Dic 232017
 

 Fernando Moreno Domínguez, Francisco Pérez Solís y Alberto Durán Sánchez. Provisional.

 

INTRODUCIÓN

Presentamos este año, siguiendo la línea de años anteriores, una serie de hallazgos inéditos en Trujillo y en su antigua comarca.

No pretendemos con esto un trabajo exhaustivo sobre cada elemento, nuestra intención es darlo a conocer para que interesados o profesionales del tema puedan, si así lo desean, profundizar en la materia, sin menoscabo de que aportemos nuestra opinión sobre cada elemento.

Esta colección es fruto de muchas horas de prospección, una afición duradera en el tiempo, de mucha ilusión y deseos de sensibilizar sobre la importancia que tienen pequeños hallazgos, en principio de escaso valor arqueológico, pero con un apreciable sentido histórico en el contexto: unas simples cazoletas no aportan ninguna novedad, pero si las ubicamos en el casco histórico y aledaños de la ciudad de Trujillo sí que adquieren un sentido histórico destacado. Esta recopilación es, sobre todo, el resultado de una labor de constante búsqueda, que se convierte en pasión, siempre con la pretensión de poner en valor nuestro patrimonio.

Somos aficionados a la historia y a la arqueología, amantes de la historia de estas tierras, por eso nuestro esfuerzo es notorio a la hora de realizar estos trabajos y sólo pretendemos, repetimos, dar a conocer estos hallazgos y poner en valor nuestra historia desconocida.

1 ESTELA DE GUERRERO DEL SUROESTE EN VILLAMESIAS

Las estelas de guerrero del suroeste, que genéricamente se datan en el Bronce Final y Hierro I, por su iconicidad, su carácter simbólico, y el hecho de representar una forma de reproducir los valores sociales de una sociedad autóctona que empieza a recibir influencias precoloniales, constituyen una apasionante fuente de estudio de esas sociedades.

Están datadas más de 300 estelas de este tipo. Incluso la comarca de Trujillo –Sierra de Montánchez constituye un grupo especial de estudio, con lo que esta nueva aportación contribuye a este aspecto.

Se trata de una estela de guerrero del suroeste, inédita, sita en la finca Las Caballerías Grandes, de Villamesías, Cáceres, reubicada en el cerramiento de una casa. Está partida y durante mucho tiempo estuvo de poyete o asiento en la entrada de la casa de los pastores, por eso está muy desgastada y pulida. Ha resultado por ello difícil su interpretación.

Cuenta el personal de la finca que cree que proviene de unos montones de piedra próximos a la casa. Ellos la denominaban “la piedra del indio”

DESCRIPCIÓN

Se trata de una representación muy esquemática de guerrero con arco, la cabeza es una cazoleta algo ovalada, con fondo bien pulido. Cuello y cuerpo se resuelven con una sola línea, ligeramente curvada en tórax y abdomen. Los hombros no tienen continuidad clara con la línea del cuerpo. Las manos enormes resueltas en 5 líneas que convergen hacia la muñeca. Resalta el medio perfil del personaje con pies pequeños escorados a derecha. Parece que en las rodillas se han ensanchado, a modo de calzas.

El arco y la flecha están muy claros. La cuerda del arco tiene algo de tensión. Ocupa toda la parte derecha de la estela, mide 34,5 cm, que frente a los 33,5 cm que mide el guerrero, pudiera significar que el arco tiene tanta importancia o más que el propio guerrero. Quizás por este motivo las manos son tan exageradas.

A la derecha, y junto a la cabeza, aparece una fíbula, un tanto borrosa, y en su esquina inferior derecha parece que hay una forma redondeada, como si la fíbula tuviese una vuelta.

Encima, entre cabeza y fíbula, hay una cazoleta, bastante pulida, que no sabemos cómo interpretar.

Bajo la fíbula hay un peine con sus púas en vertical. Sólo se aprecian las púas, se intuye lo que sería el cuerpo del peine.

A la derecha del guerrero, bajo su mano izquierda, hay lo que parece un espejo, pero en esta zona se ven restos de trabajos de desbaste, por ello se descarta.

Debajo de ambas figuras principales, y bajo el pie izquierdo de nuestro guerrero, hay tres esbozos de líneas casi horizontales, una línea perpendicular y, al lado derecho, líneas arqueadas, lo que pudiera ser un carro de dos ruedas tirados por caballos. Así lo sugiere una línea que se asemeja a las líneas dorso cervicales que representan caballos en otras estelas; la posible línea dorso cervical inferior está incompleta. No podemos dar seguridad de este elemento, pero por inspección ocular, fotos con luz rasante, y técnica de calco en “frotage” más inversión de color, así lo creemos.

Parece que la técnica de grabado ha sido por incisión y luego pulido el fondo. El grosor máximo es de 1,5 cm y la profundidad no supera 1 cm. Con luz rasante se aprecian los trabajos de desbaste de la piedra por cincelado, como trabajo previo al grabado. La sección de los grabados es en U, que en ocasiones se transforma en V más cerrada, y en la cazoleta encima de la cabeza, y en la propia cabeza, se aprecia un pulido fino que recuerda a las cazoletas por abrasión. El soporte es un granito bastante fino, con alguna veta de color rojizo, abundante en la zona.

Medidas: 48cm x 38 cm. Verdaderamente es una de las estelas de guerrero más pequeñas.

Pero no son raras las de este tamaño, un 13% de las estelas conocidas están en este rango de medidas, (Díaz-Gurdamino 2010)

Toda interpretación está supeditada al hecho de que está cortada, es probable que falten elementos de la parte perdida, pero a tenor de lo que estimamos que está presente en la estela podemos resaltar algunos aspectos que detallaremos.

Desde luego en esta comarca son frecuentes estas estelas de la misma época: Ibahernando, Trujillo, Benquerencia, Zarza de Montánchez, Robledillo de Trujillo, Santa Ana, Salvatierra de Santiago y Almoharín. Todas ellas como grupo representan una transición entre las estelas del Guadiana y el Guadalquivir, por un lado, y las del Tajo y norte de la provincia de Cáceres, por otro. El hecho de que estas Sierras sean frontera natural y pasos obligados hacia el norte avalan tal cantidad de estelas.

La predominancia del arco en el campo de la estela es notoria. Teniendo en cuenta que se han clasificado las estelas por la predominancia del escudo sobre la figura del guerrero (Celestino Pérez, 2001), en este caso único, figura y arco comparten protagonismo, o incluso predomina el arco. Esta quizás sea su mayor singularidad, desde el punto de vista comparativo con las estelas en general. Si contamos con el arco como protagonista se explica muy bien el tamaño exagerado de las manos, que desde el punto de vista visual es el elemento más llamativo de la composición.

Hasta ahora, y analizando la situación que ocupan los arcos de todas las estelas conocidas, en el conjunto de la composición vienen ocupando un lugar cercano al guerrero junto a la mano izquierda en Torrejón El Rubio I, Alamillo y El Viso VI. Cuando el arco aparece en estelas de una sola figura humana suele estar alejado de ella, en la parte superior o inferior´, como quitándole importancia al propio arco a favor de otros atributos del guerrero y quizás darle más importancia a atributos de cazador. Esta es pues otra singularidad que nos viene a decir que es el arco la pieza clave del mensaje que esta estela quiere transmitir. Podría interpretarse que la presencia del arco sugiere aspectos menos guerreros y más cazadores.

En las estelas de la zona de Gata el arco está ausente. Hasta ahora en las estelas de la zona de Valle del Tajo- Sierra de Montánchez sólo se conocían tres :Torrejón el Rubio, y en Portugal San Marinho I y II. En las estelas de la zona geográfica del Guadiana-Zújar, 6 casos: Olivenza, Zarza Capilla I, El viso I y VI (Córdoba), Capilla II y Alamillo (Ciudad Real). En la zona del valle del Guadalquivir está presente el arco en 5 casos. Nuestra estela, pues, parece más afín a las sureñas.

No olvidemos que aunque estemos en la provincia de Cáceres, en la Sierra de Montánchez, las aguas del paisaje donde se encuentra esta estela son de la cuenca del Guadiana: Arroyo de Aguas Viejas, Arroyo del Infierno, Rio Burdalillo, Rio Búrdalo, Guadiana). El paraje donde se haya está dominado por valles y llanos suaves al sur de la sierra de Montánchez y de modo equidistante al oeste está La Sierra de San Cristóbal y, al este, la Sierra de Santa Cruz. Toda esta zona es de pastos muy apreciados y aptos para la labor.

Destacar que la estela está junto al camino natural prehistórico que en dirección sureste-noroeste conectaba Cancho Ruano con Villas Viejas del Tamuja por el puerto Viejo, que luego en época romana conectaría Corduba y Bracara Augusta, (F Moreno Domínguez: La calzada romana del Puente de Alcántara. Coloquios Históricos de Extremadura. 2011)

No son raras las explotaciones mineras en la zona: Botija, Plasenzuela, Robledillo de Trujillo, Ibahernando etc.

Fotografía 1,1.- Estela de guerrero de la Edad del Bronce

 2 GRABADO DEL MATADERO VIEJO DE TRUJILLO

Su importancia es notoria por tratarse de grabados con posible datación en bronce- hierro, en el casco histórico de Trujillo, enfrente de la puerta del Matadero Viejo, Calle Matadero. En relación con los orígenes de la ciudad de Trujillo, es importante este documento.

Se trata de un grabado realizado a base de cazoletas y canalillos. Consta de tres canalillos tallados que acaban cada uno en una pequeña cazoleta, a esto se le añade otra cazoleta menor que está unida a un rebaje hecho en la propia roca, que hace una forma redondeada hacia el canalillo más alejado, dándole la forma de una mano con cuatro dedos.

