Nov 222018
 

Martiria Sánchez López.

Profesora y Cronista Oficial de la Villa.

Jaraíz de la Vera (Cáceres).

 

A.- INTRODUCCIÓN

Para el estudio de este período histórico hemos contado con documentos interesantísimos, como las Actas Municipales del Archivo Municipal de Jaraíz, así como los documentos referentes a este período del Archivo del Juzgado de Paz y los de las dos parroquias, Santa María y San Miguel.

Jaraíz, durante este período histórico, va a realizar una transformación espectacular, tanto en su economía como en los demás aspectos sociales, demográficos y culturales. Dada la extensión del tema, vamos a centrar este trabajo en los aspectos políticos, demográficos y sociales.

Este período se extiende desde 1902, en que fue proclamada la mayoría de edad de Alfonso XIII, hasta 1931, cuando termina su reinado con la inauguración de la Segunda República.

Los primeros años de este reinado se van a caracterizar por el pesimismo español después del desastre colonial de 1898, con la pérdida de nuestras colonias: Cuba, Puerto Rico y Filipinas. Se va a producir un deseo regeneracionista que intentaron poner en práctica algunos ideólogos como Joaquín Costa, junto con políticos como Maura y Canalejas, que quieren terminar con la farsa política del régimen anterior y realizar una reforma social y política con una mejor distribución de la riqueza, pero no lo pudieron conseguir.

Otro acontecimiento importante que va a condicionar este reinado fue la Primera Guerra Mundial. Aunque estos hechos permitieron superar la crisis económica, se acentuaron una serie de problemas que ya existían: el tema político y militar, la cuestión de Marruecos, el problema regionalista…etc.

Los intentos de solución de Maura y Canalejas terminaron en 1912 con el asesinato de éste último. La crisis parlamentaria de la Monarquía de 1917 termina con el comienzo de la Dictadura de Primo de Rivera, que durará hasta 1930, seguida de la de Dámaso Berenguer en 1931. En este año se produce el fin de la Monarquía y el comienzo de la Segunda República.

 

 

B.- ASPECTOS POLÍTICOS DE JARAÍZ. 1902-1931

B.1. PRIMER PERÍODO: 1902-1917

Después de haber leído las Actas Municipales del Archivo del Ayuntamiento, las conclusiones que hemos sacado sobre las actuaciones de los políticos y las personas que gobernaron Jaraíz, coinciden plenamente con lo que refleja Unamuno en su libro Tierras de Portugal y España, cuando visitó esta Villa en 1920, en su camino a Yuste, donde dice: “Los vecinos de Jaraíz se imponen la obligación de la gobernabilidad de su pueblo…como es una carga, una verdadera carga, nadie la busca, pero nadie la puede rehusar. Y siendo un municipio pobre, jamás se entrampa, porque el vecindario no es pobre y anticipa a aquel cuanto necesita.”

Estos políticos consiguieron el desarrollo de Jaraíz en el campo económico, urbanístico, cultural o sanitario, hasta convertir a su pueblo en uno de los núcleos más importantes de la Alta Extremadura.

¿Quiénes fueron estos gobernantes que tanto lucharon por su pueblo? En las Actas Municipales constan todos sus nombres y apellidos, tanto de los distintos alcaldes como de los concejales y asociados que formaron las Corporaciones Municipales. Durante el primer período, el mandato de los alcaldes era bianual. El primer edil de este reinado fue Fernando Arjona y, entre los concejales, destacan Felipe López, Máximo Aparicio y Julián Paz, entre otros. Desde el primer momento, todos tuvieron el propósito de actuar siempre lo más justamente que pudieron.

Entre las distintas acciones que llevaron a cabo destaca el arreglo de las calles, en lo que los vecinos debían contribuir. Según el Acta de la época, todos debían colaborar en el pago de “peonadas” de la siguiente forma: “Los que no pagan Contribución, o menos de 10 pesetas, darán una peonada; los que pagan 30 pesetas de Contribución, darán dos peonadas, y así irán aumentando el número de peonadas por cada 20 pesetas más que paguen de Contribución.” (A.M.)

Otra de las gestiones que se lleva a cabo durante este período fue el arreglo de caminos, como el de Cuacos y la construcción de la carretera hasta Casatejada, que fue la primera que se construyó en el municipio.

También llama la atención el rigor con el que se hacían los distintos sorteos de los “quintos” que debían hacer el Servicio Militar. Así consta en el Acta de la época: “Se hace con todo rigor, presidido por el Sr. Alcalde y comandante de la Guardia Civil y sacan las bolas dos niños menores de 10 años”.

Las distintas Corporaciones siguieron mejorando las condiciones de vida del pueblo, como fue la compra de un nuevo reloj, según el Acta correspondiente: “…acordamos que se compre un Reloj de torre porque es deshonroso para este vecindario carecer de reloj”. Se adquirió, además, un aparato para la extinción de fuegos, llamado “Minimase”.

Las cuentas del presupuesto eran controladas por el Gobierno Civil de Cáceres.

En 1909 tuvo lugar la Semana Trágica de Barcelona, movimiento revolucionario de carácter anarquista que se saldó con más de cien muertos y la quema de iglesias y conventos. Una de las causas fue la guerra de Marruecos, ya que como consecuencia del famoso desastre del “Barranco del Lobo”, el gobierno se vio en la necesidad de fortalecer el ejército recurriendo a la incorporación de los llamados “reservistas”. Los conflictos se extendieron a otras ciudades contrarias al embarque de estas tropas. En Jaraíz la actitud fue distinta, ya que aquí se incorporaron los “reservistas” sin ningún problema.

En este mismo año fue nombrado alcalde D. Máximo Aparicio, que junto a la Corporación Municipal, y ante la actitud positiva de los reservistas, acuerda lo siguiente: “Animados todos de un verdadero amor patriótico para con los soldados reservistas que de esta población tuvieron de tomar parte en la campaña de Melilla y deseando darles una prueba de su cariño para con ellos, se acordó concederles una pensión de 50 céntimos diarios a las esposas e hijos de los reservistas de esta localidad, igualmente a los padres de los mismos que sean pobres.”(A.M)

Esta actitud de compromiso con los más desfavorecidos hizo que los conflictos sociales tuvieran aquí poco eco. En algunos años de malas cosechas, se atendía a los necesitados mediante la suscripción pública, como pasó en el 1912, que según el Acta de la fecha… “se traen al pueblo 4 vagones de trigo para los más necesitados, mediante suscripción pública”. También consta la expresión de agradecimiento a los vecinos que contribuyeron a ello.

 

B.2. SEGUNDO PERÍODO: CRISIS DE 1917 Y LA NUEVA LEY MUNICIPAL.

 

En 1917 se desencadena en España la crisis general que se superó con el gobierno de concentración de Cambó. Durante estos años se nombraron alcaldes cuyo mandado sólo era de un año, hasta que en 1920 se volvió a la normalidad con el mandato de dos años y con la aplicación de la nueva Ley Municipal, por la cual, según el Artículo 60, ya habrá 12 concejales y 4 comisiones: la de “Exacción de multas”, al frente de la cual se nombró a D. Germán Gómez, la de Presupuestos, Cuentas y Arbitrios, a D. Felipe Gómez al frente, la de Política Urbana y Rural, presidida por D. Marcelino Sánchez Tovar, y la de Obras Públicas, por D. Felipe Hernández. Todos estos políticos siguen trabajando con gran ilusión por la modernización del pueblo: urbanismo, teléfono, correos, vías de comunicaciones…etc. Ahora se abrirán nuevas calles: la del Príncipe de Asturias, que comunicaba la Plaza de Santa Ana con el Puente de los Bolos, la actual calle de los Derechos Humanos, la Avenida de Yuste y la calle Mérida.

La elección de alcalde seguía siendo bianual y a continuación transcribimos el Acta Municipal donde se expresa esto con gran claridad: “Abril de 1920: el alcalde saliente y los seis concejales que han de cesar y los seis concejales que deben continuar durante el presente bienio, con el fin de dar posesión a los recientemente elegidos. Fueron recibidos los seis electos y proclamados concejales, sin que exista protesta alguna contra ellos, ni tampoco protesta por ellos presentada. El presidente les dio la bienvenida y les declaró posesionados de sus cargos…Seguidamente se constituye el nuevo Ayuntamiento bajo presidencia de D. Aníbal Breña, como concejal de mayor edad. Se procedió a nombramiento de alcalde en votación secreta, con 11 votos a D. Ramiro Trujillo. Pasó a ser nombrado Alcalde…ocupó la presidencia y recibió la insignia de su cargo… a continuación se nombran las Comisiones y demás cargos…”

 

B.3. TERCER PERÍODO: LA DICTADURA DE PRIMO DE RIVERA EN JARAÍZ

 

En el año 1923, Primo de Rivera da un golpe de Estado, con lo que comienza la Dictadura que terminará en 1931 con la República. Durante este período, todos los cargos municipales son nombrados directamente por el Gobierno Civil. El alcalde de Jaraíz durante la Dictadura fue D. Maximino Aparicio y entre los concejales destacan D. Germán Gómez, D. Manuel Ávila y D. Marcos García, entre otros. Es una época de recuperación económica que, en las zonas rurales, se traduce por la electrificación, construcción de carreteras y vías ferroviarias, lucha contra el analfabetismo, desarrollo de la Sanidad e Higiene…etc.

Es ahora cuando se crea en Jaraíz el Centro Antipalúdico para erradicar esa enfermedad que durante tanto tiempo había agotado a la población. En el aspecto cultural también se da un gran paso con la creación de la Biblioteca Municipal. Se moderniza la Secretaría del Ayuntamiento con la adquisición de la primera máquina de escribir en 1925, que se pagará en dos plazos a 100 pesetas cada uno.

Uno de los acontecimientos más importantes de este período fue el viaje del rey Alfonso XIII a Jaraíz, junto a Primo de Rivera.

 

 

C.- EL VIAJE DEL REY ALFONSO XIII A JARAÍZ

 

El viaje del Rey a Jaraíz fue uno de los acontecimientos más importantes de este período para el pueblo. El recibimiento por parte de las autoridades y de todo el vecindario fue apoteósico, hecho que el Rey siempre agradeció. El viaje lo realizó el 13 de Diciembre de 1927, acompañado por D. Miguel Primo de Rivera, siendo alcalde D. Maximino Aparicio. En las Actas Municipales constan todos los detalles del viaje, donde se le rindió “un homenaje de adhesión, respeto y cariño”.

Entre los preparativos para el acontecimiento, consta la construcción de un “Arco Triunfal” decorado con latas de pimentón, producto que ya en esta época comenzó a ser muy importante en la Vera. También se adornó el pueblo con pancartas y banderas, además de tirar trece docenas de cohetes en su honor.

El acto institucional tuvo lugar en el Salón de Sesiones del Ayuntamiento, viejo edificio del s. XVI, donde la Corporación Municipal le expuso al Rey los problemas más importantes del municipio, como eran las Comunicaciones y la Enseñanza. Se hizo popular la frase pronunciada por Primo de Rivera al entrar en aquel lúgubre patio del viejo edificio, flanqueado por dos calabozos: “Pase, su Majestad, a este humilde Ayuntamiento, que hoy deja de serlo porque los preside el Rey de España”.

En los salones del hotel Comercio de D. Antonio López se le obsequió con un “convite” o vino de honor donde se sirvieron: “licores, pastas y mazapanes”, famosos dulces típicos de Jaraíz fabricados por el especialista D. Manuel Beite, además, se le obsequió al Monarca con una lata de pimentón del exportador D. Delfín Conejero, a quien entonces se le concedió el honor de ser el proveedor de la Casa Real.

