Oct 102013
 

Esperanza Bravo Zuíl y José Luengo Blázquez.

El presente trabajo es el primero de una serie de ellos que ­tenemos en preparación, de los que en conjunto llamaremos “Raíces y costumbres del pueblo”, y que en sucesivas ediciones de estos Coloquios los iremos dando a conocer.

Con dichos trabajos queremos contribuir a que las costumbres de nuestros pueblos no solamente no se pierdan, sino a la vez darlas a conocer y promocionar en lo posible, ese rico folklore y costumbres, dichos populares o refranes, medicina popular, que con nuestro mo­desto trabajo podamos ir recopilando y porque “quién es del pueblo debe aprender del pueblo”.

Comenzamos nuestro estudio -y de ello tratamos en estos Co­loquios de Extremadura- con el capitulo que hemos titulado “Manojo de Refranes”. ¿Por que comenzar por ellos y no por otro tema? Pues muy sencillo, porque el proverbio es el que más a menudo utiliza la gente del pueblo para expresarse. ¿Quién alguna vez no ha estado hablando con gente del pueblo y para contarle algún hecho o historia no han recurrido a los refranes, como por ejemplo este tan conocido de “Dime con quién andas y te diré quien eres”?

El trabajo está realizado basándonos en unos 400 proverbios o refranes populares y más que un estudio minucioso de cada uno de ellos -cuya exposición nos llevaría mucho tiempo- sólo iremos citando a lo largo del trabajo alguno de ellos -hemos hecho una recopilación de los mismos agrupándolos por actividades y por su contenido.

Tras leerlos y releerlos, hemos podido observar como a través de los tiempos, citamos refranes del siglo XVI como son:

 

            “Mas cuidado te da un enemigo que consolación cien amigos”.

 

O este otro:

 

“Si tienes enemigos, ten tus ojos por guarda”

 

(Ambos recogidos de las Crónicas Trujillanas del siglo XVI, pág. 167). Y otros posteriores como por ejemplo:

 

“Muerto el perro, se acabó la rabia”.

 

“Para hablar mal, más vale callar”.

 

Y en todos ellos vemos como el saber popular nos muestra a través de ellos una moraleja, que nos enseña y vale para varios aspectos de nuestra vida.

 

Quién alguna vez no ha recurrido al ver la climatología a algún refrán que nos cite el hecho climatológico que estamos viviendo. Por ejemplo cuando en Trujillo un año nieva ¿quién es el que no escucha aquello de?

“Año de nieves, año de bienes”.

 

O a primero de año este otro de:

 

“Año nuevo, vida nueva”.

 

Para luego seguir citando varios dichos populares para cada mes del año, así podemos citar:

 

“Eneru veraneru, ni pajú en el pajar, ni granú en el graneru”.

 

“Enero carambanero”.

 

“En febrero, busca la sombra el perro, en marzo el perro y el amo, y en Abril, el perro, el amo y el barril”.

 

“Marzo ventoso y abril lluvioso, sacan a mayo florido y hermoso”

 

“Por San Juan, cigüeñitos a volar”.

 

“Por Santiago, pinta el gajo”.

 

“Lluvia de Agosto, lluvia de miel y mosto”.

 

“Septiembre, quién tenga trigo que siembre”.

 

“En octubre le baja a la oveja la ubre”.

 

“Noviembre, dichoso mes, que entra con los Santos y sale con San Andrés”.

 

“Por Navidad, un ciego lo conocerá, y por Reyes hasta los bueyes”.

 

 

Vemos como a través del refrán podemos poner los medios para evitar algunos males que sino nos pasarían desapercibidos y como consecuencia de ello los sufriríamos en nuestras carnes y negocios.

También son estos proverbios de gran ayuda para el agricultor y ganadero, indicándole, por ejemplo, cómo y cuándo tienen que sembrar, cuando tiene que vender y comprar, etc., tal y como podemos ver en los siguientes ejemplos:

 

“El cerco de la luna le enjuga, el cerco del sol moja al pastor”.

 

“Hasta que no se acabe la vendimia no se friegan los canastos”.

 

“Dijo el trigo a la ceba, Dios te dé mala segá”.

 

“Siembra en polvo y cogerás en gordo, siembra en mojao y recogerás doblao”.

 

“Cuatro meses, cuatro semanas y cuatro días la puerca parida”.

 

“Por la vendimia vende tu gallina, y por Navidad la vuelves a comprar”.

 

“El higo bueno debe tener: ojo de viuda, capa de pobre y pescuezo de ahorcado”.

 

 

Pero los refranes no solamente dan consejos y sacas moraleja que te puedan servir para tus negocios, también se ocupan de darte consejos para cuidarte y evitar la enfermedad. En ellos se basó el celebre doctor D. Juan Sorapán, para escribir su conocida “Me­dicina Española…”. Muchos de estos proverbios populares los pudo conseguir de los perseguidos y condenados por la Inquisición al ser médico de la misma, dicen así algunos de ellos:

 

“Quien quiera vivir sano, cene poco y cene temprano”.

 

“Pan de ayer y carne de hoy y vino de antaño, traen al hombre sano”.

 

“Mas mató la cena, que salvo Avicena”.

 

“De hambre a nadie vi morir, de mucho comer cien mil”.

 

“Comida fría y bebida caliente nunca hicieron buen vientre”.

 

“Aceituna una es oro, dos plata y la tercera mata”.

 

“Si quieres tener dientes limpios, limpiar: o con oro, o con plata, o con vinazga, o con nonada”.

 

“Si quieres que tu hijo crezca, lávale los pies y rápale la cabeza”.

 

“Carne de pluma quita del rostro la arruga”.

 

“Come poco, cena más y dormirás”.

 

“Come poco, y cena más, duerme en alto y vivirás”.

 

 

Y como no se van a dedicar a un aspecto de la vida tan na­tural y deseado, como es la diversión, la bebida y el juego. En algunos de ellos se nos cuentan los beneficios y también perjuicios del vino, como por ejemplo:

 

“Lo que no va en vino, va en lagrimas y suspiros”.

 

“La mujer y el vino, hacen al hombre de tino”.

 

“Dijo Salomón, que el buen vino alegra el corazón”.

 

“Si queráis que baile, ande el barril delante”.

 

“La casa envinada, medio empeñada”.

 

Y sobre el juego nos dicen:

 

“En la mesa y en el juego se conoce al caballero”.

 

“A ningún marrano se le quita la baraja de la mano”.

 

 

Y no solo se quedan en esto, sino que te aconsejan sobre algo tan íntimo, como son los propios tratos sexuales:

 

“Dieta, mangueta y siete nudos en la bragueta”.

 

 

Pero como pensar que el saber popular iba a olvidarse en sus refranes, de una cosa tan natural y rutinaria como son nuestras propias necesidades fisiológicas, así podemos citar algunos como:

 

“El que pronto lo huele, cerca lo tiene”.

 

“Para cagar descansado, precisa estarse sentado”.

 

“Por muy -culitin, culitin- que sea, no hay -culitin, culitin-  que no se pea”.

 

 

Y para terminar, no dejaremos de citar algunos proverbios que afectan o se refieren al buen hacer y a la moral de cada uno, indi­cándole y aconsejándole como debe obrar con y hacía los demás, así tenemos:

 

“Pereza y llave de pobreza”.

 

“El dar es honor y el pedir dolor”.

 

“Haz bien y no mires a quien”.

 

“Hijo eres y Padre serás, cual hicieres tal habrás”.

 

“Del viejo el consejo y no muy lejos”.

 

“El que tenga hembra que calle la lengua, y el que tenga varón, que tape al ladrón”.

 

“Donde se saca y no se mete pronto se llega al hondón”.

 

“El que mucho corre pronto para”.

 

“Cuando la cochina se lava la cara to el mundo la repara”.

 

“Padrino de boa y alcalde de aldea, quien quiera ser que lo sea”.

 

“Cuando la barba de tu vecino veas pelar, hecha la tuya a remojar”.

 

“Quien a hierro mata a hierro muere”.

