Oct 011979
 

José Carvajal Gallego.

DON CONRADO BONILLA MORENO, Primer Organista Beneficiado de la Santa Iglesia Catedral Primada. Nació en Torrejoncillo (Cáceres) el día 26 de Noviembre de 1901. Se ordenó sacerdote el día 11 de abril de 1926.

Estudió en los colegios de la Congregación de Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María (Claretianos). Cargos ejercidos: Organista y Maestro de Capilla de los santuarios del Corazón de María en Buenos Aires y Tucumán (Argentina). Fundador y director del Coro y Orquesta Polifónicos de Buenos Aires y organista de la catedral y de la “Tucumán Broadcasting”. Presidente de la Comisión Diocesana de Música Sagrada. Director del Conservatorio de Música. Vicerrector, Prefecto de Estudios, profesor de Teología Dogmática Fundamental, Teología Moral, Liturgia, Oratoria Sagrada, Prefecto de música y fundador y director del Coro Polifónico en el Santuario del Inmaculado Corazón de María de los Padres Claretianos, de Rosario de Santa Fe (República Argentina). Las mismas actividades docentes en el Teologado Claretiano de Chascomús (República Argentina), y años más tarde en Plasencia (Cáceres). Organista y Maestro de Capilla del Santuario del Inmaculado Corazón de María, de Montevideo (República Oriental del Uruguay). Profesor de Filosofía en el Colegio del Inmaculado Corazón de María, de Enseñanza Media, de las Palmas (Gran Canaria). Miembro de la Comisión Diocesana de Música Sagrada. Vocal del Comité Catequístico Diocesano de Las Palmas. Coadjutor de las parroquias de Puerto de la Cruz y Realejo Bajo, de la Diócesis de Tenerife. Profesor de Religión, Latín y Literatura en el Colegio de Enseñanza Media Tomás de Iriarte, de Puerto de la Cruz (Tenerife). Profesor de Literatura en el Instituto Nacional de Enseñanza Media de Santa Cruz de la Palma. Capellán del hospital (Santa Cruz de la Palma). Encargado de la Parroquia de San José, de Santa Cruz de la Palma. Encargado de la Parroquia de Nuestra Señora del Rosario, de Valle Guerra (Tenerife). Beneficiado Primer Organista y Maestro de Capilla de la Santa Iglesia Catedral de Tenerife. Prefecto de Música del Seminario Conciliar. Beneficiado Primer Organista de la Santa Iglesia Catedral Primada. Capellán de las Religiosas Carmelitas Descalzas. Profesor del Religión en el Colegio Fundación Duquesa de Lerma. Asesor provincial de música de la Sección Femenina de F.E.T. y de las J.O.N.S.

En España fue discípulo del célebre Padre Luís Iruarrízaga, C.M.F. y del Padre Nemesio Otaño S.J. De los maestros Benito García de la Parra, Antonio Cardona, Bernardo Gabiola y Jesús Guridi. En la República Argentina fue alumno del Conservatorio de Buenos Aires y discípulo de los grandes organistas Raymond Moreau, Julio Beyer, Julio Perceval y Joseph Reuter. En Tucumán fue alumno del Conservatorio y más tarde Director del mismo. Maestro provincial argentino, Licenciado en Filosofía y Letras. Doctor en Filosofía y Teología. Miembro de número de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo.

Murió en Madrid, en la Mutual del Clero, el 3 de Diciembre de 1977. Fue enterrado en Esquivias (Toledo)? Donde tenía unos sobrinos.

Oct 011979
 

José Carvajal Gallego.

Lo he titulado así porque muchas son las actividades desarrolladas por este joven escritor en el campo literario. En todas ellas ha conquistado, por sus propios méritos, un puesto destacado.

Nació José Maria en Navalmoral de la Mata (Cáceres), en donde tiene dedicada una calle nueva con una foto, cuyo rótulo dice: “Calle del poeta José Maria Pérez Lozano”. Mide 75 por 60. Se llamaba Puerta Palomera. Fue un 25 de Marzo de 1.926, hijo de Guillermo Pérez Barrigón (Hurdano) y de Maria Lozano y Lozano, de Navalmoral de la Mata. Murió en Madrid el 20 de Febrero de 1.975 en el nº 25 de la calle de Queipo de Llano.

Cursó sus estudios en Cáceres y en Madrid en donde residió desde 1.943 hasta su muerte. En el campo periodístico ha dejado indeleble la impronta de su agudo sentido en “Signo”, en “Incunable”, revista de la que fue asesor técnico, en “Vida Nueva” y “Film Ideal”, de las que fue director y en casi toda la Prensa de España, dando pruebas de su ágil pluma.

Como crítico cinematográfico era conocidísimo. Sus críticas en “Ateneno” se han hecho célebres por su profunda independencia y rectitud de juicio. Lo mismo puede decirse de las publicadas en “La Actualidad Española”,en “Signo”, etc. Su labor en el campo cinematográfico queda condensada en su magnífico estudio publicado en la COLECCIÓN REMANSO bajo el título “Un Católico va al cine”, que ha tenido un éxito extraordinario.

En los confines puramente literarios publicó “Dios tiene una O”,en la colección “Estria”, obra llena de ternura y delicadeza y de un estilo exquisito.

“LAS CAMPANAS TOCAN SOLAS” no necesita presentación. Un relato humano y conmovedor que, desde los primeros instantes, cautiva la atención del lector que no logra sustraerse a la emoción incontenible de sus páginas. Agotada en poco tiempo la primera edición, publicaron ahora la segunda a requerimiento de infinidad de lectores que no pudieron degustar personalmente esta novela empapada de poesía y que ha tenido una gran acogida por parte de la crítica.

“LAS CAMPANAS TOCAN SOLAS” o “HISTORIAS DE TIBERIO” va: “A mi hijo Pablo José ,que tiene en sus ojos aquella misteriosa luz que yo soñé para los ojos de Tiberio”.

De INCUNABLE, Marzo de 1.975:

José Maria Pérez Lozano estuvo presente al nacimiento de INCUNABLE. Muchos años redactor jefe. Trabajó gratis “diezmos y primicias” que debia pagar a la Iglesia.

Volcó sus ilusiones, dejó muchas horas de trabajo, aportó sus puntos de vista, siempre claros y profundamente religiosos.

A la mentalidad jurídica del Cardenal Plá y Deniel resultó siempre chocante la figura del jefe de redacción seglar de un periódico para sacerdotes. A los que le conocieron y trataron les parecía naturalísimo.

José Maria era tan religioso, tan hombre de fe, tan empapado por la preocupación de Dios y de su Hijo Jesucristo como podíamos serlo cualquiera de los sacerdotes que aquí trabajamos. Ponía empeño y entusiasmo. Duró muchos años, supo compenetrarse.

Siempre se interesó por Incunable y fue su ardiente defensor en todas las coyunturas. Iniciativas, preparación de originales, grabado adecuado, viñetas, etc.

Nos deja recuerdo de hombre de fe robusta, dando en la clínica una preciosa lección, coronando así una labor de intenso apostolado y entusiasta entrega al periodismo católico. Aprendamos la lección.

De “VIDA NUEVA” nº 71, 1 de Marzo de 1.975: