo XXI, 1986.
  • Gómez Carbonero, S., “El ocio y la cultura como factores de socialización política”, en S. Castillo y J.M. Ortiz de Orruño (coords.), Estado, protesta y movimientos sociales, Bilbao, Asociación de Historia Social, U.P.V., 1998
  • Guereña, J.L., “Las Casas del Pueblo y la educación obrera a principios del siglo XX”, en Hispania, (Madrid), vol. LI, núm. 178, 1991.
  • Luis Martín, Francisco de, “Las respuestas obreras a la cultura oficial en la España del primer tercio del siglo XX”, en Cincuenta años de cultura obrera en España. 1890-1940, Madrid, Fundación Pablo Iglesias.
  • Luis Martín, Francisco de, y Arias González, L., Las Casas del Pueblo socialistas en España (1900-1936). Estudio social y arquitectónico, Barcelona, Ariel.
  • Pérez Ledesma, M., El Obrero consciente, Madrid, Alianza Editorial, 1987
  • Sellers de Paz, G., La prensa cacereña y su época (1810-1990), Cáceres, Institución Cultural “El Brocense”, 1982.
  • Tuñón de Lara, M., “Prensa obrera como fuente histórica”, en VVAA., Prensa obrera en Madrid, 1855-1936, Madrid, Consejería de Cultura, 1987, pp. 23-31.

NOTAS:

[1] F. de Luis Martín, “Las respuestas obreras a la cultura oficial en la España del primer tercio del siglo XX”, en Cincuenta años de cultura obrera en España. 1890-1940, Madrid, Fundación Pablo Iglesias, pp. 3-8.

[2] Sobre los diversos conceptos y contenidos del ocio pueden verse los diversos trabajos aparecidos en

VV.AA., “Dossier: La mercantilización del ocio”, en Historia Socia (Valencia), núm. 41, 2001, pp. 65-167.

[3] Véase V.M. Arbeola, Las Casas del Pueblo, Madrid, Mañana, 1977, p. 62.

[4] “Reglamento de la Federación Local Obrera de Cáceres”, Archivo Histórico Provincial de Cáceres. Sección Asociaciones. Caja 9. 24-I-1923.

[5] Censo de población de España. 1930. Ministerio de Trabajo. Dirección General del Instituto Geográfico, Catastral y de Estadística, Madrid, 1932, tomo I, pp. 63 y ss.

[6] Aun avanzado el periodo republicano y tras dos años de gobierno municipal de la Agrupación Socialista, las carencias culturales de la clase trabajadora seguían siendo significativas. Buen ejemplo de ello lo constituyen algunas de las peticiones que en la festividad del 1º de mayo de 1933, realizó la Casa del Pueblo a la corporación municipal, referida a la necesidad de construcción de escuelas en las barriadas de San Mateo, Santiago y Plaza de América y a la creación e instalación de una biblioteca municipal. Véase Extremadura, 4-V-1933.

[7] Según Luis de Martín la biblioteca de la Casa del Pueblo de Badajoz llegó a tener aproximadamente, unos 1.000 volúmenes. Por eso pensamos que la de Cáceres debió tener cuanto menos de 500 o 600 ejemplares. Véase F. de Luis Martín y L. Arias González, Las Casas del Pueblo socialistas en España (1900-1936). Estudio social y arquitectónico, Barcelona, Ariel, p. 56.

[8] Véase “Reglamento de la Federación Local Obrera de Cáceres”, Archivo Histórico Provincial de Cáceres. Sección Asociaciones. Caja 9. 24-I-1923, p. 3.

[9] La existencia de este tipo de material no sería extraño puesto que un destacado dirigente de la Casa del Pueblo y presidente de la Federación Provincial, Felipe Granado, llegó a manifestar “que, para hacer la revolución, los obreros lo primero que tienen que hacer es pasar por las bibliotecas para ilustrarse”.

[10] Por desgracia, no contamos con ningún catálogo de obras aunque el de otras bibliotecas nos puede dar una idea de los fondos. Así, no sería extraño que se encontraran en la biblioteca de la Casa del Pueblo, además de las ya mencionadas publicaciones internas, libros de historia, filosofía, ciencia política, religión, ciencias puras y aplicadas. En cuanto a los autores, seguramente abundaban los escritos de líderes socialistas nacionales como Pablo Iglesias, Largo Caballero, Araquistain, Fernando de los Ríos o Andrés Saborit, además de las obras clásicas de Marx, Engels, Lenin y Trosky. En cuanto a los “literatos” posiblemente habría trabajos de Zola, Tolstoi, Víctor Hugo, Gorki, Galdós o Blasco Ibáñez. Por último, en relación con los trabajos de divulgación filosófica y científica, cabría destacar a autores como Darwin, Voltaire o Rousseau.

[11] V.M. Arbeola, Las Casas del Pueblo…, op. cit, p. 61.