 

 

 

Para finalizar este modesto trabajo, adjuntamos un anexo en el que se relaciona por apartados, según a lo que se refieren y nos enseñan, aproximadamente unos 400 refranes. Esperamos que esta pequeña aportación a dar a conocer algo de nuestra cultural popular les haya interesado o al menos haberles hecho pasar un rato agradable y, lo que es más importante, que con este modesto trabajo hayamos logrado que, al memos, estos 400 proverbios no se queden en el olvido (14 refranes sobre el año y sus meses; 24 refranes referentes al campo; 3 refranes sobre el vino; 40 refranes sobre medicina; 54 refranes sobre lo económico; 64 refranes morales; y 79 refranes varios).

 

 

REFRANES SOBRE EL AÑO Y SUS MESES

 

“Año nuevo, vida nueva”.

 

“Año de nieves, año de bienes”.

 

“Eneru veraneru, ni pajú en el pajar, ni granú en el graneru”.

 

“Enero carambanero”.

 

“En febrero, busca la sombra el perro, en marzo el perro y el amo, y en abril, el perro, al amo y el barril”.

 

“Febrero mocho que solo tiene veintiocho”.

 

“Por San Blas cigüeñitas verás”.

 

“La flor de febrero no llega al frutero”.

“Marzo varía siete veces al día”.

“Marzo ventoso y abril lluvioso sacan a mayo florido y hermoso”.

 

“En marzo se acuesta la gente un rato, en abril échate a dormir, en mayo aunque no quiera el amo y en junio todo el mundo”.

 

“Por abril, las aguas mil”.

 

“Golondrina anticipada, primavera muy templada”.

 

“Primavera fría, cosecha tardía”.

 

“Las chaparritas de abril todas caben en un barril, y si el barril se quiebra, ni en el cielo ni en la tierra”.

 

“San Marcos llena los charcos”.

 

“En abril se echan las mujeres a dormir”.

 

“En ayo quemó la vieja el escaño y en junio, porque no lo tuvo”.

 

“Mayo caliente y lluvioso ofrecen bienes copiosos”.

 

“Por San Juan, cigüeñitos a volar”.

 

“Quien no trilla en junio, no trilla agosto”.

 

“Por Santiago, pinta el gajo”.

 

“Por San Agustín, mocitas al candil”.

 

“Lluvia de agosto, lluvia de miel y mosto”.

 

“En agosto, frío en rostro”.

 

“Por la vendimia vende tu gallina, y por Navidad la vuelves a comprar”.

 

“Septiembre, quién tenga trigo que siembre”.

 

“Por San Bartolomé las primeras aguas y por la Morenita las verdaderas”.

 

“A septiembre, todo el mundo le tiemble”.

 

“En octubre, le baja a la oveja la ubre”.

 

“En octubre, coge la yunta y cubre”.

 

“Por San Andrés, todo el día noche es”.

 

“Noviembre, dichoso mes, que entra con los Santos y sale con San Andrés”.

 

“Por Todos los Santos, a más tardar, el trigo has de sembrar”.

 

“Al llegar el invierno helado, esté ya el trigo arraigado”.

 

“Por Navidad, un ciego lo conocerá y por Reyes hasta los bueyes”.

 

“Por Navidad, cada oveja a su corral”.

 

 

REFRANES REFENTES AL CAMPO

 

“Como sembrarás recogerás”.

 

“Dijo el asno al mulo: quita allá orejudo”.

 

“El que sigue la caza, ese la mata”.

 

“El cerco de la luna le enjuga, el cerco del sol moja al pastor”.

 

“Ya se está pusiendo el sol, hacen sombra los terrones, mírale la cara al amo verás que jocín poní”.

 

“De Castilla el trigo, pero no el amigo”.

 

“De Extremadura el aceite, pero no la gente”.

 

“Quién siembra a su hora, más ríe que llora”.

 

“Cuatro meses, cuatro semanas y cuatro días la puerca parida”.

 

“Gallina con pollinos, tarde llega al molino”.