El rey prestó su atención a los problemas que le planteaban los jaraiceños, principalmente en las comunicaciones, ya que era de vital importancia la construcción del puente Cuaterno sobre el río Tiétar, para comunicar La Vera y Jaraíz con Navalmoral y el puente de la Carba sobre la garganta de Jaranda, para comunicar Jaraíz con Casatejada.

El 14 de octubre de 1929, cuando la Corporación Municipal vio los frutos de la visita real y su interés por la construcción de los dos puentes, se nombró una comisión para agradecer al Rey su visita y la construcción de estas obras.

La comisión estaba formada por el alcalde D. Maximino Aparicio, el teniente-alcalde Gerardo Aparicio, D. Marcelino Sánchez y el capitán de la Guardia Civil. Así consta en el Acta: “La Comisión visitó al Rey para cumplimentar a SM. su agradecimiento por el honor dispensado a esta Comarca visitándola y el interés de la construcción del puente sobre el río Tiétar y Garganta de Jaranda que tantos beneficios reportaron a esta región.

Para conmemorar la visita real, el Ayuntamiento mandó hacer una placa de la siguiente forma: “…en el taller de D. Valentín Andreu, con rosetones de metal…para perpetuar su recuerdo a la visita del rey Alfonso XIII…y de D. Miguel Primo de Rivera.”

Todos los gastos que el Ayuntamiento realizó en la visita del rey están especificados en el Acta Municipal del 26 de diciembre de 1929, de la que transcribimos un resumen: “ 150 ptas. a D. Pedro Leal por trabajos invertidos en la construcción del arco, 944 ptas. y 10 céntimos al dueño del Hotel Comercio, D. Antonio López, 138 ptas. a D. Manuel Beite por el importe de los dulces, 26 ptas. a D. David Enciso por 13 docenas de cohetes, 36 ptas. a D. Luis Fernández por cuatro metros de tela para banderas, 35 ptas. a D. Celestino Sánchez Aparicio por un tapete para la mesa de la Casa Consistorial.”

 

D.- POBLACIÓN Y SANIDAD

 

Para el estudio de este apartado contamos con los documentos del Archivo del Juzgado de Paz y los de las dos parroquias, aparte de los del Archivo Municipal. Hemos comprobado que la Pirámide de Edades es del tipo “Primitivo”, con muchos nacimientos y muchas defunciones.

Ahora lo analizaremos, observando las variaciones según las fechas.

La población en Jaraíz, a principios de siglo, estaba en torno a los 4000 habitantes. En la década siguiente, 1910, hay un aumento poblacional llegando hasta 4278 habitantes. En los años siguientes observamos un retroceso y luego un estancamiento, como vemos en la estadística de 1917, donde la población habrá descendido a 4234 habitantes y en 1920, seguía igual, sin aumentar nada. Ante este problema, el párroco de San Miguel, Don Marcelo Giraldo, se lamenta ante la Junta de Sanidad Local por la cantidad de defunciones que había, de la siguiente forma: “Se da cuenta a la Junta de Sanidad que hay más muertes que nacimientos”. A partir de 1920, la población se va recuperando, llegando a conta , en 1930, con 4897 habitantes. Los índices de mortalidad son elevados, alrededor del 30 / 1000 entre 1910 y 1920, descendiendo en el decenio siguiente al 20/1000, debido a las medidas sanitarias durante la Dictadura. La natalidad sigue alta, entre el 33/1000 y el 34/1000, lo que supone un crecimiento hasta 1930.

Hemos analizado las causas de las defunciones y son las siguientes: falta de higiene, epidemias, gastroenteritis, tifoideas, catarros, tuberculosis, sarampión y, sobre todo, el paludismo, que era el gran azote de la población. Durante este período se van a tomar las medidas necesarias para erradicar esta enfermedad, dándose un gran impulso a la sanidad.