[12] V.M. Arbeola, Las Casas del Pueblo…, op. cit, p. 62.

[13] No debe olvidarse que el surgimiento del movimiento obrero coincidió en el tiempo con los inicios de la cultura de masas, un proceso sociológico en el que la prensa adquirió un papel fundamental que llevaría al propio movimiento obrero a convertirlo en una herramienta esencial para su actuación. Véase M. Tuñón de Lara, “Prensa obrera como fuente histórica”, en VVAA., Prensa obrera en Madrid, 1855-1936, Madrid, Consejería de Cultura, 1987, pp. 23-31.

[14] Véase, G. Sellers de Paz, La prensa cacereña y su época (1810-1990), Cáceres, Institución Cultural “El Brocense”, 1982.

[15] La importancia de la prensa no debe desdeñarse como conformador de opinión y formación, llegando algunos autores a manifestar que “es el medio privilegiado de expresión de ideologías y como tal, es hoy testigo de lucha entre quienes la utilizaban como pieza clave del aparato de persuasión que les servía para asentar la dominación de clase y quienes precisamente ponían en entredicho esta dominación”. Véase J. M. Devois, “Historia de la prensa: el recurso del método”, en J.L. García Delgado (coord.), La crisis de la restauración en España, entre la primera guerra mundial y la II República, Madrid, Siglo XXI, 1986, p. 350 y ss.

[16] Precisamente, la defensa del carácter laico del Estado, la sociedad y la educación por parte de la Casa del Pueblo, propiciaría durante el periodo republicano la multiplicación de actos de carácter laico, siendo habituales los enfrentamientos con las autoridades eclesiásticas. Buen ejemplo de ello, serían las polémicas por la secularización del cementerio municipal en enero de 1932, o la prohibición por parte del Gobernador Civil de que se publicara en las páginas de Unión y Trabajoun manifiesto laico y anticapitalista que llevaba por título “Al monoteísmo capitalista, el socialismo universal”. Para esta circunstancia, puede verse Unión y Trabajo, 31-III-1934.

[17] No siendo extraño que fueran mujeres las encargadas de la educación de los niños escolarizados en la escuela de la Casa del Pueblo.

[18] Guereña señala que en 1927, esta escuela tendría 60 alumnos. Véase Jean-Louis Guereña, “Las Casas del Pueblo y la educación obrera a principios del siglo XX”, en Hispania, (Madrid), vol. LI, núm. 178, 1991, p. 660.

[19] Era muy frecuente durante el periodo republicano, la aparición en Unión y Trabajo de numerosas colectas para el sostenimiento de la Escuela y la aparición de las listas de los donantes.

[20] En esa línea iban los actos de propaganda que tuvieron lugar entre septiembre y octubre de 1934 para informar sobre las ventajas del cooperativismo, coincidiendo con el impulso que desde la Casa del Pueblo se quiso dar a la Cooperativa de Casas Baratas. Véase Unión y Trabajo, 8-IX-1934.

[21] Todos estos acontecimientos de carácter lúdico no dejaban de ser un gran escaparate público que la Casa del Pueblo aprovechaba para mostrar su capacidad de movilización y organización. Caso paradigmático de lo anterior sería la celebración de la fiesta del trabajo del Primero de mayo

[22] Unión y Trabajo, 26-XI-1932.

[23] Tenemos constancia de la existencia del grupo deportivo y del cuadro escénico, si bien no conocemos la fecha de constitución de los mismos. Véase V.M. Arbeola, Las Casas del Pueblo…, op. cit, p. 61.

[24] En esta línea se manifiesta Sonsoles Gómez cuando defiende la tesis de que despertar y canalizar sentimientos y placeres con la práctica de cualquier actividad de recreo pueden ser concebidos como un medio para la consecución de objetivos más trascendentales. Véase S. Gómez Carbonero, “El ocio y la cultura como factores de socialización política”, en S. Castillo y J.M. Ortiz de Orruño (coords.), Estado, protesta y movimientos sociales, Bilbao, Asociación de Historia Social, U.P.V., 1998, pp. 447-448.

[25] Unión y Trabajo, 11-VIII-1934.

[26] M. Pérez Ledesma, El Obrero consciente, Madrid, Alianza Editorial, 1987, pp. 247-248.

[27] Unión y Trabajo, 17-VIII-1935.

[28] La Casa del Pueblo de Cáceres permaneció clausurada como consecuencia de los sucesos de octubre, entre el 5 de octubre de 1934 y comienzos de mayo de 1935. Véase Unión y Trabajo, 11-V-1935.

Oct 012001
 

José Ramón González Cortés.

A principios del siglo surgieron en Cáceres las primeras entidades que tomaron la forma de sociedades de resistencia y de socorros mutuos e iniciaron su andadura con una clara intencionalidad de lograr la autodefensa ante las adversidades de la vida y prestar atención a las necesidades básicas de los obreros en situaciones difíciles (enfermedad, vejez, muerte, etc.), pero también con una escasa preocupación ideológica por transformar la estructura clasista de la sociedad en que se hallaban inmersas.