 

“El que va a leña verde, cuanto más anda más pierde”.

 

“No compres un burro cojo con intención de que sane, porque los buenos encojan y los cojos, cojos están”.

 

“Oveja que berrea, pierde bocao”.

 

“La cabra coja no quiere siesta y si la quiere caro le cuesta”.

 

“Estropeau de palus se jacin araos”.

 

“Hasta que no se acabe la vendimia no se friegan los canastos”.

 

“Burro cansao, burro empalmao”.

 

“Por Santo Domingo de Guzmán, cantó la gallina después de asar”.

 

“Viva la gallinita viva con su pipita”.

 

“Después del burro muerto, la ceba al rabo”.

 

“Oveja que bala, bocao pierde”.

 

“El que esta hecho a la azada no tome lanza”.

 

“El higo bueno debe de tener, ojo de viuda., capa de pobre y pescuezo de ahorcado”.

 

“Dijo el trigo a la cebá, Dios te dé mala segá”.

 

“Al puerco y a la rana no hay que sacarles del lodo”.

 

“Bien vale cabras coja, mientras el lobo no la coja”.

 

“Quien tenga miedo a los pájaros, no siembre alpiste”.

 

“Cuando se castiga a la perra, señal que el perro está lejos”.

 

“Siembra en polvo y cogerás en gordo, siembra en mojao y recogerás doblao”.

 

“El queso de abril para mí y el queso de mayo para el amo”.

 

“Por Santa Catalina mata la cochina”.

 

 

REFRANES SOBRE EL VINO

 

“Con las peras vino bebas, y sea el vino tanto que anden las peras nadando”.

 

“El que es amigo del vino, enemigo es de sí mismo”.

 

“Quién tuviere buen vino, bébalo y no lo dé a su vecino”.

 

“Lo que no va en vino, va en lágrimas y suspiros”.

 

“El vino anda sin calzas” (porque dice verdad).

 

“No hay tal testigo como un moduelo de vino”.

 

“Vino usado, y pan mudado”.

 

“Vino marido, que me sino (fino)”.

 

“Agua al higo, y a la pera vino”.

 

“Amárgame el agua marido, amárgame, y sábeme el vino”.

 

“El pez y el cochino, la vida en el agua y la muerte en el vino”.

 

“Después de beber, cada uno dice su parecer”.

 

“Dijo la leche al vino, bien seáis venido amigo”.

 

“Tal es el vino para los gargajos, cual San Bartolomé para los diablos”.

 

“Do entra beber, sale saber”.

 

“Hombres buenos, y picheles de vino, apaciguan el ruido”.

 

“La casa envinada, medio empeñada”.

 

“La vida del perdido, poco dinero y harto de vino”.

 

“La que se enseña a beber de tierna, enviará el hilado a la taberna”.

 

“La leche con el vino, tornase venino”.

 

“Cuando el viejo no puede beber, la guasa le pueden hacer”.

 

“La mujer y el vino, hacen al hombre de tino”.

 

“Quien tras ensalada no bebe, no sabe lo que pierde”.

 

“Puerco fresco, y vino nuevo, cristianillo al cementerio”.

 

“No me echéis agua al vino, que andan gusarapas por el río”.

 

“La leche y el vino hacen al viejo niño”.

 

“Pan en altura y vino en mesura”.

 

“Pan y vino andan camino, que no mozo garrido”.

 

“Suelas y vino, andan camino”.

 

“Dijo Salomón, que el buen vino alegra el corazón”.

 

“Si como me distes en el ojo, me dieras en el jarro, bonica me habías parado”.

 

“El vino como rey, y el agua como buey”.

 

“Sangraos Marina, sopa en vino es medicina”.

 

“Si así corres como bebes, vámonos a liebres”.

 

“Si queréis que baile, ande el barril delante”.

 

“De las aves que alzan el rabo, la peor es el jarro”.

 

“A bocado harán, espolada de vino”.

 

“Ajo pío y vino puro, pasan el puerto seguro”.

 

“Beber a codo alzado y hasta ver las armas del mal logrado”.

 

“El arroz nace en el agua y muere en el vino”.