Es típico, tanto en grabados como en pinturas, representar manos, así como pies, pero en este caso particular tiene el añadido de que es una mezcla de canales y cazoletas, además del rebaje de la roca que, de forma natural por esa zona, tiene más altura, por lo que le da un sentido ritual mágico-religioso, en cuyo lugar podrían llevarse a cabo ciertos ritos.

Existen una serie de cazoletas aisladas en las inmediaciones, divididas en varios conjuntos. Alguno de ellos representa patrones de constelaciones, por lo que conecta directamente con la cueva de Altamirano y sus posibles patrones estelares, ya sea por el tipo de representaciones de sus alrededores como por su cercanía.

También puede estar conectado con la cueva larga del Pradillo, que tiene pinturas rupestres, y otros conjuntos del batolito trujillano (Cerca enfrente del Convento de la Magdalena, cercado del Terrero y otros).

Fotografía 2,1.- Grabado del matadero viejo. Trujillo.

 

  1. UMBRAL FUNERARIO ROMANO DEL CONVENTO DE LAS JERÓNIMAS, TRUJILLO

Esta pieza está empotrada en el muro del Convento de las Jerónimas que da a la calle Alhamar.

Medidas: 96 cm de largo, 33cm de ancho y el morro o remate de 20 cm

El umbral funerario es típico de la cultura funeraria de la Lusitania, adoptado por los romanos en varias zonas (en la provincia de Cáceres y en Portugal) que formaron parte de esta provincia romana. Su uso en el culto funerario estaba relacionado como una entrada o umbral al otro mundo, colocándose del mismo modo que aparece en la foto, delante de la tumba. Éste presenta como puede observarse una acanaladura idéntica a los encontrados en Idanha a Vella. Este ejemplo es una muestra de la adaptación romana a algunos cultos y costumbres indígenas de cada zona, adoptando incluso algunas deidades.

Fotografía 3,1.- Umbral funerario romano del convento de las Jerónimas, Trujillo

ESTELAS ROMANAS

Os mostramos una serie de estelas de origen romano de Trujillo (en su casco urbano y alrededores) y de algunos pueblos de la zona, todas inéditas hasta ahora y que tienen ciertas características que las hacen muy interesantes, aparte de su traducción, que no daremos (esto lo dejamos en manos de los epigrafistas) ya que este trabajo trata de hacer una pequeña catalogación que estará a disposición de quien quiera estudiarlas y traducirlas.

  1. ESTELA MILITAR EN TRUJIILLO

Creemos que se trata de una estela funeraria romana, probablemente de un militar.

Se halla previa al umbral de la portada de entrada del palacio de los Chaves-Mendoza (antiguo Hospital)

.Medidas: largo 1,20 y ancho 48 cm.

Granito muy fino, casi arenisca. Está muy deteriorada, pero se intuyen restos de inscripción y lo que es más significativo, un águila militar romana de 30×30 cm.

Por comparaciones con otras estelas de Hispania, creemos que es la estela de un militar sepultado en Trujillo, lo que demuestra la gran importancia desde tiempos antiguos de la ciudad, siendo un enclave estratégico, militarmente hablando, y que dio lugar a que desde época prerromana fuera una población a tener en cuenta y que, con la llegada de los romanos, sirviera de lugar de control de la zona, por lo que probablemente hicieran varios campamentos y más tarde se instalara una población romana en el propio Trujillo, formando parte de ésta un destacamento militar.

Se encuentra en el suelo de la calle, expuesta a pisadas y rodadas de coches. Creemos que merece una reubicación más digna.

Fotografía 4,1.- Estela militar en Trujillo

 5. PAREJA DE ESTELAS INEDITAS EN MADROÑERA

Esta pareja de estelas, inéditas, están situadas en una ventana de la calle Encina, de Madroñera (Cáceres).

La estela superior tiene como curiosidad la media luna sostenida con dos pies

Medidas:

Estela superior: 95 cm de largo, 30 cm de ancho y 24 cm de fondo.

Estela inferior: 76 cm de largo, 30 cm de ancho y 22 cm de fondo.

Este es otro claro ejemplo de reutilización de elementos de otras épocas, en este caso estelas romanas. En estas reutilizaciones les llamaban la atención las piedras y las ponían de tal forma que se vieran las inscripciones y símbolos, por suerte para todos nosotros.

Fotografía 5,1.- Pareja de estelas inéditas en Madroñera (Cáceres).

  1. ESTELA EN MOLINO DEL MAGASCA Y ESTELA DE PLASENZUELA

 

ESTELA DEL MOLINO DEL MAGASCA

Ubicada en la finca de Casa Casco, y en el molino corriente abajo al puente medieval, en una ventana situada al oeste.

Sus medidas son de largo 37 cm, de ancho 40 cm y de fondo 14 cm

La estela conserva poco de su inscripción ya que está partida y reutilizada en una de las ventanas del molino, que seguramente esté hecho sobre otro más antiguo y muchas de sus piedras sean reutilizaciones del yacimiento próximo que coincidiría con el actual palacio (muy clara la fórmula DMS, consagrado a los dioses manes).