Una muestra de este tipo de sociedades lo constituye la primera sociedad obrera cacereña, la “Sociedad de Ebanistas, Carpinteros y Similares del oficio” de la ciudad de Cáceres, que se constituyó oficialmente el 29 de noviembre de 1902 bajo la presidencia de Francisco Santillana[1].

No obstante, estas primeras sociedades dieron muestras de cierto grado de compromiso político y reivindicativo al celebrar en 1905, por primera vez en la capital alto extremeña, el primero de mayo. Unos años después, en marzo de 1910, se creaba bajo la presidencia de Francisco Rico, la “Sociedad de Albañiles de Cáceres”, cuya finalidad era, tal como se recogía en su Reglamento “mejorar moral y materialmente la condición de sus asociados para la mutua defensa de sus intereses, empleando para ello las medidas que estén a su alcance y las leyes que lo garanticen[2].

Durante la segunda década del siglo XX tendrá lugar en Cáceres una extensión del societarismo motivada tanto por las campañas propagandísticas que se desarrollaron en la región (es el caso de Pablo Iglesias, que recorrió Extremadura en 1910), como la toma de conciencia por parte de las clases trabajadoras de que el mejor medio a emplear para la defensa de sus intereses y la lucha frente al deterioro general de las condiciones de vida, motivado por las secuelas económicas de la I Guerra Mundial era el asociacionismo.

Se comprueba, por tanto, que a medida que las condiciones en que se desarrollaba la vida de las clases trabajadoras sufrían un evidente deterioro, la mayoría de sus integrantes terminaron adquiriendo un compromiso que iba a ir más allá del puramente societario, apuntando al político. Así, en 1912, tiene lugar en Cáceres la huelga que los ferroviarios cacereños convocaron en solidaridad con sus compañeros catalanes y cuya duración fue de dos días.

A través de diversas fuentes de información ha podido, pues, apreciarse como empezaba a cambiar la tradicional domesticidad de la clase obrera cacereña, observándose ya en esta fase un mayor grado de madurez de la movilización obrera cacereña. Un buen ejemplo de ello lo constituye la creación, en noviembre de 1912, de la Sociedad de Profesiones y Oficios Varios de Cáceres “Aurora”, cuyos promotores establecerán desde el mismo momento de su nacimiento una cierta relación con la UGT, puesto que en el artículo 45 de su Reglamento se indica que:

“En caso de disolución de esta Sociedad, los fondos y enseres que posee serán entregados á la Unión General de Trabajadores”. [3]

Aunque el ejemplo más significativo de este proceso de maduración lo conforma la creación el 13 de marzo de 1913, bajo los auspicios y el apoyo económico del doctor Salgado y tras varios intentos, del “Centro Obrero de Cáceres”, un espacio donde un grupo de sociedades de oficios resolvió superar la defensas de planteamientos aislados, más propios del societarismo de principios de siglo, decidiendo compartir una sede, así como sus objetivos y acciones.

De esta forma asistimos al paulatino desarrollo de un proceso de coordinación entre las diferentes sociedades de oficios y la conformación de unidades organizativas con más amplio calado y un mayor grado de eficacia gestora y reivindicativa, convirtiéndose, así, el Centro Obrero en el órgano canalizador de las protestas de la clase trabajadora, siendo sus primeros afiliados artesanos. De hecho, más significativa resulta la circunstancia de que “Aurora” fuera una de las primeras sociedades en integrarse al Centro Obrero, lo cual nos da una idea de la proximidad del Centro Obrero al compromiso político.

Esa idea se refuerza cuando aquel mismo año, concretamente el 29 de abril de 1913, se constituía la Sociedad de Obreros de la Cal “La Redentora”, bajo la presidencia de Luis Álvarez y con el objetivo de “mejorar las condiciones del trabajo a favor de los asociados y de poner constantemente en práctica el principio de solidaridad”. No en vano, también en sus estatutos se recogía el hecho de que, en caso de disolución, los fondos y enseres que poseyera, pasarían en calidad de depósito al Centro Obrero y, en su defecto, a la UGT[4]. Se constata, así, la existencia de una cierta relación entre el Centro Obrero y la central sindical de matiz socialista.

Poco tiempo después aparecía El Socialista Extremeño, primera muestra de la prensa obrera en Cáceres y antecedente de Unión y Trabajo, que saldría a la luz en 1915 para terminar consolidándose como el órgano de expresión de las organizaciones socialistas cacereñas. En el mismo se observa una gran preocupación por los temas culturales, junto a una importante actividad social y propagandística a través de conferencias, mítines, manifestaciones, etc.