 

“Donde entra el vino, salen verdades”.

 

 

REFRANES SOBRE MEDICINA

 

“Quien quiera vivir sano, cene poco y cene temprano”.

 

“Si quieres vivir sano hazte viejo temprano”.

 

“Pan de ayer, carne de hoy, vino de antaño, traen al hombre sano”.

 

“El mucho comer, trae poco comer”.

 

“Más mató la cena que salvó Avicena”.

 

“Come poco y cena más, duerme en alto y vivirás”.

 

“Come poco, cena más y dormirás”.

 

“De las carnes el carnero, de los pescados el mero”.

 

“Carne de pluma, quita del rostro las arrugas”.

 

“Capón de ocho meses para mesa de reyes”.

 

“Tapar la nariz y comer la perdiz”.

 

“Buena es la trucha, mejor el salmón, bueno es el sabalo cuando es de sazón”.

 

“Si quieres tener dientes limpios, limpiar o con oro o con plata o con vinazga, o con nonada”.

 

“Si quieres que tu hijo crezca, lávale los pies y rápale la cabeza”.

 

“Si quieres comida mala, come la liebre asada”.

 

“Comida fría y bebida caliente, nunca hicieron buen vientre”.

 

“Comer verdura y echar mala ventura”.

 

“El agua sin color, ni sabor, y hala de ver el sol”.

 

“Agua mala, hervida y colada”.

 

“Agua que corre, nunca mal coge”.

 

“Dieta, manqueta y siete nudos en la brageta”.

 

“De hambre a nadie vi morir, de mucho comer a cien mil”.

 

“Comer toda vianda, y tremer toda maleyta”.

 

“Quien se hecha sin cenar, toda la noche devanea”.

 

“Después de comer, dormir y de cenar pasos mil”.

 

“Por mucha cena nunca noche buena”.

 

“No le quiere mal quien le hurta al viejo lo que ha de cenar”.

 

“Carne de pluma si siquiera de Grua”.

 

“De aquella me deje Dios comer, que deja los pollos y comienza a poner y no de aquella gallina”.

 

“El viejo midale el aire y darle a el pellejo”.

 

“Todo pescado es flema y todo juego postema”.

 

“Carne, carne cría y peces agua fría”.

 

“De los colores la grana y de las frutas la manzana”.

 

“De la nuez el higo es buen amigo”.

 

“Aceituna y una es oro, dos plata y la tercera mata”

 

“Coles y nabos para en uno son entrambos”.

 

“El queso es sano que da el avaro”.

 

“De los olores el pan, de los sabores la sal”.

 

“Salud y alegría belleza cría, atavío y aceites cuesta caro y miente”.

 

“Come niño y criarte as come viejo y vivirás”.

 

“Jurado tiene la menta (yerbabuena) que al estomago nunca mienta”.

 

“En invierno y en verano el buen dormir es sobrado”.

 

“Cena y vete a echar por mal cabo la vida andar”.

 

“Más vale prevenir que curar”.

 

“Si el agua estropea los caminos, que será de los intestinos”.

 

“De grandes cenas, las sepulturas llenas”.

 

“Salud y pesetas y lo demás son puñetas”.

 

“La ensalá, salá, poco vinagrí y bien aceitá”.

 

“Si quieres llegar a viejo, guarda la leche en el pellejo”.

 

“De los cuarenta para arriba, no te mojes la barriga”.

 

“Hasta el cuarenta de Mayo no te quites el sayo”.

 

 

REFRANES SOBRE LO ECONOMICO

 

“Al hombre osado, la fortuna le da la mano”.

 

“Pereza, llave de pobreza”.

 

“De donde sacas y no pones, pronto hallarás el hondón”.

 

“El dar es honor y el pedir dolor”.

 

“Dinero llama a dinero”.

 

“Nunca mucho costó poco”.

 

“A caballo regalado no hay que mirarle el diente”.

 

“La avaricia rompe el saco”.

 

“Día de muchos, víspera de nada”.

 

“Dinero de avaro, dos veces va al mercado”.