El estado sanitario de Extremadura era bastante rudimentario, a principios del siglo XX, mejorando mucho durante la Dictadura. El médico rural atendía las necesidades más apremiantes y era contratado por los municipios. Durante este período histórico se dará un gran impulso a la Sanidad en general y se pondrán las bases para la erradicación del paludismo, enfermedad que había sido el azote de la población. Entre las medidas que constan en los documentos, destaca el nombramiento de un médico interino junto al titular, que era D. Venancio Trujillo. También se amplía la dotación de A.T.S. con el nombramiento de D. Gervasio Ventura, ya que hasta 1928 sólo había una plaza de “practicante” ostentada por D. Blas Martínez.

Las primeras investigaciones contra el paludismo se realizaron en Navalmoral de la Mata, por un equipo de científicos muy cualificados, cuyos resultados, de gran éxito, se extendieron a los demás municipios. En Jaraíz, desde 1911, se dan cuenta de que uno de los focos de infección era la “Laguna”, una especie de charca situada junto a la Ermita de la Virgen del Salobrar. Sin embargo, esta laguna formaba parte de la vida del pueblo, ya que era uno de los lugares más emblemáticos, que servía de piscina natural y baño público. Así lo refieren los textos: “La Junta de Sanidad acuerda que sería de utilidad pública hacer desaparecer la charca o laguna, porque es el origen del paludismo. También es beneficiosa para que aprendan a nadar todos los niños…que el foco de infección no sería difícil hacerlo desaparecer…” En efecto, se pondrán los medios para erradicar esta enfermedad sin necesidad de desaparecer la laguna. Además se contó con la ayuda extranjera, especialmente, con la Fundación Rockefeller, que aportó el 17% de los fondos invertidos en Sanidad entre los años 1929 y 1933, según los textos consultados. Ahora se crea en Cáceres el Hospital Provincial y el Instituto Provincial de Higiene. En la provincia se fundaron 30 Dispensarios Antipalúdicos, equipados con microscopios y demás instrumentos médicos.

El Dispensario de Jaraíz comenzó a funcionar en 1925, estando al frente de él el médico titular D. Ubaldo Buezas. En un principio, estuvo ubicado en la calle del Agua, hasta que se construyó el Hospital de la calle Mérida, donde está hoy la Casa de la Cultura. Las gestiones para la construcción de este Hospital se inician en 1930, siendo alcalde D. Germán Gómez y teniente alcalde D. Marcelino Sánchez Tovar.

Fue tan importante la fundación del Dispensario antipalúdico, que vinieron a visitarlo miembros del famoso organismo internacional: “El Comité de Higiene de la Sociedad de Naciones”, el 17 de Agosto de 1925, según el Acta Municipal de la fecha, que añade lo siguiente, refiriéndose al banquete con que les obsequiaron: “Se pagaron 885 pesetas a D. Leopoldo Rodríguez por 59 cubiertos a razón de 15 pesetas por el banquete dado a los miembros del Comité de Higiene de la Sociedad de Naciones, con motivo de su visita al Dispensario Antipalúdico de esta Villa”.

Una vez construido el Hospital, se trasladó el Dispensario al nuevo edificio, funcionando hasta que se desterró esta enfermedad.

 

E.- LOS PROBLEMAS SOCIALES EN EXTREMADURA Y SU REFLEJO EN JARAÍZ.

 

E.1. CARÁCTERÍSTICAS GENERALES

Después de consultar detenidamente de las Actas Municipales del archivo y otros documentos de la época, nada nos habla de huelgas ni de conflictos sociales entre los obreros, jornaleros y los patronos. Hemos percibido una normalidad absoluta en el funcionamiento de la política municipal y en la sociedad jaraiceña.

Hay una serie de circunstancias que explican este fenómeno.