 

ESTELA DE PLASENZUELA

Esta estela se encuentra en el patio interior de la casa número 5 de la Plaza de España, en Plasenzuela (Cáceres).

La pieza está incompleta, es inédita y solo se ve parte de su inscripción. Ha sido reutilizada en la vivienda, como parte de la ventana. No se han tomado medidas exactas porque estar partida de forma irregular por lo que solo tenemos unas medidas aproximadas.

Una curiosidad sobre esta estela es el nombre de la difunta, que se llamaba “Vernacia”, nombre que se repite en otra estela que hay en el castillo de Trujillo, registrada con el número 20324 del archivo epigráfico.

El nombre de Vernacia y la sencillez de la estela nos hacen pensar que se trataría de una sierva o liberta, pero no podemos asegurarlo porque está incompleta y también carece de apellidos (nomen y cognomen romanos).

Fotografía 6,1.- Estela en el molino del Magasca y estela de Plasenzuela

  1. ESTELA-LAPIS DE MADROÑERA

Como puede apreciarse se trata de una estela funeraria, que posteriormente es convertida en lapis de lagar. Hoy está como dintel de la casa.

Localización: se encuentra en Madroñera (Cáceres), en la calle Trujillo Nº 15.

Por su ubicación en una calle que es prolongación del camino que lleva a Trujillo y por cercanía, creemos que quizás proceda del yacimiento de la Mohadilla, Madroñera.

Medidas: largo 178cm, ancho 27 cm y fondo 26.

Su lectura es muy difícil por los diferentes usos que ha tenido: estela, lapis y dintel. A pesar de ello creemos que la pieza está entera.

Aparte de sus múltiples reutilizaciones, lo curioso de esta estela no es que haya acabado siendo parte de una vivienda más moderna, formando el dintel de la puerta de entrada, sino que la cronología de la cultura romana en la zona ha sido tan amplia que, incluso elementos propios como una estela funeraria romana, haya sido reutilizada como un lapis de un lagar, también romano, pero de época más moderna, seguramente tardorromana. Sus diferentes usos: primero funerario, después como parte del artilugio de un lagar y más tarde como dintel de la puerta de una casa, hacen que esta pieza sea digna de un estudio y puesta en valor, dada su amplia cronología.

Fotografía 7,1. Estela-lapis de Madroñera

  1. LAPIS DE LAGAR EN PLAZUELA DE SANTIAGO (TRUJILLO) – CONTRAPESO DE LAGAR EN PALACIO DE LUIS CHAVES EL VIEJO (TRUJILLO)

Con estas dos piezas que se muestran a continuación tenemos una prueba clara de que la economía de la zona estaba relacionada con el uso agrícola-ganadero, en estos dos casos particularmente para la producción de aceite y muy posiblemente de vino, ya que ambas piezas pertenecen a artilugios de prensado de los lagares; añadiendo a todo esto que las características naturales de la zona son ideales para el cultivo de olivares y viñedos.

Una característica de la zona trujillana es la escasa presencia de lagares rupestres, y la gran cantidad de “lapis” y “contrapesos”, lo que hace pensar que los lagares estaban construidos a base de piedra, ladrillo y cal, y que su tamaño y producción era mayor que los de los lagares rupestres.

Su cronología es muy extensa y normalmente se datan desde época romana (se le dio mucha importancia al olivo y la vid) hasta casi nuestros días, pasando por un importante auge en época medieval a raíz de la Reconquista, y sin apenas cambios en su tipología y funcionamiento.

– LAPIS:

Ubicado en esta plazuela, empotrado en la pared del alcázar de Luis de Chaves el Viejo, colegio Sagrado Corazón.

Medidas: Largo 125cm y 34 cm de ancho

El lapis es una pieza perteneciente al artilugio que formaba parte de los lagares, en la cual se ponían dos postes que sujetaban la viga del lagar, que estaba unida al contrapeso mediante un tornillo. Dicha pieza estaba en el extremo opuesto del contrapeso. Lo más probable es que sea de época romana, momento en el que era muy típico el uso de esta pieza; lo que indica que en el lugar donde se encuentra, o en las cercanías, debió de haber un lagar romano para la extracción de aceite o de vino, y que con el paso del tiempo acabó siendo reutilizado para formar parte de las paredes de una edificio más moderno.

 

– CONTRAPESO:

Se encuentra ubicado en el jardín del palacio de Luis Chaves el Viejo, hoy colegio Sagrado Corazón

Medidas: alto 60 cm, y diámetro, en su parte más ancha, 75cm.

Por cercanía, creemos que pudiera tratarse del mismo lagar del que hemos referido el lapis anterior; aunque lo más probable, y por su forma, tamaño y conservación, este contrapeso sea más moderno, posiblemente de época medieval, y que pertenezca al mismo lagar romano al que pertenecía el lápis anteriormente expuesto, que fue reutilizado durante siglos y que se encontraba en el mismo lugar, es decir en los terrenos del palacio.

En época medieval era muy típico que los palacios y casas fuertes de familias nobles, aun dentro dentro del casco urbano o recinto amurallado, tuvieran su propio horno, lagar, incluso su propio ejército privado, por lo que no es de extrañar que el palacio de Luis Chaves el Viejo tuviera un lagar en los terrenos del palacio, a donde traían toda la aceituna que sacaban de los olivares de las tierras que le pertenecían, así como la uva de sus viñedos. Así se aseguraba de que no se perdía parte de la producción y tenía su negocio controlado ya que seguramente, al ser un lagar dentro de la ciudad, muchos otros pequeños propietarios llevaban sus productos a este lagar. Todo esto en una época en la que el cultivo del olivar y el viñedo tuvo un auge que no había tenido desde época romana en la zona.

Fotografía 8,1. Lapis de lagar en la plazuela de Santiago, Trujillo. Contrapeso de lagar en el palacio de Luis Chaves, el Viejo, Trujillo

 

9 ESTELA ROMANA- ALQUERQUE MEDIEVAL – ALQUERQUE DE NUEVE EN LA CRUZ DE LOS ANGELES

– ESTELA ROMANA – ALQUERQUE MEDIEVAL

Está situada en la jamba izquierda de la portada de la entrada al cortijo de Las Carboneras, término municipal de Madroñera, por la carretera de esta localidad a Santa Cruz de la Sierra.

Es una curiosa estela que, aparte del epitafio sepulcral, sirvió posteriormente de base para la talla de un alquerque de nueve, con sus correspondientes ficheros para depositar las fichas de juego (trebejos),por lo que sabemos que estuvo en época medieval en posición horizontal y que más tarde fue reutilizada como parte de la portada, por lo que ha tenido tres usos.

Hasta ahora no se conoce en la zona ninguna estela que haya sido reutilizada como tablero de juegos posteriormente en época medieval. Constatar que más abajo de donde se encuentra existe un cercado llamado del Oro, que probablemente se trate de la necrópolis, pues de allí sacaron otras que se encuentran en Madroñera.

Sus medidas son 1,20 metros de largo, 46 cm de ancho y 21 cm de fondo.

La segunda fotografía muestra el calco tras invertirle el color con el programa de Windows Paint.

– ALQUERQUE DE NUEVE EN LA CRUZ DE LOS ANGELES

Está situado en un canchal, junto al cordel que se dirige a Huertas de Ánimas, a mano derecha, frente a la Barriada de Juan Fernández Paredes.

Creemos que está relacionado con el ocio de los canteros que trabajaban en la antigua cantera donde se sitúa. Sus medidas son 34 X 30 cm.

Fotografía 9,1. 1 estelaromana – alquerque medieval de Las Carboneras. 2 estela romana– alquerque medieval de Las Carboneras, Calco. 3Alquerque de nueve, Cruz de los Ángeles.

10 GRABADOS PREHISTORICOS  DEL CAÑEJAL

Fotografía 10,1. Roca soporte con los grabados

Descripción:

Se trata de dos grandes paneles tallados en dos pizarras apenas separadas por 5 metros, con grabados de varias épocas prehistóricas, con gran variedad de estilos y de técnicas de ejecución, de complejidad enorme. Su estado de conservación no es del todo bueno.

El Paisaje:

El Cañejal ocupa la vertiente sur de la Sierra de Guadalupe, al cobijo del Pico Venero, que domina estos paisajes. Los grabados están en la zona baja, entre grandes cerros y un arroyo que incluso en el mes de agosto sigue corriendo. Se trata, por lo tanto, de una zona especial, tanto para un asentamiento como para lugar mágico-religioso. Sumando a todo esto podemos decir que se encuentra a unos tres kilómetros al sur de los grabados del Cándalo.

La finca está situada en la carretera de Trujillo a Guadalupe, entre las localidades de Zorita y Logrosán, a la altura del km 35, a mano izquierda, pasada la casa y a la derecha del cobertizo.

La zona es considerada de muy buenos pastos y cuenta con varios referentes en minería prerromana, como el propio cerro de San Cristóbal en Logrosán. Aspecto este que la hace muy importante en estas Edades de los Metales, ya sea para la cultura Atlántica del Bronce o el mundo Tartésico.

Se trata de un conjunto de grabados rupestres excepcional en Extremadura: hay varios tipos de grabados de diferente antigüedad y con diferentes técnicas, entre las que sobresale la del piqueteado. También hay grabados lineales, cazoletas y otros que han sido pulidos y no se les nota el piqueteado. Dadas estas características, dichos grabados pueden iniciarse incluso desde el Calcolítico en adelante. La mayoría de los grabados se pueden datar en el Bronce Medio y Final.

Está compuesto por dos peñas: una horizontal, de la cual mencionaremos algunos de sus grabados, y otra vertical, más importante, con el grueso total de grabados y tipologías, por lo que será ésta en la que más nos centremos.

Las medidas de las diferentes peñas con sus grabados son:

Peña vertical: 9 metros de largo y 1,10 metros de alto aproximadamente. Estado de conservación aceptable.

Peña horizontal: 12 metros aproximadamente de largo, su altura es mínima al estar a ras del suelo.3 metros de ancho. Su estado de conservación no es bueno ya que hoy está en los aledaños de un cobertizo, como cerca anexa a las instalaciones ganaderas de esta finca.

Lo más destacado de todo el conjunto, tanto por su número como por su tipología, son la gran cantidad de círculos grabados. La mayoría tienen círculos concéntricos o una cazoleta o circunferencia en medio. Entre las dos peñas se pueden contar bastante más de cincuenta círculos, teniendo la peña vertical más del noventa por ciento de ellos. Pensamos que podría tratarse de representaciones de escudos formando parte de un ejército, ya que muchos parecen estar en formación, unidos unos con otros. Unos de mayor tamaño que otros (lo que demostraría mayor estatus social). También hay algunos más separados, que parecen estar en solitario. Estas representaciones de escudos se relacionan con otras representaciones que se dan en la roca tales como antropomorfos, ídolo y carro.

Lo más parecido que hemos podido encontrar son los grabados de la Hoya del Caño, en la sierra de Jaén, donde hay un conjunto de unos treinta círculos prácticamente iguales a los del Cañejal junto a otros grabados; y en Montoro, Córdoba, donde hay una representación similar y con la misma técnica en una estela. En El Madroño, Sevilla, en La Cueva de los Pobres, también hay grabados similares. Las mejores referencias aparecen en los grabados de Galicia y en otros países del norte de Europa.

La peña vertical tiene representaciones en varios paneles. A continuación iremos explicando los más representativos:

– PANEL CENTRAL DEL GUERRERO

Este panel puede ser de los más importantes de todo el conjunto por su contenido, ya que junto a los círculos anteriormente descritos también se representan otros elementos muy importantes. Creemos que por sus intenciones narrativas puede considerarse como un precursor de las estelas del Bronce Final, pero tallado en la roca. En este panel contamos con la representación de un guerrero, su escudo, lanza y espejo, todo realizado con la técnica del piqueteado. También aparece debajo una representación de un carro, aunque nos da la impresión de que es una superposición de elementos y este carro pudo ser posterior y unido al conjunto de escudos en formación del panel que lo sigue. Cuando decimos posterior es por cómo se han conservado y el terminado que tienen el grabado del carro y escudos, mucho mejor acabado y pulido, aunque pensamos que también se utilizó la técnica del piqueteado, a diferencia del guerrero y sus armas, que está en la parte superior del panel y que está piqueteado pero sin pulir, peor conservado, peor definido y con una pátina diferente .Esto os lleva a pensar que pudiera tratarse de representaciones de diferentes épocas, pero muy próximas entre sí; aunque también depende de lo que haya afectado la climatología y el paso del tiempo a las diferentes partes de la roca. Lo destacable de este panel, aparte de los círculos concéntricos, es que estamos ante un prototipo de estela de guerrero de la Edad del Bronce, es decir, una proto-estela del Bronce, donde aún eran representados estos guerreros en las rocas y no en estelas hechas en piedras separadas de la roca madre. Por lo que tenemos ante nosotros una representación de un guerrero, que nos une al inicio de nuestro trabajo con la estela de Villamesias, y un conjunto de carro y escudos, también de la misma época, pero que no tiene relación con la anterior y que bien pudieran representar un ejército en formación.

Fotografía 10,2. Panel central del Guerrero

– PANEL DEL ÍDOLO

En este panel tenemos representado lo que podría ser un ídolo, que nos recuerda a los de algunos grabados en conjuntos gallegos, representado entre dos grandes escudos, y que están relacionados con la guerra. Parece un alto cargo, miembro de la élite, jefe, rey o incluso uno de sus dioses relacionados con la guerra. En el mismo panel hay algunas cazoletas (o restos del centro de escudos) y otros escudos, más pequeños y de diferentes tamaños, dando a entender que son guerreros, de estatus inferior a la representación principal y más sobresaliente que es el ídolo y los dos escudos. La forma del ídolo, con el pequeño escudo central, nos recuerda a las famosas figuras de guerreros galaicos, mucho más modernas pero que también debieron de tener un inicio parecido a las estelas del Bronce y pasaron de ser representaciones simples en la roca madre a estar mejor acabadas y exentas.

Fotografía 10,3. Panel del Ídolo

 – PANEL DEL ANTROPOMORFO

En este panel tenemos representado una figura antropomorfa, al estilo de las pinturas rupestres esquemáticas, al lado de un escudo o círculo mayor y otros más pequeños que también parecen estar en formación, lo que nos hace pensar en otra representación de un guerrero, con su escudo. Al lado de este panel hay otro en el que se representa una forma rectangular dividida en dos por una línea, que nos recuerda a un carro, por lo que parece ser que se repiten las representaciones en varios paneles de la misma peña. Aunque no todos estén juntos, sí forman todos parte del conjunto en general, el cual representa guerreros, escudos, algún carro. Todo nos da a entender que podrían estar contándonos la historia de personajes importantes, cada uno en su época, no muy lejana unos de otros. En este conjunto en especial destaca en tamaño la figura antropomorfa sobre los escudos, teniendo a su lado un escudo de mayor tamaño, y con dos círculos concéntricos, que le hace superior al resto, excepto a otro escudo que hay un poco más alejado y que forma parte del conjunto de escudos que parecen estar en formación. Como hemos comentado en los paneles anteriores, estas representaciones posiblemente sean proto-estelas del Bronce, pertenecientes a una época en la cual no se representaban exentas de la roca madre.

Fotografía 10,4. Panel del Antropomorfo

– GRABADOS LINEALES Y CAZOLETAS

En el conjunto del Cañejal hay otros tipos de grabados: los grabados lineales y las cazoletas, dos tipos de grabados muy antiguos y que están extendidos mundialmente. Creemos que son más antiguos que el resto de grabados descritos anteriormente y que aún así, en el caso de las cazoletas, se siguieron utilizando durante milenios, mientras que otros evolucionaron hacia otro tipo de grabados e incluso dentro del concepto simbólico, como es el caso de los grabados lineales.

Hay un conjunto de unas once cazoletas en la peña vertical. Se ha trabajado la parte superior de la peña, por encima del panel del ídolo, allanándolo para después hacer las cazoletas, las cuales tienen la característica de estar hechas con la técnica del piqueteado, pero que no fueron pulidas después, como es típico encontrar en este tipo de grabados. El conjunto no forma un patrón común con otros conjuntos. Su uso debió de ser para algún tipo de rito religioso. Hay que tener en cuenta que estos lugares se utilizaban para el mismo fin desde milenios, y que, en muchos casos, incluso en la actualidad, muchos lugares religiosos están sobre zonas que fueron ya usadas incluso en la prehistoria para la realización de ritos religiosos. Hay otras cazoletas en el conjunto pero forman parte de las otras representaciones, de algún escudo borrado y que solo se aprecia la cazoleta central o de la representación de los guerreros.

Creemos que los grabados lineales son los más antiguos de todo el conjunto. Están por todos los alrededores inmediatos, si nos alejamos hacia los cerros ya apenas hay. También hay algunos en la peña vertical, pero donde destacan por su gran cantidad y variedad es en la peña horizontal, que está prácticamente llena, excepto en las zonas donde se realizaron círculos y otros grabados y en las cuales prepararon la roca para la realización de dichos grabados, por lo que los lineales fueron borrados. La erosión y el paso de animales también han dañado algunos provocando que apenas se vean o haciéndolos desaparecer. Aclarar que para la realización de grabados lineales había una preparación de la roca antes de hacerlos. Se pueden observar muchas líneas en todos los sentidos, se ven símbolos que se repiten en otros lugares de la Península como por ejemplo las X y las Y, y alguna figura cuadrada o una especie de cruciforme, pero no llegan a repetirse y a representar formas tan claras como los de la Serena o los del Cándalo.

Fotografía 10,5. Grabados lineales y cazoletas

 OTROS GRABADOS

Aquí mostramos otros grabados que se dan en las dos rocas y que suelen estar en solitario, son diferentes, otra técnica. Son figuras que nos llaman la atención pero que no sabemos que pueden significar. Así tenemos, por ejemplo, lo que podría ser un carro, la forma de una cabeza solamente perfilada, representaciones de círculos, con varios círculos concéntricos y de mayor tamaño de los que denominamos escudos, que quizás sean representaciones de guerreros en solitario, algo que se podría hacer para tener buena suerte en la batalla. Otros escudos están solapados y hay alguna representación que recuerda a formas ovoidales, tal vez alguna representación femenina.

Fotografía 10,6. Otros grabados

Destacamos la importancia de estas repeticiones de círculos concéntricos, que nos sugieren influencias atlánticas, y por su rareza en estos lares nos parece de notoria importancia. De igual modo las figuras humanas y otros elementos evocan las influencias mediterráneas. Creemos que estos grabados reflejan las mismas inquietudes narrativas que luego desarrollaron las estelas de guerreros del suroeste, exentas del Bronce Final.

Los escudos sin escotadura en V nos pueden aproximar cronológicamente a periodos entre el Bronce Medio y el Bronce Final

Ampliando el punto de vista sobre este periodo histórico y teniendo en cuenta publicaciones sobre este periodo y de esta zona, el trabajo ya citado de Manuel Rubio Andrada y Vicente Pastor González, El Grabado del Cándalo, Garciaz (Cáceres) 1991, donde se hace mención a escudos sin escotadura en V y a formas estelares, fijas en la roca madre, a apenas 3 ó 4 km de distancia hacia el Norte.

No menos importante son los trabajos sobre la Estela de Logrosán I, que han investigado varios trabajos (Alvarado y González Cordero, 1991;Celestino Pérez, Sebastián, 2001, nº 23;Díaz-Guardamino Uribe, Marta, 2010,nº 318; Galán Domingo, Eduardo, 1993, nº 28; quien la atribuye al lugar o finca El Cañejal, como lugar de aparición, y da las coordenadas del centro de la finca (39º 21´00” Lat. N, 5º 34´46” Long W). Esta información puede resultar muy interesante, máxime si esta estela tiene un escudo sin escotadura en V, extraordinariamente significativa; pero por varias razones hay que ser cautos: primero porque es el único autor que ubica su lugar de procedencia, la estela original está en casa del Sr Rodríguez Pazos, de Cañamero, Cáceres. Y, segundo, porque la finca con ese nombre hoy tiene varias divisiones que en conjunto suman unas 1000 has. Tampoco podemos descartar esta relación entre esa estela “móvil” Logrosán I y nuestros grabados, esteliformes.

Creemos que estas sierras pueden aportar en un futuro, cuando se realicen trabajos más profesionales, importantes avances en cuestiones como las influencias acaecidas en estas artes plásticas con vocación de narrar los hechos que identifican a un grupo social, quizás como fundacional, expresado a través de la idealización de sus jefes/élites. Quizás se pueda intuir en estos grabados de este estudio que el propio hecho de grabar en la roca sea un hecho ritualizado en sí mismo.

Otras referencias cercanas son la magnífica Estela de Solana de Cabañas, Roso de Luna, 1898, y la estela del Moroquil, o de Madroñera, hacia el Norte, que también representa un escudo sin escotadura; y hacia el Sur, todos los grabados rupestres de la zona de la Serena.

 

La importancia de estos grabados, en el conjunto del arte rupestre en Extremadura, es extraordinaria y única, al darse una combinación de elementos galaicos y elementos más sureños. De algún modo representan la combinación de elementos atlánticos y elementos mediterráneos que ha hecho de las estelas algo tan singular e importante a la hora de comprender como fluyen las influencias en estas sociedades. Influencias que aquí parece que se dan la mano. Por su complejidad, su rareza, y cantidad, creemos que son excepcionales.

 

BIBLIOGRAFÍA

-“Corpus de arte rupestre en Extremadura, Vol. II Arte rupestre en la Cepa de la Serena” (Hipólito Collado Giraldo y José Julio García Arranz)

– “Lagares rupestres, aportaciones para su investigación” (Margarita Contreras y Luís Vicente Elías)

– “Motivos de fauna y armas en los grabados prehistóricos del continente europeo” Fernando Javier Costas Goberna y José Manuel Hidalgo Cuñarro

– ”Paleoetnología del área extremeña” (Sebastián Celestino Pérez, Juan J Enríquez Navascués, Alonso Rodríguez Díaz)

– ”Las estelas decoradas en la Prehistoria de la Península Ibérica”, tesis doctoral de Marta Díaz Guardamino Uribe, bajo la dirección del doctor Martín Almagro Gorbea,2010

– ”Grabados prehistóricos del río Tejadilla, Madroñera, Garciaz y Aldeacentenera” Manuel Rubio Andrada y Vicente Pastor González, Coloquios Históricos, 2013.

– ”El grabado de El Cándalo, Garciaz, Cáceres. Universidad de Salamanca, Manuel Rubio Andrada y Vicente Pastor González.

– ”Petroglifos gallegos y arte esquemático”. Richard Bradley, Ramón Fábregas Valcarce, Complutum Extra, 6 (II) 1996,103-110)

– ”Los petroglifos gallegos, grabados rupestres prehistóricos al aire libre”(Uniliber)

– ”Historia de España(vol II). Protohistoria y Antigüedad en la Península Ibérica. La Iberia Prerromana y la Romanidad” (F.Sánchez Moreno-Joaquín L. Gómez-Pantoja)

– ”Epigrafía romana y cristiana del Museo de Cáceres”(Julio Estaban Ortega-José Salas Martín)

– ”Lagares Rupestres, aportaciones para su investigación”(varios autores-ADRA)

– ”Patrimonio histórico español del juego y el deporte: los juegos de tablero en la iconografía de la península ibérica medieval” (Miguel Fdez. Pérez y otros…2012)

– ”El alquerque de 9 o la danza de los nueve hombres”(Arqueovigo-José M.Jesús Sánchez)

– “Estelas de Guerreros y Estelas diademadas”. 2001. Sebastián Celestino Pérez.

– “Estelas, paisaje y territorio en el Bronce Final de la Península Ibérica” . 1994. Eduardo Galán Domingo.