 

“De lo que no nos cuesta llenamos las cestas”.

 

“Quién gasta según su hacienda, nunca será mendigo”.

 

“El pobre que se humilla es sincera avecilla”.

 

“A río revuelto ganancia de pescadores”.

 

“La prueba de oro es la piedra de los plateros, la de los hombres, dinero”.

 

“La vela que va por delante es la que alumbra”.

 

“Quien da luego lo que promete, da dos veces”.

 

“Para ser rico hay que ahorrar del pico”.

 

“El que gana un pleito queda en camisa y el que lo pierde sin ella”.

 

“Más vale saber que el poseer”.

 

 

REFRANES MORALES

 

“Dime con quien andas y te diré quien eres”.

 

“El amor y la fe, en las obras se ve”.

 

“Haz bien y no mires a quien”.

 

“Como sembrarás, recogerás”.

 

“Cada uno habla de la feria según le va”.

 

“Quien a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija”.

 

“Quien mal anda mal acaba”.

 

“Hijo eres y padre serás, cual hicieres tal habrás”.

 

“El que tenga hembra que calle la lengua, y el que tena varón, que tape al ladrón”.

 

“Somos arrieros y por el mundo andamos”.

 

“En la mesa y en el juego se conoce al caballero”.

 

“Por la boca muere el pez”.

 

“Según el trato, así te trato”.

 

“Viendo al chozo se ve al guarda”.

 

“Obras son amores y no buenas razones”.

 

“En la boca de los niños y de los tontos está la verdad”.

 

“El agua clara y el chocolate espeso”.

 

“Ojos que no ven, corazón que no siente”.

 

“Se cree el ladrón que todos son de su condición”.

 

“Más pronto se coge a un mentiroso, que a un cojo”.

 

“Quien a hierro mata a hierro muere”.

 

“Más sabe el diablo por viejo que por diablo”.

 

“Hombre prevenido vale por dos”.

 

“E1 que a los suyos se parece, honores merece”.

 

“Quien bien te quiere te hará llorar”.

 

“Quien bien quiere a Beltrán, bien quiere a su can”.

 

“Amor, con amor se paga”.

 

“El trato engendra cariño”.

 

“El amor es ciego”.

 

“El hombre verdadero es como el cordero”.

 

“Quien siembra espinas, no ande descalzo”.

 

“El hombre pospone y Dios dispone”.

 

“Mal de muchos consuelo de tontos”.

 

“Quien al aire escupe en la cara le cae”.

 

“El que dice lo que no debe, halla lo que no quiere”.

 

“El que te aconseja pudiendo ayudarte no es buen amigo”.

 

“De tal palo tal astilla”.

 

“Más cuidado te da un enemigo que consolación cien amigos”.

 

“Si tienes enemigos, ten tus ojos por guarda”.

 

“Para hablar mal, mas vale callar”.

 

“Quien tiene vergüenza, ni come ni almuerza”.

 

“Siempre es más lo que se oculta que lo que se dice”.

 

“Aunque la mona se vista de seda, mona se queda”.

 

“A Dios rogando y con el mazo dando”.

 

“Bien cuenta la madre, mejor cuenta el infante”.

 

“Estropeau du palus se jacin araos”.

 

“Cuando se te presenten varios caninos toma siempre el más recto, que es al mismo tiempo el más corto y seguro”.

 

“Quien quiere saludar a todos, pronto rompe el sombrero”.

 

“El que da pan a perras de otros, los suyos le ladrarán”.

 

“A donde fueres, haz lo que vieres”.

 

 

REFRANES VARIOS

 

“Al amigo y al caballo no cansallo”.

 

“Más vale medir y medir que cortar y arrepentir”.

 

“Quien no mira adelante, atrás se queda”.

 

“Quien espera desespera”.

 

“El que en casar acierta, en nada yerra”.

 

“Quien canta su mal espanta”.

 

“La buena presencia es carta de credencial”.

 

“A quien madruga Dios le ayuda”.

 

“Carga con gusto no pesa”.

 

“Agua pasada no mueve molino”.