Una de las causas fundamentales es que en Jaraíz y en los demás pueblos de La Vera no entra el latifundismo, sino que la propiedad de la comarca está muy repartida, mientras en el resto de Extremadura, la tierra pertenecía a los grandes terratenientes.

El reparto de tierras en pequeñas y medianas propiedades de la comarca se mantuvo a lo largo de los distintos períodos históricos, desde la fundación de los pueblos en el siglo XIII, después de la Reconquista de Alfonso VIII hasta de desamortización de las propiedades de la Iglesia y de los municipios o Bienes de Propio.

 

E.2. LOS PROBLEMAS SOCIALES Y SU REFLEJO EN JARAÍZ: ANÁLISIS DE UNAMUNO

La desamortización y sus consecuencias para La Vera y para Jaraíz lo ha estudiado magistralmente el profesor D. Teodoro Martín, fenómeno que denomina “la Mesocracia de los Pueblos”. Esto se debió a que las propiedades se compraron corporativamente y luego se repartieron en “lotes” de 8 ó 10 hectáreas, en las tierras de regadío y , a veces, en parcelas mucho más pequeñas, como los viñedos, olivares, castañares, morales…etc. A estas pequeñas propiedades acceden los arrendatarios de los muchos bienes de la Iglesia, que pasaron todos a los vecinos como nuevos dueños.

Esto contrasta con el resto de Extremadura, ya que aumentó el latifundismo al quedarse con estos bienes la nobleza tradicional y la nueva burguesía, que eran los que mejor podían pagar estos bienes desamortizados.

Todo esto es la causa de que en Jaraíz predomine una clase numerosa de medianos propietarios que cultivaban sus tierras con algunos jornaleros en las temporadas de recogida del pimiento. Los jornaleros eran muy escasos por lo que exigían jornales mucho más elevados que en el resto de la región.

En el año 1917, un obrero ganaba 1 peseta y 65 céntimos, mientras en los demás sitios de la región estaba el jornal entre 0,75 céntimos y 1 peseta.

En el 1928, el precio del jornal en Jaraíz era de 3 pesetas, según los documentos de la época.

En algunos casos, el propietario de la tierra se la cede a otro vecino para que la cultive en calidad de “mediero”, dando al dueño la mitad de la cosecha. En este período histórico, el “medierismo” era muy escaso, pero tendrá un gran desarrollo en las décadas de los años 50 y 60, como ya hemos estudiado en otros trabajos anteriores.

Todos estos factores serán alguna de las causas por las que no hubo aquí revoluciones socialistas en esta época.

Unamuno nos comenta en sus obras sobre esto los siguiente, después de haber estado en nuestro pueblo, en el año 1920: “Muy pocos, muy pocos, poquísimos jornaleros hay en Jaraíz. Los más de los que trabajan en el campo son pequeños propietarios o aparceros. A estos el dueño de la tierra la presta ésta y las semillas, abonos y aperos y el capital preciso que necesita y parten luego por mitad el fruto. Y como el aparcero aspira a ahorrar para comprar una pequeña propiedad…de aquí el profundo sentimiento anti-socialista de esta gente”.

Vemos cómo Unamuno analiza las causas fundamentales de la estabilidad social de Jaraíz.

 

E.3.-LA INDUSTRIALIZACIÓN Y SUS CONSECUENCIAS SOCIALES Y ECONÓMICAS.

Otro hecho muy importante que se produjo en la comarca y, especialmente, en Jaraíz, fue la industrialización que se originó a lo largo de este período histórico.

A principios del siglo XX se va a instalar la primera Central Hidroeléctrica de La Vera en Losar, que extenderá su servicio a todos los municipios. En el 1903, la instalación de la luz eléctrica era una realidad en la mayor parte de las localidades y en Jaraíz, como consta en el acta del Archivo Municipal, que dice: “La Sociedad Electro Industrial Antón Martínez Herranz manifiesta que habiéndose terminado el 5 de Diciembre las pruebas del alumbrado desde aquella fecha en adelante se dará oficialmente a este pueblo la luz y estando satisfechos con las pruebas acordaron declararla oficial”. (A.M.)