Más tarde, a lo largo de la segunda década del siglo, a medida que del compromiso asociativo se pasa al político los originarios Centros Obreros acabaron transformándose en las denominadas “Casas del Pueblo”, pasando a ocupar su dirección aquellos individuos más comprometidos con el ideario socialista.

En Cáceres, este paso se produjo el 7 de diciembre de 1918[5], cuando se integraron en la misma la Federación Local Obrera, la Agrupación Socialista Cacereña y las diversas sociedades de oficios varios adheridas a la UGT. Y sus principales dirigentes a lo largo de aquellos años, anteriores a la II República fueron Antonio Canales[6], José Criado, Felipe González, Narciso Maderal, y Pablo Valiente Paredes.

Como señala V.M. Arbeola, la historia de la Casa del Pueblo sería “la propia historia de la Federación Local de Sociedades Obreras[7]. Constatándose ya desde sus inicios, un doble compromiso, sindical y político (aunque este último, en un primer momento se encontraría en un segundo plano de la actividad de la Federación), como muy bien se advierte en los artículos 1º y 4º del primer Reglamento del que tenemos constancia y que data del 25 de enero de 1923:

Artículo 1º. Esta Federación se constituye para agrupar en su seno a todos los obreros manuales e intelectuales de esta capital.

Artículo 4º. Esta Federación persigue el mejoramiento moral y material de sus afiliados, la desaparición de la explotación del hombre por el hombre y la abolición del salario[8].

En este Reglamento, se daba cuenta de que la Federación Local Obrera era una organización afecta a la Unión General de Trabajadores. Según este Reglamento, en 1923 componían la Federación doce sociedades, siendo el presidente y secretario de la misma, Antonio Canales y José Acero, respectivamente. Su domicilio social sería el de la Casa del Pueblo. Sin embargo, en opinión de Manuel Veiga las primeras organizaciones que se integraron en la Federación Local Obrera, fueron sólo cinco: Aurora, Ebanistas y Carpinteros, Oficiales Albañiles, Tipógrafos y Peones Albañiles[9].

En una primera época, estas organizaciones permanecieron ajenas a la lucha política, pero el deterioro de la vida política. Pero el progresivo deterioro de la vida política y el continuo empeoramiento de las condiciones de vida de la clase trabajadora motivaron la introducción de un cambio de táctica, y en particular, la decisión de participar en la actividad política para cambiar el sistema; llegando a presentar una candidatura obrera en las elecciones municipales de 1917 en la que se consiguieron cuatro concejales obreros: Antonio Canales, Vicente Floriano Santillana, Ángel Moreno Serrano y Antonio Martín Fernández.

A partir de entonces, gradualmente fue produciéndose una aproximación en el número de votos obtenidos por las candidaturas socialistas respecto a las candidaturas monárquicas, que eran las que tradicionalmente habían venido controlando todos los resortes del poder.

Por otro lado, todas las informaciones disponibles llevan a concluir que, hasta su intrusión en la lucha política, las reivindicaciones y actividades de los sumisos trabajadores y sus organizaciones obreras habían sido vistas con cierta indiferencia y paternalismo por las clases dirigentes, gozando en ocasiones de su simpatía. No obstante a medida que las organizaciones obreras subieron el nivel de sus reivindicaciones y optaron por la participación en la actividad política, serían miradas con un recelo y temor cada vez mayores e irían convirtiéndose en el objetivo primordial de los ataques lanzados por los conservadores[10].

Así 1918 fue un año de extraordinaria importancia para las organizaciones obreras cacereñas. Porque los buenos resultados electorales que se consiguieron en las elecciones municipales de 1917, unidos al empeoramiento de las condiciones de vida debido a los efectos negativos de la I Guerra Mundial, motivarían la continuidad del proceso asociativo, constituyéndose el 14 de febrero de 1918 la “Sociedad Unión de Obreros constructores de Carros de Cáceres”[11], adherida a la UGT, y el 30 de abril del mismo año, bajo la presidencia de Lorenzo Bravo, la “Agrupación Socialista de Cáceres”[12], con sede en la Casa del Pueblo.

Dicha agrupación tenía como ideario el marcado por el PSOE, recomendándose en el artículo 4º de sus Estatutos “la conveniencia de pertenecer a la sociedad de resistencia de su oficio si la hubiere, y si no, a la de oficios varios. Se constata, por tanto, la estrecha relación existente desde el primer momento entre la “Agrupación Socialista” y la “Federación Local Obrera”, siendo la organización política la encargada de defender en el ámbito político los intereses de los trabajadores socialistas afiliados a la Federación Local Obrera.

De este modo, la dirección del socialismo cacereño pasará a ser bicéfala, pues por un lado, tendrá una cabeza política, la Agrupación Socialista, y por otro, una sindical, la Federación Local, ambas organizaciones unidas por lazos de hermandad e integradas en la Casa del Pueblo. Y una buena muestra de esta simbiosis política y sindical del socialismo cacereño era la persona de Antonio Canales, quien llegó a ocupar en este período previo a la República la presidencia de la Casa del Pueblo, de la Federación Local (1923) y de la Agrupación Socialista (1926).