 

“En esta vida caduca el que no trabaja no manduca”.

 

“Quien se ejercita descansa, y el que está en ocio descansa”.

 

“Huir de la pestilencia, con tres l.l.l., es buena ciencia”.

 

“La teja, cabe la oreja”.

 

“A tocino y berenjenas, quien tendrá las manos quedan”.

 

“Charco de granizo, hiel y ramadizo”.

 

“El que tiene boca se equivoca”.

 

“No hay tocino pa el puchero y escarapela pa el sombrero”.

 

“A la puerta del industrial llega el hambre y no quiere entrar”.

 

“El que con niño se acuesta, cagao se levanta”.

 

“Uno por madrugar, encontró un costal, pero más madrugó e1 que lo perdió”.

 

“La ayuda del niño es poca, pero quien la pierde es un loco”.

 

“Sardina que lleva el gato, tarde vuelve al garabato”.

 

“El lobo que no anda por sus pies no come la carne que quiere”.

 

“El que come por mano ajena, come mucho, pero nunca se llena”.

 

“El que perdió burro y mujer, no le queda na por perder”.

 

“El que anda alrededor de la miel, algo tiene que lamer”.

 

“No compres un burro cojo con intención de que sane, porque los­ buenos encojan, y los cojos, cojos están”.

 

“El mal del milano: la pata mala y el papo sano”.

 

“La cabra coja no quiere siesta y si la quiere caro le cuesta”.

 

“El zapato malo más vale en pie que en la mano”.

 

“Cuando la cochina se lava la cara, todo el mundo la repara”.

 

“El que con lobos anda a aullar se enseña”.

 

“Padrino de boa y alcalde de aldea, quien quiera ser que lo sea”.

 

“Cuando mi madri cierní yo me enjarimo pa que diga la gentí que yo he cernio”.

 

“Cuando yo hablo rechina un carro”.

 

“De las sopas se ha dicho, tres nombres tienen las condenás: gachas, pucha y poleás”.

 

“Regotra a chorizo sin haber comío morcilla”.

 

“El que mucho va y viene al molino tarde o temprano cae en el camino”.

 

“El que con dos empieza no llega a los sesentas”.

 

“A ningún marrano se le quita la baraja de la mano”.

 

“Burro cansao, burro empalmao”.

 

“Cama dura, picha tiesa”.

 

“El que mucho corre pronto para”.

 

“Cuando la barba de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar”.

 

“La zorra muda de pelo, pero no de costumbres”.

 

“En el comer y en el rascar todo es empezar”.

 

“E1 que la sigue la consigue”.

 

“E1 que la persigue la mata”.

 

“El que va a mear y no pee, es como el que va a escuela y no lee”.

 

“Los cuervos y los milanos, forman una algarabía, la misma forma frasquito cuando no tiene comida”.

 

“Todos los caminos llevan a Roma”.

 

“Todos los caminos van a parar a mi casa”.

 

“Cuando menos bulto, más claridad”.

 

“El que pronto lo huele, cerca lo tiene”.

 

“Tanto fue el cántaro a la fuente que al final se quebró”.

 

“El que es cocinero antes que fraile, lo que pasa en la cocina bien lo sabe”.

 

“Mas vale tarde que nunca”.

 

“Muchos ajos en un mortero, mal los masa el majadero”.

 

“Viva la gallinita, viva con su pipita”.

 

“Mejor que conde o duque, fraile de Guadalupe”.

 

“Cuando está de Dios a la mano ha de venir”.

 

“Arrojar la cara importa, que el espejo no hay porqué”.

 

“Después del burro muerto la ceba al rabo”.

 

“A la vejez viruela”.

 

“Cuando el Diablo no sabe que hacer con el rabo, mata moscas”.

 

“Muerto el perro, se acabó la rabia”.

 

“Al perro flaco todo se le vuelven pulgas”.

 

“La calumnia es como la mierda, cuanto más se la menea, más huele”.

 

“El que más mira menos ve”.

 

“Para muestra solo basta un botón”.

 

“El que mucho corre pronto para”.

 

“Lo que se llora no se mea”.

 

“Para todos sale el sol”.

 

“Abrir una escuela, equivale a cerrar una prisión por muchos años”.

 

“Oveja que no bala, bocao que pierde”.

 

“El tuerto es el Rey en el país de los ciegos”.

 

“Al mal tiempo buena cara”.

 

“No se puede tender la pierna más allá de donde llega la sábana”.

 

“Matar después de atar”.

 

“En boca cerrada no entran moscas”.

 

“El que está de pie mire no caiga”.

 

“El movimiento se demuestra andando”.

 

“No hay mal que por bien no venga”.

 

“Más debe estudiar el que más sabe”.

 

“Borriquitos hay que tocan la flauta por casualidad”.

 

“Quien es defectuoso es sospechoso”.

 

“El que esta hecho a la azada no tome la lanza”.

 

“Quien tiene lengua a Roma va”.

 

“A falta de pan buenas son tortas”.

 

“Más vale maña que fuerza”.

 

“Barriga llena… corazón contento”.

 

“A la mujer bigotuda de lejos se la saluda”.

 

“De noche todos los gatos son pardos”.

 

“Quien nació loco no sonó nunca”.

 

“Quien tiene vicio en su infancia hasta la tumba le alcanza”.

 

“Quien no tuerza bien la ropa, no secará en tres días”.

 

“No hay peor sordo que el que no quiere oír”.

 

“Dijo el trigo a la cebá, Dios te dé mala segá”.

 

“Lo poco agrada y lo mucho enfada”.

 

“El saber no ocupa lugar”.

 

“Caballo grande ande o no ande”.

 

“El que mucho abarca poco aprieta”.

 

“El tiempo es oro”.

 

“Mas vale lo malo conocido que lo bueno por conocer”.

 

“Cuando el río suena, agua lleva”.

 

“Dame pan y llámame tonto”.

 

“Perro que ladra no muerde”.

 

“Este gallo que no canta, algo tiene en la garganta”.

 

“Para cagar descansado, precisa estarse sentado”.

 

“Ande yo caliente y ríase la gente”.

 

“Así la vida va andando, unas veces riendo y otras llorando”.

 

“El casado casa quiere”.

 

“En tales días, tales textos”.

 

“Cada oveja con su pareja”.

 

“No hay arroyo sin puente”.

 

“Sarna con gusto no pica”.

 

“En casa ajena el alma en pena, en casa propia el alma en gloria”.

 

“Por muy –culitin, culitin- que sea, no hay –culitin, culitin­ que no se pea”.

 

“La sartén y la mujer en la cocina estén”.

 

“Dios me libre del toro manso que del bravo me libro yo”.

 

“Viste un palito y verás que bonito”.

 

“Más vale tarde que nunca”.

 

“También de la elegancia su principal valor es la sustancia”.

 

“La letra con sangre entra”.

 

“El bien que viniere para todos sea y el mal para quien lo fuera a buscar”.

 

“Al puerco y a la rana no hay que sacarles del lodo”.

 

“Al villano no hay que darle vara en mano”.

 

“Desdichadas las casas en las que canta la gallina y calla el gallo”.

 

“El pez grande se come al chico”.

 

“Al buen entendedor, pocas palabras le bastan”.

 

“Bien vale cabras cojas, mientras el lobo no las coja”.

 

“Quien lava la cabeza al amo pierde jabón y tiempo”.

 

“Más vale ser pájaro de campo que de jaula”.

 

“El que no se embarca, no pasa la mar”.

 

“El gato escaldado del agua fría huye”.

 

“Quien se viste de lo ajeno en breve lo desnudan”.

 

“Quien tenga, miedo a los pájaros no siembre alpiste”.

 

“Cuando se castiga a la perra señal de que el perro está lejos”.

 

“Carnavales: la feria de las mujeres, a la que no la salga novio que espere al año que viene”.

 

“Nunca se huele el cagao”.

 

“El muerto al hoyo y el vivo al bollo”.

 

“A quien Dios se la dé, San Pablo se la bendiga”.