A partir de entonces comienza la industrialización en todos los sectores. Se crean las grandes fábricas de pimentón alrededor del casco urbano, abandonando los antiguos molinos hidráulicos instalados en las márgenes de las gargantas, también se crean nuevas Almazaras con instalaciones eléctricas y una fábrica de Conservas Vegetales, entre otras industrias.

Todas estas industrias eran derivadas de los productos agrícolas, por lo que sólo funcionaban durante unos meses, dependiendo de la recolección de los distintos cultivos. Por este motivo, había muy pocos obreros fijos, siendo muy importante los eventuales. Este fenómeno fue también beneficioso para la población, ya que los pequeños propietarios de parcelas muy reducidas podían seguir subsistiendo gracias a los jornales obtenidos en las distintas temporadas de funcionamiento de las industrias, lo que supuso una gran estabilidad social.

 

E.4. LA SENSIBILIDAD SOCIAL DE LAS CLASES DIRIGENTES Y DE LA IGLESIA

Hemos comentado ya la sensibilidad de los políticos hacia las clases más humildes. Recordamos que con motivo de la incorporación a filas de los soldados “reservistas”, durante la guerra de Marruecos, no dudaron en compensar a los familiares con una dotación económica a los más necesitados.

Hemos de tener en cuenta así mismo que en el año 1912, año de malas cosechas, las clases dirigentes no consintieron que la población pasara necesidades. El Acta Municipal de la época nos comenta la traída de trigo de la siguiente forma: “Se trajeron cuatro vagones de trigo para la población más necesitada, mediante suscripción popular”. En otra cita se expresan las “gracias” a los que han contribuido a ello.

En otros documentos consta que pagaban el viaje a hospitales de Madrid y Cáceres a los enfermos necesitados para “operaciones y consultas médicas”. También consta que se pagaba el viaje a Baños de Montemayor: “El 24 de Junio de 1929 se pagó 25 pesetas a cuatro vecinos, por ser pobres y prescrito por los médicos para los Baños de Montemayor”.

La Iglesia jaraiceña no fue ajena a los problemas sociales de los vecinos a través de sus diferentes asociaciones. Destacamos la labor del párroco de la Iglesia de San Miguel, D. Marcelo Giraldo, que en 1914 fundó y organizó el Sindicato Católico Agrario con el fin de velar por los intereses de los agricultores, concediéndoles créditos más baratos y mejores precios en el utillaje agrícola, abonos…etc.

Este sindicato tuvo poca vigencia pues desapareció en 1924 pero va a ser el precedente del Sindicato de Productores de Pimentón, creado en 1936, que tanta importancia tuvo rompiendo el Oligopolio de los Exportadores, como ya hemos tratado en otros trabajos.

F.- CONCLUSIÓN

Terminamos aquí nuestra ponencia, dada la extensión del tema. En próximos trabajos estudiaremos (D.M.) otros aspectos importantes de este período histórico, ya que contamos con una gran documentación obtenida de los Archivos Municipales, del Juzgado de Paz y los de las dos Parroquias

Destacamos, entre otros temas, la Revolución Industrial, el Urbanismo y la apertura de nuevas calles, el Alcantarillado…etc. También fue muy importante la faceta cultural con la creación de una Banda de música municipal, la fundación de un colegio de Segunda Enseñanza, donde hoy podemos admirar el arte modernista, junto a otras obras ya desaparecidas: el templete, la plaza de toros, el hospital…

Estos hombres jaraiceños lucharon, además, por conseguir los medios de comunicación modernos: el telégrafo, el teléfono, la estafeta de correos, las carreteras… pero no pudieron conseguir el sueño de traer el ferrocarril a su pueblo.

Pero esta generación, admirada por Unamuno, con sus luces y sus sombras, puso las bases del desarrollo integral de su pueblo: Jaraíz.