La Agrupación Socialista Cacereña, tendría como objetivo fundamental transformar la estructura clasista de la sociedad mediante el control del poder político. De este modo, los concejales socialistas, se convertirán en la voz de la clase obrera, haciendo oír en el ayuntamiento y en la calle sus reivindicaciones acerca de problemas como los relativos a la carestía y altos precios alcanzados por los alimentos básicos como el pan, el aceite o el carbón, las deficiencias en el suministro de agua y alumbrado, la falta de escuelas, la condena de la guerra o la crisis del trabajo, realidades que motivarán en noviembre de 1918 la convocatoria de una huelga masiva por parte de los trabajadores ocupados en las minas de Aldea Moret. Los mineros pidieron entonces un aumento de salarios y una reducción de la jornada laboral, contando en todo momento con el apoyo tanto de la Federación Local como de la Agrupación socialista.

En 1919, cuando se había manifestado ya un firme compromiso político y el deseo explícito de que el asociacionismo socialista cacereño superara el ámbito local, se formó la “Federación Provincial Obrera de Cáceres”, que también se integraría en la Casa del Pueblo[13]. Este órgano sería el referente provincial de la Federación Local y, si bien condicionará en múltiples ocasiones su actuación, no cabe duda de que el peso e influencia de la Federación Local cacereña sobre la Provincial también sería destacada.

En este proceso de consolidación y extensión de las ideas socialistas entre la sociedad cacereña, y conocedoras de los beneficios que proporcionaba la participación en la vida política municipal, las organizaciones socialistas no dudaron a la hora de participar en la lucha por las actas de diputados, destacando la disputa sostenida con motivo de las elecciones de 1919, cuando el obrero socialista Pablo Valiente Paredes perdió ante el candidato monárquico Juan Vitorica, sólo por un escaso margen de votos.

Al año siguiente venció otra vez Juan Vitorica, pero en esta ocasión frente a Antonio Canales y sólo por 219 votos de diferencia. Y es que, evidentemente, el temor ya existente a las masas trabajadoras provocó que los grupos dirigentes de la Restauración se emplearan a fondo para amañar los resultados, e impedir así el acceso a las cortes de los representantes obreros[14].

Si esto ocurría en el plano nacional, en el ámbito local, las manipulaciones no surtieron su efecto, como lo atestiguan los resultados de las elecciones municipales de 1920. Porque el reparto de los votos correspondientes a este proceso electoral, muestra un significativo ascenso de la influencia socialista en Extremadura, en general, y en la ciudad de Cáceres, en particular[15], habida cuenta de que se produjo un empate entre la candidatura obrera y la de la coalición monárquica (liberales y conservadores). No obstante, procediendo el gobierno al nombramiento de Alcalde por una Real Orden impediría el acceso por primera vez, de un obrero a la más alta magistratura municipal, pasando a ser los socialistas, la minoría mayoritaria en el Ayuntamiento.

Pero, lo que no podían resolver con sus manejos las élites de la Restauración era la calamitosa situación en que se encontraba la clase trabajadora, lo cual propiciaría que durante estos años la conflictividad social estuviera muy presente en Extremadura y en Cáceres. Porque fue sin duda, el fuerte deterioro de las condiciones de vida propias de las clases populares -carestía y escasez de alimentos, bajos salarios, etc.-, la circunstancia que terminó propiciando la aparición de varios episodios de protesta, siendo el más significativo de todos ellos el que se desarrolló en la provincia de Cáceres a mediados de 1920.

En efecto, a lo largo del mes de junio de 1920 se desató una oleada de motines que afectaron a varios pueblos cacereños -como Ceclavín- y que acabaron desembocando en la capital, donde la protesta llegó a tales extremos de intensidad, (con asaltos generalizados a los comercios, en protesta por el alza de los precios), que hizo necesaria la declaración del estado de guerra y la intervención del Ejercito, practicándose varias detenciones y dictándose varias penas de muerte con fines ejemplarizadores[16].

Desde 1909 a 1920 en el socialismo español predominó la rama política sobre la sindical. Pero a raíz de los fracasados sucesos de 1917, de los que resultó un Partido Socialista muy debilitado por la escisión comunista, la UGT que estaba en proceso de crecimiento, se convertiría en el motor de las acciones que marcaron la dirección socialista[17], obteniendo ahora y hasta los años treinta la primacía sobre el PSOE en el conjunto de un movimiento socialista muy influido por el reformismo tras la escisión de 1921[18], siendo su principal preocupación a partir de entonces, la salvaguarda de las organizaciones obreras. Sólo en este contexto se entiende la colaboración con el primorriverismo[19].

