Oct 012003
 

Valentín Soria Sánchez.

En el seminario de Plasencia al venir de la Universidad Gregoriana de Roma Francisco Fernández Serrano explicó lecciones de lengua latina. También tuvo clases de lengua francesa. Sus alumnos recuerdan lo exigente que se mostraba para el aprendizaje de verbos irregulares, vocabularios y traducciones que restaban tiempo a la preparación de otras asignaturas.

Coincidió en el seminario con el rector Ceferino García Vidal hijo adoptivo de Plasencia y deán del Cabildo que edificó una ermita en San Pedro de Trones pueblo donde nació su sobrino Felipe Fernández, Obispo de Avila y Tenerife.

Durante varios años predicó el novenario de Sagrado Corazón de Jesús en Jaraíz de la Vera, donde estudió la Hoja Parroquial de primeros del siglo XX editada por Marcelo Giraldo Buhavén e investigó en su importante archivo parroquial buscando la partida de bautismo de Gonzalo Correas catedrático de hebreo, de griego y de latín en la Universidad de Salamanca en el siglo XVI, siguiendo ,la documentación de la casa de recreación de los jesuitas de Plasencia en la finca denominada de La Magdalena junto en el camino viejo desde Jaraíz a Garganta la Olla Yuste. Esta comarca era la provincia de la Vera en expresión de Gabriel de la Berrueza del siglo XVII.

Fue destinado a la iglesia de San Francisco de Trujillo.

Al ganar las oposiciones de archivero de Zaragoza se trasladó en 1951 a Zaragoza. En el Congreso Internacional de Pueri Cantores le acompañé en itinerarios monumentales y artísticos por Aragón. Obtuvo la licenciatura de Filosofía y Letras en dicha Universidad.

Asistió con el extremeño Rodríguez Moñino, de quien era entrañable amigo, a la primera asamblea de Historia de Extremadura que fue el comienzo de los Congresos de Estudios Extremeños orientados y programados por el conde de Canilleros desde Cáceres.

Francisco Elías de Tejada de Granja de Torrehermosa desde su cátedra de Filosofía del Derecho Salamanca mantuvo amistad con Fernández Serrano. Con Mons. Giusti, director del Archivo Secreto Vaticano mantuvo permanente amistad y perteneció a la Asociación Archivística Italiana publicando un artículo sobre el modo de archivar de la Conferencia Episcopal Española.

Recogió bibliografía martirial española y fundando la Asociación Iglesia Mártir instalada en el Seminario metropolitano zaragozano. Editó una lista “Mi biblioteca de Garciaz”, siempre actualizada bibliográfica interesante con cierta periodicidad.

Por los años cuarenta en el barrio Moncloa de Madrid conoció a San José María Escrivá de Balaguer interesándose por la investigación sobre la Abadesa de las Huelgas de Burgos.

Con Fray Antonio de Lugo, prior del Monasterio de Yuste y del Monasterio jerónimo de Javea siguió la biografía y las fundaciones jerónimas de la Madre Cristina de Arteaga que había defendido una tesis doctoral en la Universidad Complutense de Madrid sobre el obispo de Puebla en Méjico, Mons. Juan de Palafox muerto en Burgo de Osma y enterrado en Soria. De manos de Antonio Ortiz Muñoz, periodista de Ya y autor del libro de los Caballeros enclaustrados sobre los jerónimos de Yuste entró en la Asociación de Escritores de Turismo de Madrid y luego en la Federación Internacional de Periodistas y Escritores de Turismo con sede en Paris.

Recogió en un libro las condiciones del contrato de edificación de la iglesia de Garciaz en el siglo XVI. Catalogó en un libro la bibliografía que archivaba en su domicilio de Garciaz.

Donó sin compromiso económico alguno un buen lote de libros al archivo municipal trujillano siendo secretario del ayuntamiento de Trujillo Abelardo Muñoz Sánchez.

Como correspondiente de la Real Academia Española estaba preparando temas del Diccionario Biográfico que prepara la Real Academia de la Historia. Varias veces celebró misa en la Real Academia de la Historia por encargo de su secretario el marqués de Salvatierra de Alava, Dalmiro de Válgoma.

El ocho de julio de 1961 en Zaragoza Francisco Fernández Serrano imprimía Yuste, libro de los Caballeros de Yuste, en la página 41 anotaba los Priores del Monasterio de Yuste. Estas cifras y estos nombres los recogemos aquí.

1408. Comienzos de los Ermitaños de Yuste que llegan de Convento de San Francisco de Plasencia a la ermita del Salvador entre Garganta la Olla y Cuacos. Juan de Robledillo. 1415-1417.Fernando de Madrid. 1442. Alonso de Trujillo. 1459-65. Fernando de Valladolid. 1477-83. Nuño de Arévalo. 1508. Fernando de Trujillo. 1534. Jerónimo de Plasencia. 1540. Miguel de Villahoz. 1558. Martín de Angulo. 1567. Antonio de la Carrera. 1568-70. Juan de San Martín. 1576. Miguel de Alaejos. 1580. Bartolomé de Ribera. Finales del siglo XVI. Diego de San Jerónimo de Zúñiga.

Siglo XVII. Juan de Fuensalida. Siglo XVII. Antonio de Belvís. 1620. Luís de Santamaría.1695.Bartolomé López de Aguilar.

1723. Antonio de San Juan.1732. Alonso de la Concepción. 1743-47. José de Santa María. 1768. Rafael de Zorita. 1587. Antonio de la Encarnación.

Siglo XIX. Francisco de San José. 1806. Francisco Parras. 1836. Eugenio Delgado.

Restauración del Monasterio de Yuste. 1958. Antonio de Lugo. Francisco de Córdoba. Ángel de Bilbao. José María de Madrid. Ignacio de Madrid. Francisco de Andrés. Rafael. Francisco Vázquez. Ignacio de Madrid. Rafael. Francisco de Andrés.

Francisco Fernández Serrano en el libro Yuste, Zaragoza, 1961 en la página 41 copia la carta que el obispo de Plasencia dirige el ocho de julio de 1706 desde el Monasterio de Yuste. Entresacamos algunos datos. Actualizamos a veces la ortografía.

Dice así el texto recogido por Francisco Fernández Serrano en el Archivo Capitular de Plasencia:

Presente tiene V.S. como aviendo desamparado nuestro exército en los últimos de abril essa Ciudad (de Plasencia) con la zercanía de las tropas de los Cooligados se dio por V.S. la obediencia al mismo señor Archiduque(de Austria, contrario a Felipe V de Borbón)y que se bolbió el nuestro a la Ciudad y entonces ratificó V.S. su obediencia y fidelidad al Rey nuestro Señor en cuio estado le encuentra: V.S. el asunto de las cartas faltando oy el motivo que en la ocasión antezedente precisó V.S. a dar la obediencia al Señor Archiduque por hallarse muy apartados sus exércitos. Esto supuesto soi de sentir que V.S. responda a las cartas expresando en ellas su deseo y resinazión en obedecer y proclamar por su Rey al Príncipe que Dios, rey de los reyes, dispusiese por su altísima providencia y que para deliberar en el contenido delas cartas y hazer participante del a toda la tierra y Jurisdicción necesita V.S. algunos días y que así suplica a Sus Excelencias tengan por bien conceder a V.S. el corto término de otro correo en que se dará positiva respuesta. Deberá V.S. despachar persona de toda diligencia a la posta al Rey Nuestro Señor dándole cuenta V.S. y remitiéndole copia de las cartas para que sirva ordenar a V.S. lo que deba executar en este caso. San Jerónimo de Yuste, julio ocho de1705. Joseph Gregorio, Obispo de Plasencia.

Francisco Fernández Serrano en el libro Yuste de 1961 en la página 47 habla de las reinas viudas de Francia y Hungría hermanas del Emperador que residían en Yuste. Se trata de la narración de un viaje desde Zaragoza a Yuste de un enviado del arzobispado zaragozano para cumplimentar al Emperador Carlos V y Leonor de Francia y María de Hungría. Escribe de su llegada a Yuste:

Volví a palacio y me fui a las Reynas a donde me guió Rentería capellán de la Princesa y por su medio otro capellán que estaba para dezir missa a las Reynas me informó dónde me devía poner para cuando saliesen a la missa y cómo la de Francia estava vestida de blanco y la de ungría de negro.

Y así como salieron antes que se arrodillasen en el sitial a donde las dos juntas oyan la missa y hecho mi acatamiento dixe lo que era mandado.

Su Magestat no dava en la cuenta de la persona del Arzobispo hasta que yo le dixe cuan próximo pariente de Su Majestad y nieto del Rei Católico y opido esto y el nombre de D. Fernando de Aragón la reyna de Francia luego diño en la cuenta y hecho señal por la de ungría para que la de Francia respondiese, que es la mayor, dixo:

Tenemos bien creido que el Arzobispo se ha holgado con la venida de Su Magestat en estos Reynos y con la nuestra y le agradecemos su visita y si alguna cosa le cumpliera se hará con toda voluntad.

Ya las havía dado a cada una su carta y así hecho mi acatamiento me aparté y ellas oyeron su missa.

Yo después de haver estado en la primera missa de la princesa la cual ella no oye sin o sus damas fuime a la asignación del emperador.

A donde luego aquel alabardero me opuso en la cuadra a donde Su Magestat havía de oir la missa y con el capellán que aguardava para la decir al qual entre otras cosas pregunté si su majestad oya bien. Respondió: Todos sus sentidos tiene tan vivos y tan enteros quanto jamás los tuvo, essos y el pico no hay mas que pidir.

Antes de que Su Majestat saliesse a oir la missa salió aquel camarero que me havía asignado la hora y preguntó si estaba yo allí y luego me fue dicho: Que Su Majestat enviaba a lo saber y assí cundo ovo de sallir Su Majestat yo me salí a otra pieza mas afuera porque dicen que no huelga que cuando salle haya sino los del servicio en aquella.

Luego que se ovo sentado ya que por sus indisposiciones oye la missa sentado, él mesmo me mandó llamar.

Entré y hecho mi acatamiento puesto de rodillas le poden la mano. Tenía puestas las manos en las mangas y no me la dando después de pidido dos vezes besele el brazo y dixe lo que me fue mandado. Dile la carta la qual tomó con su mano y luego que yo me ove levantado la leyó y yo me salí muy pagado.

Y su majestat oída su missa comió y luego después de comer se partió, que la gente había ya antes que su majestat comido.

El Emperador Carlos Quinto de retruxo al monasterio de Yuste en la Vera de Plasenzia que es de la Orden de Sant Jerónimo no con hábito ni profesión de fraile sino con hábito de un viejo lego con una repeta como sotana de paño negro afforrada le vi yo y las manos puestas por las mangas sin guantes.

Yo me partí de Valladolit para Zaragoza, jueves a doze del mesmo (noviembre) con respuesta por carta y de palabra de las reynas de Francia y de ungría para el Arzobispo mi señor con sobrescripto que dizía: Al Ilustre y muy Reverendo in Christo padre, el Arzobispo de Zaragoza, nuestro caro primo y amado tío.

Llegué a Zaragoza a 19 de noviembre con mucha nieve y salud gracias por todo al Señor y el Señor Arzobispo mostró quedar contento de lo hecho.

BIBLIOGRAFÍA:

Artistas del libro litúrgico en Plasencia. Valladolid. 1950

La imprenta de Plasencia hasta la muerte de Fernando VII (Badajoz, 1952)

Mons. Benavides Checa Historiógrafo.

Montaña y turismo. Navalmoral de la Mata. 1964.

L’insegnamento dell’archivistica ecclesiastica della Spagna e del Portogallo. Roma. 1963.

Conferencias episcopales y archivos eclesiásticos. Roma. 1964.

Cinco cartas escritas en Trento durante el Concilio de Trento. Trento, Italia. 1965.

Cinco canónigos cesaraugustanos. Zaragoza. 1966.

Un poeta español del siglo XVI. Hernando Afrodiseo de Aragón. Zaragoza. 1969.

Obispos Auxiliares de Zaragoza. Hispania Sacra. 1969. CSIC. Madrid.

Ermitaños en Extremadura después de la Reconquista. Pamplona. 1970.

Fray Ramón Pané, primer ermitaño del Nuevo Mundo. Pamplona. 1970.

Obispos auxiliares de Plasencia. Hispania Sacra. CSIC. Madrid. 1971.

El último obispo de Telde. Fray Jaime Olzina en 1411. Las Palmas de Gran Canaria. 1971.

Nuevos datos sobre obispos auxiliares de Plasencia. Hispania Sacra. CSIC. 1972.

Yuste. Real Asociación de Caballeros de Yuste. Editorial El Noticiero. Zaragoza. 1961.

Historia de la Virgen del Puerto, patrona de Plasencia. En colaboración con Antonio Sánchez Paredes y José María Barrio. Zaragoza. 1962.

Prólogo al Resumen de Derecho Canónico de Valentín Soria. Editorial El Noticiero. Zaragoza. 1962.

Prólogo al libro Israel, hoy de Valentín Soria. Editorial El Noticiero. Zaragoza. 1967.

Yuste. Libro de Homenaje a Francisco Fernández Serrano por Medalla al Mérito Turístico. Impreso Tanagra por Tico Medina. Madrid. 1964.

El médico Felipe León Guerra Cumbreño. (1807-1890). Escritor guadalupense. Guadalupe. 1995.

Quattro canonici cesaraugustani al concilio de Trento. En colaboraciñon con Cesare Malfatti. Trento. 1970.

Preparaba Francisco Fernández Serrano los siguientes trabajos de investigación.

Monasterios catalanes en el obituario del Pilar de Zaragoza.

Cronología de las fundaciones cistercienses catalanas en un manuscrito de Hernando de Aragón, arzobispo de Zaragoza.

Hernando de Aragón, arzobispo de Zaragoza, escritor y virrey de Aragón. Tesis de licenciatura en la Universidad de Zaragoza.

Escritores de Guadalupe del siglo XIX.