Por su parte, el proceso degenerativo que sufrió el sistema de la Restauración con una estructura social y constitucional obsoleta, provocaría una agudización de la crisis, y abriría paso al necesario cirujano de hierro. Así, con la llegada de la dictadura primoriverista, el movimiento obrero cacereño entró en una fase de letargo, aunque gracias al pacto tácito[20] de colaboración firmado entre el dictador y amplios sectores del Socialismo –dirigidos por Julián Besteiro, Saborit y Caballero-, las organizaciones socialistas cacereñas fueron toleradas y continuaron desarrollando ciertas actividades[21]; de hecho, si bien, sufrieron un visible descenso de afiliados[22], en el fondo acabaron viéndose reforzadas en comparación con los partidos burgueses en virtud de la pervivencia de (unos) cuadros sindicales organizados públicamente[23].

Las nuevas condiciones impuestas por la Dictadura –mucha administración y poca política-, favorecieron la hegemonía de la UGT en el movimiento socialista e hicieron que la central asumiera por sí sola algunas responsabilidades políticas, llegando incluso a proponer uno de sus más destacados dirigentes sindicales, el pragmático Francisco Largo Caballero, un proyecto de unidad orgánica de las organizaciones siamesas[24] (en realidad, la absorción del partido por el sindicato), un proyecto que no cuajó por la resistencia de los dirigentes más políticos del socialismo.

Con todo, F. Largo Caballero logró fundir en la práctica ambas organizaciones por la cúspide, toda vez que sus Ejecutivas resultaron fundamentalmente coincidentes tras la celebración de sus respectivos Congresos en 1928. Detrás de todo esto, se encontraba la clara tendencia caballerista de hacer de la UGT un instrumento político, circunstancia que se daría durante la Segunda República y que sería determinante en los momentos en que la separación entre partido y sindicato se consumaba[25].

Pero a partir de este año, con el empeoramiento de la situación económica, se produjo un paulatino alejamiento de la Dictadura por parte de aquellos que inicialmente le apoyaron, entre ellos los socialistas. Finalmente, el régimen de Primo de Rivera caería en enero de 1930, dejando a la institución monárquica en una difícil situación que desembocaría en las elecciones municipales de 1931, unos comicios de los que saldrían reforzadas las organizaciones socialistas cacereñas.

Y fue ésta una realidad que no debe resultarnos extraña, pues la interesada permisividad del Dictador frente a las organizaciones social-ugetistas permitió a éstas, afrontar el tránsito a la República con bastante ventaja sobre el resto de las organizaciones políticas y sindicales, afianzando de este modo su posición como fuerzas sociopolíticas hegemónicas en Cáceres y en gran parte del país.

BIBLIOGRAFÍA.

  • Ayala Vicente, F., “Orígenes de la agrupación socialista local de Cáceres. Primer ayuntamiento socialista en la ciudad”, en Alcántara (Cáceres), núm. 50, 4ª época, 2000, pp. 73-92.
  • Arbeola, V.M., Las Casas del Pueblo, Madrid, Mañana, 1977.
  • Contreras, M., “Líderes socialistas de la Dictadura a la República”, en Sistema (Madrid), núm. 26, 1978, pp. 59-72.
  • Forcadell, C., “Crisis de la II Internacional y la creación del PCE “, en VVAA., El Marxismo en España, Madrid, F.I.M., 1984.
  • García Pérez, J., Merinero Martín M.J. y Sánchez Marroyo, F., Historia de Extremadura. Los tiempos actuales. vol. IV. Badajoz, Universitas, 1985.
  • González Gómez, S., “La UGT en los comienzos del siglo XX”, en Investigaciones Históricas, (Salamanca), núm. 10, 1990, pp. 71-90.
  • Luis Martín, Francisco de, y Arias González, L., Las Casas del Pueblo socialistas en España (1900-1936). Estudio social y arquitectónico, Barcelona, Ariel, 1997.
  • Lemus López, E., Extremadura, 1923-1928: La historia de las Diputaciones provinciales, Badajoz-Cáceres, Diputación Provincial de Badajoz-I.C. “El Brocense”, 1993.
  • Luis Martín, Francisco de, “Consideraciones sobre las relaciones socialismo-Estado en España (1879-1936)”, en Historia Contemporánea, (Leioa), U.P.V., 1998. pp. 309-333.
  • Martín, B., Los problemas de la modernización. Movimiento Obrero e industrialización en España, Madrid, 1992.
  • Madalena Calvo, J. I., “El socialismo durante la Dictadura de Primo de Rivera, 1923-1930”, en VVAA, Socialistas y ugetistas en España, 1879-1939, Salamanca, Agrupación Provincial de Salamanca, PSCL-PSOE, 1988, pp. 121-141.
  • Maza Zorrilla, E., “Las clases populares en España: continuidad y transformaciones en su perfil asociativo (187-1930)”, en Investigaciones Históricas, (Valladolid), núm. 15, 1995, pp. 297-314.
  • Moral Sandoval, E., “El socialismo y la dictadura de Primo de Rivera”, en Juliá, S (coord.). El socialismo en España. Desde la fundación hasta 1975. vol. I, Madrid, Fundación Pablo Iglesias, 1986.
  • Pérez Ledesma, M., “Partido y sindicato: unas relaciones no siempre fáciles”, en Juliá, S (coord.). El socialismo en España. Desde la fundación hasta 1975. vol.I, Madrid, Fundación Pablo Iglesias, 1986.
  • Piqueras Arenas, J.A., “Sindicatos y ámbito sindical. Interpretación del ugetismo valenciano”, en Historia Social, (Valencia), núm. 9, 1981, pág. 50.
  • Sánchez Marroyo, F., Sindicalismo Agrario y Movimiento Obrero, Cáceres 1906-1920, Cáceres, Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Cáceres, 1979.
  • Sánchez Marroyo, F., “Aproximación a la Historia del movimiento obrero y campesino de Extremadura (1868-1936). Un intento de síntesis, en Alcántara, (Cáceres), núm. 1, 3ª época, 1984, pp. 25-38.
  • Sánchez Pérez, F., “Experiencias de los oficios y federaciones de industria en Madrid (1910-1923). El caso de la Federación Local de la edificación”, en Castillo, S., y Ortiz de Orruño, J.M. (coord.), El trabajo a través de la historia, Madrid, UGT-Centro de Estudios Históricos, Asociación de Historia Social, 1996, pp. 477-485.
  • Serrallonga i Urquidi, J., “Motines y revolución. España 1917”, en Bonamusa, F. (ed.), La huelga generalAYER (Madrid), núm. 4, 1991, pp. 169-191.
  • Tuñón de Lara, M., El movimiento Obrero en la Historia de España, 2 vols., Barcelona, Laia, 1977
  • Tuñón de Lara, M., “Crisis económicas y movimientos sociales: el caso español (1898-1934), en Sistema (Madrid), núm. 52, 1983, pp. 3-21.
  • Veiga López, M., Fusilamiento en Navidad, Mérida, Editora Regional Extremeña, 1993.

NOTAS:

[1] “Reglamento de la Sociedad de ebanistas, carpinteros y similares del oficio”, Archivo Histórico Provincial de Cáceres (en adelante A.H.P. de Cáceres). Sección Asociaciones. Caja 7. 29-XI-1902.

[2] “Reglamento de la Sociedad de albañiles de Cáceres”, A.H.P. de Cáceres. Sección Asociaciones. Caja 7. 6-IV-1910. Así mismo, se tiene constancia de la existencia en enero de 1913 de la Sociedad de peones albañiles, bajo la presidencia de Juan Merino.

[3] “Reglamento de la Sociedad de profesiones y oficios varios de Cáceres “Aurora”, A.H.P. de Cáceres. Sección Asociaciones. Caja 7. 18-IX-1912.

[4] “Reglamento de La Redentora. Sociedad de obreros en cal de Cáceres”, A.H.P. de Cáceres. Sección Asociaciones. Caja 8. 29-IV-1913.

[5] V.M. Arbeola, Las Casas del Pueblo, Madrid, Mañana, 1977, pág. 62.; y F. de Luis Martín y L. Arias González, Las Casas del Pueblo socialistas en España (1900-1936). Estudio social y arquitectónico, Barcelona, pág. 160.

[6] Antonio Canales será uno de los más destacados dirigentes del socialismo cacereño durante el periodo que abarca nuestro estudio, un personaje cuya moderación condicionará el sindicalismo pragmático seguido por la Federación Local Obrera.

[7] V.M. Arbeola, Ibídem. Según este autor, la Federación Local “existe desde 1912”.

[8] “Reglamento de la Federación Local Obrera de Cáceres”, A.H.P. de Cáceres. Sección Asociaciones. Caja 9. 24-I-1923.

[9] M. Veiga, Fusilamiento en Navidad, Mérida, Editora Regional Extremeña, 1993, pág. 37.

[10] No por casualidad algunos autores defendían la idea de que el periodo comprendido entre 1915 y 1923 fue el de la “mayoría de edad” del socialismo español y concretamente del cacereño, al asentarse entonces las bases que “permitirán el paso hacia un estado superior de la lucha obrera, la lucha de clasesdel gremio al sindicato”. Véase B. Martín, Los problemas de la modernización. Movimiento Obrero e industrialización en España. Madrid, 1992, pp. 301 y ss.; y F. Sánchez Pérez, “Experiencias de los oficios y federaciones de industria en Madrid (1910-1923). El caso de la Federación Local de la edificación”, en S. Castillo, y J.M. Ortiz de Orruño (coord.), El trabajo a través de la historia, Madrid, UGT-Centro de Estudios Históricos, Asociación de Historia Social, 1996, pp. 477 y ss.

[11] “Reglamento de la Sociedad Unión de Obreros Constructores de Carros de Cáceres”. A.H.P. de Cáceres, Sección Asociaciones. Caja 8, 14-II-1918.

[12] “Reglamento de la Agrupación Socialista de Cáceres”. A.H.P. de Cáceres. Sección Asociaciones. Caja 8, 30-IV-1918.

[13] Tuñón de Lara se refiere a las fechas de 1918-1919 como el punto de partida para la implantación extraordinaria del socialismo en las zonas agrarias de Cáceres. Véase M. Tuñón de Lara, “Crisis económicas y movimientos sociales: el caso español (1898-1934), en Sistema (Madrid), núm. 52, 1983, pp. 13-15.

[14] Para un mejor conocimiento del comportamiento electoral en la provincia de Cáceres en este periodo, véase la obra ya citada de M. J. Merinero Martín,Comportamiento político de Cáceres, 1891-1931. Cáceres, El Brocense, 1980.

[15] M. Tuñón de Lara, El movimiento Obrero en la Historia de España, tomo II, Barcelona, Laia, 1977, pág. 280.

[16] J. García Pérez, M.J. Merinero Martín y F. Sánchez Marroyo, Historia de Extremadura. Los tiempos actuales. vol. IV. Badajoz, Universitas, 1985, pp. 586.

[17] M. Pérez Ledesma, “Partido y sindicato: unas relaciones no siempre fáciles”, en S. Juliá (coord.), El socialismo en España. Desde la fundación hasta 1975, Madrid, Fundación Pablo Iglesias, 1986, pág. 227 y ss.

[18] Algunos autores defienden que tras la ruptura con los comunistas, en el seno del socialismo español se produjo un triunfo de los planteamientos reformistas y de la socialdemocracia. Este es el caso de F. de Luis Martín y L. Arias González, Las Casas del Pueblo…, op. cit.., pág. 153. Así mismo, para una mejor comprensión del proceso que llevó a la escisión de 1921, véanse C. Forcadell, “Crisis de la II Internacional y la creación del PCE “, en VVAA., El Marxismo en España, Madrid, F.I.M., 1984.; y J. Serrallonga i Urquidi, “Motines y revolución. España 1917”, en F. Bonamusa(ed.), La huelga generalAYER (Madrid), núm. 4, 1991, pp. 169-191.

[19] Véase J.L. Madalena Calvo, “El socialismo durante la Dictadura de Primo de Rivera, 1923-1930”, en VVAA, Socialistas y ugetistas en España, 1879-1939, Salamanca, Agrupación Provincial de Salamanca, PSCL-PSOE, 1988, pp. 121-141.; y E. Moral Sandoval, “El socialismo y la dictadura de Primo de Rivera”, en S. Juliá (coord.), El socialismo en España. Desde la fundación hasta 1975. Vol. I, Madrid, Fundación Pablo Iglesias, 1986.

[20] M. Tuñón de Lara, op. cit., pág. 7. Para acercarnos al conocimiento de Extremadura en la época de Primo de Rivera hemos consultado la obra de Encarnación Lemus López, Extremadura, 1923-1928: La historia de las Diputaciones provinciales. Badajoz-Cáceres, Diputación Provincial de Badajoz, I.C. “El Brocense”, 1993.

[21] Bien significativo de esta libertad de actuación fue la celebración del 1º de mayo en 1927 con un mitin de propaganda obrero-socialista por parte de la Federación Local presidida por Antonio Canales. Véase “Antonio Canales al Excmo. Sr. Gobernador Civil”. A.H.P. de Cáceres, Documentación Gobierno Civil. Serie Asociaciones, Caja 9. 27-IV-1927.

[22] Descenso que quizás debiera interpretarse como relativo, toda vez que en durante esos años la población activa nacional se incremento en novecientas mil personas. Véase E. Moral Sandoval, op. cit., pág. 201. No obstante, Sánchez Marroyo señala que el número de afiliados de la Casa del Pueblo de Cáceres pasó de 1.306 en 1920 a 986 afiliados en 1924. Cf. F. Sánchez Marroyo, Sindicalismo Agrario…, op. cit., pp. 251.

[23] M. Contreras, “Líderes socialistas de la Dictadura a la República”, en Sistema (Madrid), núm. 26, 1978, pp. 59-72.

[24] Calificativo empleado en J.A. Piqueras Arenas, “Sindicatos y ámbito sindical. Interpretación del ugetismo valenciano”, en Historia Social, (Valencia), núm. 9, 1981, pág. 50.

[25] F. de Luis Martín, “Consideraciones sobre las relaciones socialismo-Estado en España (1879-1936)”, en Historia Contemporánea, (Leioa), U.P.V., 1998, pág. 324 y ss.